JJ MARTHANS SUDACA

Bloomberg como distractor

"Lo que implícitamente nos dice Bloomberg con esta calificación es que no debemos cambiar de modelo"

Como es de conocimiento público, recientemente una de las compañías más importantes del mundo en la provisión de data y media a nivel económico, financiero y bursátil, anunció en su versión más reciente de su ranking de medición de la estabilidad y robustez de las economías de la región, que Perú logró el puntaje más destacado, superando a economías como la chilena, colombiana y panameña. Hay varias observaciones que hacer frente a esta positiva noticia.

Primero, debe quedar claro que Perú viene destacando por su solidez económica en la región, no de ahora, sino durante los últimos 20 años. Eso lo reconoce todo el mundo y, lamentablemente, aún hoy solo un segmento minoritario de la población es claramente consciente de ello. Las últimas dos décadas Perú ha crecido más del doble  y su inflación ha sido menos de la mitad de la experimentada en todo Latinoamérica. Nunca se había experimentado eso en la historia reciente de nuestro país.

Segundo, de acuerdo a la información de Bloomberg, Perú destaca en materia económica y en la evaluación de la solidez de su frente financiero y bancario, más no así en su frente político donde la calificación nos ubica dentro de los entornos de mayor volatilidad, desconfianza y deficiencia en gobernanza. Es decir, a pesar de  que Perú aún es reconocido por sus muy buenos indicadores en materia fiscal, monetaria, comercial y financiera, no existe consistencia entre su ámbito económico y el político.

Tercero, el ranking de Bloomberg no tiene mayor relevancia prospectiva. Constituye una foto al momento actual pero no nos señala nada acerca de las posibilidades de sostenimiento de dicho resultado. Es un indicador que tiene una connotación coyuntural dado que no incorpora elementos críticos a nivel estructural como la carencia de infraestructura física y humana, la debilidad de  nuestra calidad del sector público, la posibilidad de perder la solidez fiscal si no se retorna a la senda de una regla fiscal creíble a mediano plazo.

Cuarto, es bueno que Bloomberg nos haya permitido tomar consciencia de todo lo que Perú ha avanzado estas últimas décadas. Los excelentes indicadores asociados a un bajo nivel de déficit fiscal y endeudamiento público, asociados a un buen manejo monetario y a excelentes indicadores en materia de exportaciones y reserva internacionales netas, son el resultado del modelo que hoy el partido político de gobierno pone en tela de juicio. Lo que implícitamente nos dice Bloomberg con esta calificación es que no debemos cambiar de modelo.

Quinto, es claro que este éxito es bastante ajeno a la actual administración gubernamental. Nadie en su sano juicio podría creer que los resultados están relacionados con lo poco que se ha hecho estos últimos siete meses en materia de política económica. Lo que sí debemos ser justos y aceptar que pudo ser mucho peor y que, gracias a la labor del ministro de economía, se impidió un viraje del modelo a favor de esquemas de sustitución de importaciones, control y restricciones mayores a la apertura al mundo. Eso hubiera sido un desastre mayor que el actual.

Sexto, hoy en día  a pesar  de disponer de precios de los minerales a nuestro favor como nunca antes habíamos gozado, la desaceleración del ritmo de expansión económica se continua mostrando con más y más crudeza. La tasa de inversión privada y pública están muy por debajo de las que experimentamos cuando hemos dispuesto de dichas ventajas. Teóricamente, este año deberíamos estar creciendo a tasas por encima del 6% anual como lo hemos hecho en otros momentos de nuestra historia cuando los vientos de los precios de los minerales nos han favorecido. Como estamos, el crecimiento promedio anual hacia el 2026 no pasará del 2.5%. Esto es terrible.

Séptimo, hoy se viene mellando sustancialmente la calidad de la administración pública. Con la sola excepción de nuestro MEF, BCR y SBS, somos testigos de cómo sus puestos son copados por personajes sin las competencias profesionales apropiadas, con antecedentes y denuncias penales significativas y con incógnitas en cuanto a su lejanía de esquemas de corrupción y narcotráfico. En esas circunstancias la merma de la inversión publica y privada están garantizadas. La primera afectada por la persistencia de su manejo deficiente; la segunda, por creciente desconfianza. Empezamos a perder los indicadores que hoy Bloomberg destaca.

Octavo, se señala que el PBI creció 13.3% el 2021 pero no se aclara que dicho crecimiento se logró fundamentalmente gracias a la performance alcanzada el primer semestre de dicho año, tampoco se dice que el crecimiento con respecto al 2019 (pre-covid) bordeó sólo el 1%, muy por debajo de la performance mostrada por Chile y Colombia. De otro lado, se señala que el tipo de cambio por debajo del S/ 3.75 muestra que se exageró cuando se indicaba que por efecto de la presencia de un gobierno de corte extremista el tipo de cambio iba a estar muy por encima de los S/ 4 soles. Lo que no sabe la opinión pública es que las exportaciones el 2021 se incrementaron en más de US 13,000 millones con respecto a su récord histórico y que esa tremenda entrada de dólares es la que explica la caída temporal del tipo de cambio.

Noveno, en conclusión, el gobierno mediáticamente está utilizando el anuncio de Bloomberg sobre la solidez económica de nuestra economía como un distractor. Nos aleja de la realidad del copamiento político del sector público y del deterioro de su competencia y calidad técnica. Nos aleja de los antecedentes judiciales y de corrupción de parte del grupo de personas que presenta el partido político de gobierno. Nos aleja  de su intención de modificar la Constitución a efectos de imponer modelos económicos fallidos y perpetuarse en el poder. No solo se adjudica éxitos en materia económica que no le corresponden, sino que los utiliza para camuflar una realidad política que, de no cambiar, podría generarnos muchísimo más daño de el que ya no está produciendo.

Tags:

Bloomberg, Economía, Juan José Marthans

Mas artículos del autor:

"Economía peruana: no podemos seguir como hoy"
"Perú: La economía depredada"
"Bloomberg como distractor"
x