borges-en-el-centro-de-buenos-aires

Borges en el centro de Buenos Aires

"En el centro de Buenos Aires, una manzana completa rodeada por las calles Florida y Córdova alberga las Galerías Pacífico. El centro comercial de lujo se encuentra en el edificio patrimonio del mismo nombre, Edificio Pacífico. Su construcción terminó en 1894. Fue el Museo Nacional de Bellas Artes y también su academia. La administración de la empresa Ferrocarril Buenos Aires al Pacífico también funcionó allí y a ella debe su nombre"

[MIGRANTE DE PASO] El edificio contiene ejemplares de lo que es considerado lo más importante del muralismo argentino. Murales realizados entre 1945 y 1947 se encuentran en la cúpula. Antonio Berni, Juan Carlos Castagnino son de los pintores argentinos más reconocidos que elaboraron los murales.

Sin embargo, no todo es lujo y maravillas dentro del recinto. En la época de la dictadura militar se mancharon múltiples lugares junto con la historia de las autoridades argentinas. En el sótano del Edificio Pacífico operó uno de los centros clandestinos de detención y tortura donde la junta militar cometía atrocidades a varios ciudadanos argentinos. Jóvenes eran secuestrados sin motivo y su desaparición era analogía de muerte.

Actualmente, por encima de los recuerdos del horror se encuentra en el lugar el Centro Cultural Borges. Va desde el primero hasta el cuarto piso del edificio. No es común encontrar un centro cultural en un mall de lujo; si uno no averigua especial y previamente, pasa desapercibido con facilidad. Es una organización sin fines de lucro creada por la Fundación para las Artes en 1995. Resalta la importancia del escritor Jorge Luis Borges, quien es homenajeado en un lugar de tono político aparentemente contrario a la ideología del literato argentino, quien era rival acérrimo del peronismo y mantenía una postura política de derecha.

El centro está formado por distintas áreas con un enfoque distinto. Mi primera visita fue el Museo de Arte Oriental donde destaca una mirada que va más allá de la exposición artística. La visita tiene un enfoque de re- pensamiento y reestructuración del imaginario oriental que existe en occidente.

Muchas películas, videojuegos e historias mantienen a las culturas orientales rodeadas de misticismo y sabiduría. Por más que muchas interpretaciones de estas culturas son correctas también hay muchas que han sido romantizadas y sesgadas por la contraposición con Occidente.

Lo segundo que resaltó fueron las obras de Julieta Jiterman que forman parte de la exhibición temporal “Do” y saliendo del Museo de Arte Oriental me dirijo a la Reserva-Taller Libero Badii. Es un proyecto realizado en articulación con el Museo Nacional de Bellas Artes y la Secretaría de Patrimonio Cultural del Ministerio de Cultura de la Nación. Tienen cientos de ejemplares de pinturas, esculturas, dibujos y grabados de varias épocas. Hay varios proyectos temporales sucesivos que van a ir mostrando diferentes partes de la enorme colección de arte.

Do-en-el-Museo-de-Arte-Oriental

En distintos pabellones adjuntos hay múltiples exhibiciones temporales. Una de ella fue la ya mencionada exposición Do. Por el momento se encuentran las muestras fotográficas: “Belleza Marrón” de Alejandra López que combate la idea conservadora, anticuada y discriminadora que posiciona a lo bello como algo exclusivamente blanco, sobre todo en un país como Argentina, donde muchos creen que la blancura es universal y excluyente, y “Antártida Negra” de Adriana Lestido. También se encuentra la exhibición “Ciudad Oculta” con fotografías de Nahuel Alfonso.

Aparte de las muestras temporales, en el tercer piso se encuentra la imperdible exhibición permanente: Mercedes Sosa. La voz de la tierra. Se rinde homenaje a la gran cantante tucumana que con su extraordinaria e irrepetible voz elevó la música de la nación argentina a niveles internacionales. Su importancia es de tal nivel que como latinoamericano es de obligación conocer su obra y vida.

Fue una cantante popular cuya voz política siempre la mantuvo como gran protagonista de su tiempo. A través de imágenes, archivos, fotografías, objetos y con la voz excelsa que se escucha constantemente a lo largo del recorrido uno es sumergido en la vida de Mercedes Sosa con aires de libertad que emanan de su música y letras poéticas.

Nació en 1935 y murió el 2009. A lo largo del siglo pasado se le conoció como la voz de América Latina. Ella se definía como cantora y no cantante cuya diferencia destaca en álbumes como “Canciones con fundamento” o “Yo no canto por cantar” donde denota el canto como un deber y responsabilidad, no solo un don para la música.

Durante la junta militar su nombre fue incluido en la lista negra por su simpatía con el peronismo y su inclinación a la izquierda política. Sus discos fueron prohibidos.  Durante un recital en La Plata en 1978 fue detenida en pleno escenario y los espectadores terminaron arrestados. Al año siguiente tuvo que escapar como exiliada. Primero a París y luego a Madrid. Ya era famosa y reconocida mundialmente. En 1976 hizo giras por toda Europa y África del Norte junto con el joven guitarrista Lucho González (peruano-argentino), quien formó parte del elenco de nuestra compositora y cantante Chabuca Granda.

Luego de la Guerra de Las Malvinas, una vez reestablecido el régimen democrático, la cantora pudo regresar a Argentina en 1983. Regresó del exilio comprometida con los derechos humanos y con la preservación de la democracia. En 2009 editó su último álbum, Cantora II, meses antes de su muerte. En esta antología se hicieron duetos con artistas de gran reconocimiento como Gustavo Cerati, Joan Manuel Serrat, Jorge Drexler, Spinetta, Soledad Orosco-Barrientos, Gustavo Santaolalla, entre otros.

Es increíble que pisos más arriba de lo que fue un centro clandestino de detención y tortura exista un homenaje a Mercedes Sosa gran opositora del régimen brutal y abusivo de los militares. Es inevitable la sensación victoriosa frente al autoritarismo cruel. Por más de tener políticas contrarias, Borges tampoco simpatizaba con los regímenes autoritarios. “Las tiranías fomentan la estupidez” sostuvo. Es una frase para tener en cuenta siempre. Sobre todo, tomando en cuenta los peligros autoritarios tanto de derecha como izquierda, términos que ya deberían ser obsoletos, que siguen amenazando la libertad y el espíritu de cambio de los ciudadanos.

Argentina fomenta la cultura por todas partes. Existen centros culturales por toda la ciudad, museos desperdigados por el país y en particular por su capital, Buenos Aires. No podía faltar un homenaje universal al genio literario del autor de El Aleph y tantas otras joyas eternas de la narrativa bonaerense, argentina, latinoamericana y mundial.

Por encima de otros nombres famosos, de naturaleza comercial (las marcas de ropa, calzado, y menaje del centro comercial), se erige el del literato de las ficciones imposibles, de la escritura fantástica y el dominio del idioma español hasta cumbres a las que pocos han llegado.

 

Tags:

Antonio Berni, Centro Cultural Borges, Jorge Luis Borges, Juan Carlos Castagnino

Mas artículos del autor:

"Nikko: una puerta hacia otro mundo"
"La espada calmada"
"Kobe: Carne, Yakuza y un ave legendaria"
x