Juan Carlos Tafur - Pie Derecho

Con la calle no se juega

"Los nubarrones de la protesta violenta callejera se ciñen sobre ambos candidatos y podrían llevar al recorte de cualquiera de los dos mandatos".

Si gana Keiko Fujimori va a aparecer en el horizonte de su gobierno la eventualidad de una protesta social desbordada, como las que hemos visto en Chile y ahora en Colombia.

La oposición de Perú Libre va a estar atada de manos en el Congreso, sin mayoría suficiente para jaquear al gobierno, así que recurrirá a las calles, donde tiene tres aliados importantes: el magisterio radical (que ya el 2017 acompañó a Castillo en una masiva huelga sindical), los colectivos antifujimoristas, que son muy potentes, y el pueblo aún irritado por el apocalipsis que la pandemia ha significado para los sectores populares.

El menor error (uno de ellos puede ser un rápido indulto a su padre; debería repensar esa promesa de la campaña de primera vuelta), una decisión equívoca, una ley inapropiada o sensible, puede hacer que detone un conflicto de difícil control. Piñera en Chile se salvó de caer por la pandemia y la cuarentena posterior y Duque, en Colombia, sigue con el tema fuera de todo manejo.

En esa circunstancia, se va a requerir un rápido despliegue de programas sociales, que eleve la popularidad de Keiko y acote la potencial protesta, pero si ésta ocurriese va a ser imprescindible un manejo de inteligencia preventiva y mucho tino represivo (no hay gobierno que aguante una racha de muertos y heridos por excesos policiales).

Este riesgo, sin embargo, no es exclusivo de Keiko Fujimori. A Castillo, por sobre expectativas frustradas le puede ocurrir exactamente lo mismo. Sea que Castillo ejerza un régimen moderado o radical, no va a poder saltarse a la garrocha el orden constitucional y en esa medida no va a poder llevar a cabo ni el 10% de las propuestas de su ideario original o su Plan Bicentenario.

Y la gente que vota por él tiene una esperanza desbordada de que ocurra un Pachacuti, una vuelta al revés del modelo vigente y que los beneficios de ello sean tangibles de inmediato. Si el pueblo siente que la mediocridad de Castillo y de su gobierno, y la imposibilidad legal de hacer lo prometido, frustran esas esperanzas, seguramente la calle será el primer recurso a tomar a mano.

Los nubarrones de la protesta violenta callejera se ciñen sobre ambos candidatos y podrían llevar, de salirse de control, al recorte de cualquiera de los dos mandatos.

Si desea recibir noticias de SUDACA haga clic aquí para registrarse a nuestro Newsletter.

Tags:

Elecciones 2021, Encuestas, Perú

Mas artículos del autor:

"El terrible costo de la izquierda en el poder"
"El terrible costo de la izquierda en el poder"
"Prematura, una derecha unida"