Juan Carlos Tafur

“Desorganización criminal“

“Hay que inventar un nuevo término para explicar el devenir de este gobierno que nos ha tocado en mala suerte tener desde el 28 de julio del año pasado. Es un caos, un desmadre, nadie coordina, todo se hace de acuerdo al impulso del momento”

Hay que inventar un nuevo término para explicar el devenir de este gobierno que nos ha tocado en mala suerte tener desde el 28 de julio del año pasado. Es un caos, un desmadre, nadie coordina, todo se hace de acuerdo al impulso del momento.

En lo único que parece haber habido cierta inteligencia política es en el marcado de la agenda con el tema de la Constituyente, que ha distraído a la opinión pública del acontecer real del régimen: improvisación burocrática (véase el caos en Migraciones, Reniec, etc.), ministros impresentables, copamiento de entidades públicas, corrupción del entorno más cercano del presidente, declaraciones explosivas de Karelim López confirmando la participación del gobernante en las redes de corrupción rápidamente instaladas en el entorno palaciego, etc.

Felizmente, el tema no va a pasar de la comisión de Constitución y será archivado. Más bien sería bueno que la oposición tome en cuenta el proyecto presentado y luego retirado de algunos congresistas oficialistas para promover el adelanto de elecciones y el recorte del mandato presidencial y legislativo que, por lo que se ve, parece ser la única salida política legal y sensata al problema que tenemos entre manos.

Castillo y su pandilla tienen que irse del poder. Están destruyendo el Estado, provocando el colapso de la administración pública, y eso va generar -ni siquiera lo deben haber estimado (este gobierno no piensa en derivadas)- que en las próximas elecciones tenga potencia un nuevo candidato disruptivo que prometa poner el país de cabeza.

 

La “desorganización criminal” que nos gobierna va a producir un hartazgo ciudadano tan grande que no va a funcionar la ecuación racional de que, dado el desprestigio de la izquierda, el electorado se vuelque masivamente por una opción de centro o de derecha. Por el contrario, la crisis mayor de la salud pública (ya la estamos sufriendo), de la educación, del transporte, de la seguridad ciudadana, etc., hará que un discurso incendiario que ofrezca, radicalmente, cambiar todo, pueda tener otra vez asidero.

 

Más aún luego de la defección izquierdista de Castillo, que no está haciendo ningún cambio importante, solo está gobernando por la supervivencia y permitiendo redes de corrupción en cuanta entidad pública pueda, disfrazando ello con este proyecto de Asamblea Constituyente que por unas semanas distraerá el país del problema de fondo, como es su mediocre y pueril ejercicio de la administración pública.

Tags:

Congreso, Pedro Castillo, Vladimir Cerrón

Mas artículos del autor:

"El repunte presidencial y la oposición fallida"
"Las calles lo llevarán a la cárcel"
"Hay que salir de Castillo cuanto antes"
x