Informalidad, evasión y desconfianza: factores que afectan la bancarización

Según el INEI, el 56% de la población no tiene una cuenta en el sistema financiero. Expertos afirman que esto afecta a la macroeconomía y a las pequeñas economías de las familias peruanas.

Por Samanta Alva

Según el último informe técnico del Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI), “Condiciones de vida en el Perú”, solo el 44% de la población a nivel nacional tiene una cuenta en el sistema financiero. Es decir que menos de la mitad del país se encuentra bancarizado al momento. Esta situación trae consigo una serie de dificultades que afectan tanto a nivel macroeconómico del país, como a las pequeñas economías de las familias peruanas.

Recordemos que sobre el bono universal de S/760, el gobierno planteó llegar al 85% de hogares beneficiados durante el mes de mayo de 2020, pero en junio alrededor de 2,1 millones de familias aún no podían cobrarlo. Esto debido primordialmente a la falta de bancarización, sumada a la alta informalidad, una base de datos desfasada, y falta de agencias bancarias.

Importancia de la bancarización

Esta consiste en formalizar todas las operaciones y canalizarlas a través de medios legales que permiten identificar su origen y destino y que el Estado pueda ejercer sus facultades de fiscalización contra la evasión tributaria, el lavado de activos y otros delitos, según la SUNAT.

Como el Banco Mundial lo indica en el World Development Indicators, la bancarización impacta positivamente en la acumulación de capital y del crecimiento, el comercio y la actividad económica, y las políticas contracíclicas y la estabilidad macroeconómica. Esto debido a que reduce los costos de identificación y monitoreo de proyectos de inversión rentables, facilita la liquidez a inversionistas, amplía la gama de medios de pago y potencia la efectividad de la política monetaria.

Para el economista y asesor financiero Juan Carlos Delgado, la bancarización permite tener un orden a nivel país y genera una serie de beneficios al ciudadano. “El crecimiento de la economía va de la mano con el incremento de la bancarización, existe una relación positiva entre ambas”, afirma. “Las personas que son bancarizadas pueden acceder a información que les permite reducir la incertidumbre: es distinto pedir un préstamo a una entidad financiera que te va a indicar cuánto va a cobrar, a hacerlo con prestamistas que no están regulados y que podrían salir más caros”, apunta el economista.

Retos de la bancarización

Para el experto son tres los factores clave que juegan en contra del proceso de incorporación de los ciudadanos al sistema financiero:

  1. La informalidad y la evasión tributaria
  2. Desconocimiento de productos financieros
  3. Desconfianza en entidades bancarias

Frente a ello, el éxito de la bancarización afronta una serie de retos. Uno de ellos es impulsar la distribución de la información financiera y lograr que las personas se acerquen a conocer los productos bancarios y sus beneficios. Además, es importante que las entidades financieras puedan enfocar sus productos a las necesidades o demandas reales de las personas. “Hay, por ejemplo, un mercado inmobiliario insatisfecho. A los microempresarios y emprendedores se les puede proponer facilidades para el pago de planillas, o dar acceso a créditos con tasas manejables. Esto debe tener el apoyo del sistema privado y del Estado, un trabajo conjunto, en el que este dé las referencias de los rubros a los que se puede acercar”, recomienda Delgado.

Otro punto importante es atender una mayor demanda frente a la digitalización. “Hace más de un año podríamos hablar de poner más agencias para que el sistema financiero tenga mayor cobertura en el país, pero la realidad es que ahora, con la pandemia, es necesario aprovechar y mejorar los canales digitales. Es un limitante no tenerlo ahora, pero debemos promoverlo para facilitar el acceso a más personas”, indica el economista.

Beneficios macro y microeconómicos

El experto afirma que un incremento de la bancarización de la población permite al Estado llevar mayor control y tener conocimiento de manera tributaria e informativa sobre salarios, el nivel de calidad de vida y poder adquisitivo de los peruanos. “Es importante promover los pagos de los salarios mediante el sistema bancario. Esto canaliza por medios legales el origen de los fondos. Así, el Estado puede tener clara la situación real y tener un horizonte sobre las actividades económicas del país”, indica Delgado.

Para los ciudadanos, el bancarizarse significa iniciar a generar un historial crediticio, lo cual abre puertas a múltiples entidades de financiamiento. “El sistema financiero tiene una serie de productos: puede financiar capital de trabajo, exportaciones, importaciones, construcción de locales, adquisición de maquinaria. En el corto plazo las personas no bancarizadas pueden pensar que están ahorrando dinero al guardarlo bajo el colchón, pero el no ser formal o no estar bancarizado, te impide acceder a múltiples oportunidades y beneficios”, finaliza.

Mas artículos del autor:

"Presidente de la SNI sobre mineras sancionadas: “Lo que pasa es que son las más fiscalizadas, ¿pero sabes cuántas hay en el Perú informales?”"
"Rectificación de Willax"
"Confiep: “Comparado con el primer Gabinete, el de Mirtha Vásquez generó un alivio”"