Juan Carlos Tafur

Corrupción en todos lados

“Averguenza la pusilanimidad de la oposición congresal, que no es capaz de reaccionar indignada frente a lo que pasa delante de sus ojos. La vacancia está más que justificada, no hace falta el video bomba o el audio explosivo”

Si se comprueba fehacientemente la veracidad de transcripción del audio propalada esta semana en el programa de Phillip Butters, en Willax TV, que revelaría que al exministro de Transportes, Juan Silva, el lobista mafioso Zamir Villaverde, lo sobornó con cien mil soles, como adelanto de otros pagos corruptos, pondría en clara evidencia que este gobierno estaría carcomido desde sus cimientos, con la anuencia del presidente Castillo, quien nombra ministros prestos al juego delictivo y, cabría sospechar, con el propio mandatario como receptor final del arreglo turbio.

Se ha abierto una caja de Pandora con la investigación fiscal al presidente, y que tan desesperado tiene a su abogado, porque se ha abierto la puerta para que todos los subalternos de la red de corrupción montada en el gobierno desde el 28 de julio, y preparada de antemano, delaten las inmoralidades y la misma empiece a resquebrajarse y a darse a conocer en toda su magnitud.

Averguenza, en general -más allá de la circunstancia a verificar de este último audio- la pusilanimidad de la oposición congresal, que no es capaz de reaccionar indignada frente a lo que pasa delante de sus ojos. La vacancia está más que justificada, no hace falta el video bomba o el audio explosivo. Ya sabemos que el régimen es corrupto y que los protagonistas de todos esos actos han tenido cercanía y amparo en la figura presidencial. No hay más prueba que adjuntar.

Y si la cómplice protección de los grupos de izquierda en el Legislativo impide alcanzar los 87 votos que nos libre de este infame gobierno, pues que la oposición coordine y logre aprobar un adelanto de elecciones, que si bien tiene el costo de tener que tolerar algunos meses más al presidente y su pandilla, al menos le daría una luz de esperanza al país en el sentido de que la pesadilla va a acabar pronto.

La calle, por su parte, tiene que poner como gran tema de agenda la lucha anticorrupción. No hay nada que indigne más a un ciudadano de a pie que descubrir que los gobernantes se roban el dinero de todos los peruanos en beneficio propio. Y si, en base a ello, se logra movilizar más gente, con protagonistas más convocantes o surgidos de la propia sociedad -como ocurrió el 5 de abril-, ello puede coadyuvar a que el Congreso por fin reaccione y salga de la modorra acomodaticia en la que se encuentra, arrellanado, con la vana pretensión de quedarse allí, bien sentado, todo el periodo completo.

Tags:

corrupción

Mas artículos del autor:

"Por una Amazonía productiva, libre de chantajes ideológicos"
"No habrá choque de trenes"
"Una desgracia, por donde se le mire"
x