Pie Derecho

Al migrante, como en su casa

“A propósito de los incidentes fronterizos con Chile por el flujo migratorio venezolano, es bueno reiterar que el Perú debería ser un país abierto a los compatriotas venezolanos, como debería serlo en general a cualquier fenómeno migratorio”

A propósito de los incidentes fronterizos con Chile por el flujo migratorio venezolano, es bueno reiterar que el Perú debería ser un país abierto a los compatriotas venezolanos, como debería serlo en general a cualquier fenómeno migratorio futuro.

La migración es un fenómeno que ha acompañado a la humanidad desde sus orígenes, y ha sido objeto de discusión y controversia durante siglos. En la actualidad, la migración es vista por muchos como un problema que debe ser resuelto, pero en realidad, la migración puede tener beneficios significativos para todas las partes involucradas.

La migración es beneficiosa para los países de destino. Los inmigrantes pueden aportar nuevas habilidades y conocimientos, y pueden llenar vacantes en sectores que sufren escasez de mano de obra. Los inmigrantes también pueden contribuir a la economía de los países de destino, pagando impuestos y consumiendo bienes y servicios.

Además, la migración puede ayudar a promover la diversidad y el intercambio culturales. Lleva a la mezcla de culturas y a la creación de nuevas formas de arte, música, gastronomía y literatura. También puede fomentar el diálogo y el entendimiento, lo que puede ayudar a reducir los prejuicios y la discriminación. De ello tenemos abundantes pruebas con la inmigración africana y la asiática, pilares esenciales de nuestra identidad cultural.

Por supuesto, la migración también puede presentar desafíos y dificultades, especialmente para los inmigrantes. Pueden enfrentar problemas de adaptación. También pueden enfrentar discriminación y explotación en el mercado laboral y en la sociedad en general.

Pero en última instancia, la migración puede tener beneficios significativos para todas las partes involucradas. Si se gestionan adecuadamente, los flujos migratorios pueden ser una fuente de enriquecimiento y progreso para los países de origen, los países de destino y los propios inmigrantes. Por lo tanto, debemos reconocer la migración como una fuerza positiva en lugar de tratarla como un problema a resolver.

En el Perú debería proporcionársele de modo inmediato permisos laborales y documentos de identidad que integren a las poblaciones migratorias. Ya hay suficiente experiencia en el mundo de que la exclusión genera guetos, marginalidad y delincuencia. La migración no es el problema sino la buena o mala recepción que exista de ella.

Tags:

Chile, fronteras, intercambio cultural, Migración, migración venezolana, Perú, Venezuela

Mas artículos del autor:

"Un gran frente no solo para ganar"
"López Aliaga se dispara al pie"
"La democracia no puede ser inerte"
x