Juan Carlos Tafur

El tremendo fiasco de la izquierda

“Esta izquierda va a resultar seriamente averiada en los próximos comicios electorales. Va a ser desbordada por el discurso antiestablishment y radical de Antauro Humala”

¿Por qué la izquierda moderada, preestimada como moderna, que se agrupa básicamente en Juntos por el Perú (Nuevo Perú incluido), ha decidido inmolarse en respaldo de un gobierno no solo mediocre y corrupto como el de Castillo, sino que, encima, no está llevando a la práctica ninguna política de izquierda?

Ni en lo económico –donde reina el piloto automático-, ni en lo político –donde solo hay degradación del Estado-, ni en lo social –los gobiernos de Toledo y Humala, para no mencionar a todos, fueron mucho más ambiciosos en sus programas de apoyo a los más pobres-; es el reino del statu quo, sin visión de cambios estructurales ni reformas importantes.

Castillo es más de lo mismo que los gobiernos de transición, pero en grado minúsculo de eficacia y solvencia. No es, en la práctica, un gobierno de izquierda, sino solo uno signado por la medianía y la inmoralidad.

¿Qué lleva a Verónika Mendoza y adláteres a guardar silencio crítico frente a semejante fiasco? Solo queda en pie la hipótesis de que están a la espera de que en algún momento Castillo los vuelva a convocar a acercarse a los pasillos del poder (como sucedió al inicio del régimen) y que, en esa medida, puedan disfrutar de las canonjías que ello permite y eventualmente aplicar alguna política pública algo distinta, lo que ya parece una utopía dados los intereses menudos del primer mandatario, quien carece de grandeza de visión y no entiende siquiera cuáles son las reformas importantes que se deben llevar a cabo.

Esta izquierda va a resultar seriamente averiada en los próximos comicios electorales. Va a ser desbordada por el discurso antiestablishment y radical de Antauro Humala y, a lo sumo, si cabe alentar su participación será solo para ver si le roba algunos votos al desatado líder etnocacerista y le impide así, pasar a la segunda vuelta definitoria.

Triste desenlace de una izquierda que, de haberse manejado con propiedad, hoy sería oposición robusta y marcaría su propia agenda, con presencia mediática significativa y trazando una estrategia promisoria para las venideras elecciones. Pero no, ha apostado por el corto plazo convenido y el país le va a cobrar la factura, sin duda.

La del estribo: gracias al Club del Libro de Alonso Cueto, he descubierto una joya, el cuento Los muertos de James Joyce. Una prosa inmejorable, un manejo de los tiempos formidable y un estilo que sorprende, sobre todo a quienes tienen la idea fija de que Joyce es solo el Ulises. Siempre hay que volver a los clásicos.

Tags:

antauro, Antauro Humala, Izquierda, verónica mendoza

Mas artículos del autor:

"La izquierda debería estar a favor del adelanto"
"Un Congreso de espanto"
"¿Gánsters al poder?"
x