Juan Carlos Tafur

¡Adelanto de elecciones!

“La tragedia que supone el gobierno de Castillo puede superarse si la clase política de oposición muestra madurez y desprendimiento. No podemos perder el país en manos de un inepto como Pedro Castillo, rehén de un dogmático radicalizado como Vladimir Cerrón”

La prensa y los empresarios ya tomaron nota de la necesidad del activismo identitario para enfrentar el desastre de gobierno que tenemos. Falta que lo haga la oposición política que aún se debate entre las dudas y la improvisación.

No hay otra salida -así lo ha reconocido la propia presidenta del Congreso Maricarmen Alva- que adelantar las elecciones generales. Es una salida perfectamente constitucional y que, además, contará con el beneplácito de amplias mayorías ciudadanas que así ya lo piden.

Se necesita simplemente que la oposición en el Congreso coordine, se ponga de acuerdo en una estrategia, y que reforme la Constitución para recortar el mandato presidencial y parlamentario, logre los 66 votos que lleve la iniciativa a un referéndum -en fecha coincidente con las municipales y regionales-, y proceder a efectuar tal iniciativa.

Y en el camino discutir en serio algunas reformas políticas que permitan que las próximas elecciones haya una mejor calidad política de los elegidos (reelección, bicameralidad, distrito múltiple, curul vacía para evitar el transfuguismo, etc.). Habría tiempo de hacerlo sin problema alguno.

 

 

Lo que queda absolutamente claro es que este gobierno no puede quedarse más allá del 2023. Dejarlo hasta el 2026 supondría arruinar mucho de lo avanzado en las últimas tres décadas, con un régimen signado por la mediocridad más ostensible y la corrupción rampante (es una banda criminal la que ha tomado el poder y perpetra un saqueo premeditado de cuanta instancia administrativa logra capturar).

Es hora, de paso, que la oposición de centro o derecha cuaje opciones consolidadas, que permitan augurar un triunfo holgado, que derrote cualquier pulsión disruptiva o radical -que seguramente reasomará en el horizonte electoral- y ello pasa por no dispersar una vez más el voto centroderechista en siete u ocho opciones, de modo tal de afirmar una segunda vuelta entre dos opciones moderadas que correspondan al sentir mayoritario de los peruanos, y evitar el albur emotivo de una segunda vuelta polarizada ideológicamente.

De peores situaciones ha logrado salir el Perú. La tragedia que supone el gobierno de Castillo puede superarse si la clase política de oposición muestra madurez y desprendimiento. No podemos perder el país en manos de un inepto como Pedro Castillo, rehén de un dogmático radicalizado como Vladimir Cerrón, muestrario de un marxismo de gacetilla, atrapado en antiguallas ideológicas que van a llevar el país a la ruina.

-La del estribo: soberbia la actuación de Bruno Odar en la obra Timón, una magnífica adaptación libre de Celeste Viale de la obra Timón en Atenas de William Shakespeare. Bajo la dirección de Mateo Chiarella, va en homenaje al entrañable Jorge “Coco” Chiarella que nos dejara recientemente. Se pone en el Centro Cultural de la PUCP y la venta es a través de Joinnus. Va hasta el 5 de junio.

 

 

 

Tags:

Adelanto de elecciones, Congreso, Pedro Castillo

Mas artículos del autor:

"El nuevo apagón"
"Inaceptable proscripción de movimientos regionales"
"Contra el fujimorismo"
x