Contratación

¿Qué filtros se deben aplicar para tener al mejor candidato en un proceso de contratación?

Desde el CV hasta una entrevista o una prueba médica, todas son formas de revisar entre todos los postulantes quién es el más adecuado. Enrique Louffat, jefe del área Académica de Administración de ESAN Graduate School of Business, recomienda emplear más de un filtro

En un escenario donde el desempleo se ha incrementado y el trabajo remoto es el que predomina por efectos de la pandemia, las estrategias que las áreas de reclutamiento deben cambiar para lograr encontrar al talento que mejor se ajuste a la vacante solicitada.

 

Según las tendencias que transformarán el reclutamiento en el 2021 de LinkedIn, una tendencia es que se contrate menos y se construya más habilidades porque las empresas buscarán empleados que puedan participar en diversos proyectos, de acuerdo a las necesidades que surjan en el camino. “Darán prioridad a las habilidades potenciales y transferibles de los solicitantes, como la adaptabilidad y la resolución de problemas”, indican.

 

A estas tendencias se suman los filtros más comunes como el análisis del CV, las entrevistas, las pruebas, la verificación de referencias y las evaluaciones médicas. Incluir cada uno de estos filtros en el reclutamiento demanda recursos como más tiempo o más personal. Para Enrique Louffat, jefe del área Académica de Administración de ESAN Graduate School of Business, es importante incluir más de uno de estos pasos.

 

“Lo más recomendable es que sean más de uno, ya que los resultados tendrán mayor validez y confiabilidad al evaluar al postulante desde diversas perspectivas y competencias. Un candidato para una vacante en el área legal de una empresa, por ejemplo, puede ser evaluado en una prueba escrita u oral sobre leyes para determinar sus competencias cognitivas. Una prueba de habilidades de oratoria y comunicación asertiva, sin embargo, evaluará su capacidad para litigar”, explicó.

 

¿Por dónde empezar?

Como cada uno de estos filtros o predictores evalúa diferentes habilidades y actitudes de los postulantes. Por ello, vale la pena hacer una ponderación de cuáles utilizar y en qué orden aplicarlos durante todo el proceso de selección. El especialista recomienda asignar diferentes pesos a cada predictor, pero según la vacante a cubrir.

 

“Si el objetivo es cubrir una plaza de operarios, por ejemplo, puede que se le dé mayor valor a la prueba de habilidades y experiencias prácticas, que a la verificación de referencias”, precisó.

 

En algunos casos, la dificultad para aplicar alguno de estos filtros también va a terminar definiendo el proceso. Al inicio, las pruebas más extensas generarían un gran esfuerzo por parte de los reclutadores.

 

“Por ejemplo, si hay mil candidatos para ocupar diez vacantes, comenzar por las entrevistas personalizadas no es lo más sensato, ya que requerirá mayor tiempo y costos. La revisión del CV, en aquel caso, puede ser más eficaz como primer predictor”, agregó.

 

Con la pandemia, los “software” que ayudan a gestionar todo este proceso se han vuelto una herramienta fundamental, por la facilidad que permiten en el manejo de datos de todos los participantes. Por último, con el aislamiento social, el reclutador tendrá que hacer entrevistas por videollamada, tema que debe ser contemplado ahora en todos los procesos.

Tags:

Curriculum vitae, CV, Proceso de contratación, Selección de personal

Mas artículos del autor:

"“Hemos dejado de percibir unos US$ 400 millones por año”"
"Ómicron y su letal golpe a las fronteras de Tumbes y Tacna"
"Google: 5 consejos que brinda para no ser estafados en línea"