Lenguaje corporal: claves a tener presentes en una reunión

Acciones tan sencillas como cruzar las piernas o usar un tono de voz elevado pueden revelar nerviosismo e inseguridad. Conoce qué tomar en cuenta para proyectar calma.

Por Samanta Alva

¿Te ha sucedido que durante una reunión el cliente o inversor se veían muy entusiastas sobre tu negocio y al final del día no apostaron por este? Probablemente el mensaje con la verdadera intención estaba oculta en su lenguaje corporal y no lo notaste a tiempo, o incluso algunos detalles de tu propio lenguaje corporal no lograron convencerlos. Miguel Figueroa, biólogo especialista en lenguaje no verbal y microexpresiones sostiene que el 80% de nuestra comunicación es no verbal y esta dice todo lo que nuestras palabras callan.

La psicóloga Amy Cuddy, autora de “El poder de la presencia” explica que el lenguaje corporal expansivo y abierto está estrechamente asociado con la dominación en el reino animal, como en el caso de los humanos. “Cuando nos sentimos poderosos nuestro cuerpo se expande. El estatus y el poder, sean temporales o estables, benevolentes o siniestros, se expresan por medio de manifestaciones no verbales evolucionadas: miembros extendidos, la ocupación de un mayor espacio vital, una postura erguida”, menciona la especialista.

Preparar el cuerpo para una reunión

Cuddy explica que si nos encontramos en mitad de una reunión y deseamos, por ejemplo, transmitir seguridad, podemos poner en práctica un gesto bastante sencillo apoyado en nuestras manos. Con unir las yemas de los dedos mientras apuntan al techo podremos proyectar hasta cierto poder. La idea es poder dar una buena impresión sin llegar a ser intimidantes o soberbios.

Este es solo uno de los miles de detalles que nuestro cuerpo comunica y que podemos entrenar para tener reuniones satisfactorias. Al iniciar un encuentro laboral debemos procurar mantener una postura derecha pero no rígida. Presta atención a relajar tus hombros para no proyectar nerviosismo, y soltar los brazos a los lados del cuerpo para denotar estar abierto a la comunicación.

Durante la reunión mantén las piernas ligeramente separadas, pues cruzarlas revela que estamos reteniendo cierta información. Alinea tu cuerpo con el de la otra persona para mostrar interés. Además, mantener el contacto visual será clave para mostrar seguridad y atención a lo que la otra persona nos esté comunicando.

La forma en que decimos las cosas también revelan nuestro estado anímico o intenciones. Procura usar un volumen medio al hablar y evita que tus oraciones terminen siempre con una pregunta. Ser asertivo es clave.

Mas artículos del autor:

"Presidente de la SNI sobre mineras sancionadas: “Lo que pasa es que son las más fiscalizadas, ¿pero sabes cuántas hay en el Perú informales?”"
"Rectificación de Willax"
"Confiep: “Comparado con el primer Gabinete, el de Mirtha Vásquez generó un alivio”"