Hans Behr

Perú, país joven: Construcción social en marcha (II)

“El concepto de integración social hace referencia a brindar aceptación a unas minorías o grupos que por diversas circunstancias se encuentran desfavorecidos en la sociedad”

Hace quince días, en el artículo anterior tratamos de caracterizar a priori al emprendedor peruano, que por su contexto histórico decíamos, lo consideramos aun joven, y escribíamos que tenía la capacidad suficiente para enfrentar los nuevos retos que el nuevo siglo traía consigo; reconfiguraciones sociales, movilidades humanas a gran escala, cambios en la economía mundial, las diversas identidades colectivas que surgen, etc.

La experiencia que tenemos como país, al haber sido parte de las grandes migraciones internas que se dieron del campo a la ciudad, acontecidas en años anteriores, y que ya la hemos descrito o reflexionado nos debería fortalecer en todos los niveles, ya sea en lo social, económico e inclusive político para el tratamiento de este fenómeno de movilidades. No es muy distinto, pues es en la diferencia que debemos encontrar con facilidad las estrategias de tolerancia y convivencia que nos permitirán emprender popularmente. 

Las empresas populares, se fueron fortaleciendo y comienzan a pasar a la excelencia en algunos casos cuando se comienzan a dar los resultados de la capitalización promovida por las redes socioeconómicas que se daban con las migraciones. Cada comunidad campesina establecía sus caminos económicos y sociales y tendía los puentes para el fortalecimiento de una comunicación directa campo ciudad, llegaban a pequeños espacios que los acogían, en los grandes espacios en que se convertían las capitales de provincia y que albergaban a los pioneros migrantes campesinos, potenciales emprendedores.

Entonces en el Perú ya sabemos lo que es acoger, recibir, adoptar y compartir conocimientos acumulados o descubiertos, conocimientos que ancestralmente han sido transmitidos y que han servido mucho para el asentamiento humano y comercial, sabemos establecer las conexiones necesarias para emprender y también para subsistir.

El concepto de integración social hace referencia a brindar aceptación a unas minorías o grupos que por diversas circunstancias se encuentran desfavorecidos en la sociedad y de esta manera poder contribuir a llevar adelante un aceptable nivel de vida, debemos lograr que la persona acogida no se sienta segregada ni se sienta vulnerable, pudiendo hacer uso de los espacios y servicios públicos. Como proceso, la integración social, repito, puede ser aplicable en diversos ámbitos, como el espacio social propiamente, el político, y sobre todo en estas circunstancias el económico. Todos los elementos deben formar un conjunto.

El ser humano siempre ha requerido la presencia de sus pares para en la tensión natural, se puedan generar sentimientos de competitividad y por ende afinar estrategias para sobresalir en la carrera por la adaptabilidad. Sucedió en el Perú hace muchos años y sigue sucediendo. El sentido cooperativo alimenta los procesos de construcción de estructuras sociales. Esto también es inherente a la condición humana. Es decir, todos los esquemas que configuraron o que están configurando a nuestra sociedad, hacen que en nuestro país, que se encuentra en plena construcción, nada esté aun definido y estático por el tiempo pues la experiencia es amplia pero no suficiente para marcar las pautas sino, para aprender y promover desde la integración social el desarrollo sostenido.

Es el Estado, el encargado de establecer las normas, las leyes, y permitir desde esta ventana estatal la regularización de los migrantes, que van a ser o ya son parte viva de nuestra sociedad, eso es un hecho innegable, sin embargo, lo más difícil es complementar esta obligación con la aceptación de la sociedad de acogida, quien tiene que aprender a establecer puentes y dejar de lado las percepciones inmediatas y mediáticas, evaluando las grandes oportunidades que se presentan  en la tolerancia para la convivencia.

Son años de encuentros culturales que han logrado la construcción de una nueva cultura popular urbana y son años los que nos tomaran para seguir construyendo una cultura peruana, estamos en pleno camino, y es ahí donde, debemos reflexionar y entender que las nuevas culturas que llegan a nuestro país, van a contribuir a nuestra propia construcción. Es importante, muy importante, los detalles legales, la contribución a las identidades legales y a la regularización en sí, pero es mucho mas relevante que la sociedad peruana aprenda a aceptar y a entender que éste fenómeno migratorio, nos encuentra jóvenes en la construcción como sociedad y por ende nos presenta herramientas para el éxito.

Tags:

Emprende, Emprendedor, Integración, Migración

Mas artículos del autor:

"Perú, país joven: Construcción social en marcha (II)"
"Perú, país joven: Potencia integradora (I)"
"Emprendimiento: Necesidad de un liderazgo"
x