Juan Carlos Tafur

Ipsos: datos preocupantes

“Preguntada la ciudadanía sobre un cambio de Constitución, el 29% -la mayoría- está a favor de un cambio total mediante una Asamblea Constituyente, 25% cree que debe ser cambiada parcialmente”

1.- Castillo se estabiliza. Su nivel de aprobación es bajo, pero sube de 19 a 22 y ahora a 23%. Y su desaprobación es alta, pero cae de 76 a 72 y finalmente a 70. Está teniendo resultado, al parecer, la prolífica labor del presidente en regiones y, por consiguiente, su mayor aparición mediática, aunque no dé entrevistas personales. Se hace cada vez más lejana la idea de que Castillo caiga pronto y salga del poder. Lo más probable, salvo que aparezca el audio bomba que muchos esperan con maniaca ilusión, es que se quede hasta el 28 de julio del 2026, con el inmenso daño social, político y económico que eso producirá.

2.- La aprobación a la presidente del Congreso -símbolo político de la oposición- sigue cayendo. De 16 a 14% de un mes a otro. Las fuerzas opositoras en el Congreso son más mediocres que el gobierno central, según la opinión pública. ¿Y así quieren presentarse como alternativas de recambio? La oposición congresal hace papelón tras papelón y desprestigia a los partidos que allí participan. La pésima labor congresal le va a pasar factura a los partidos que integran el Parlamento, en los próximos comicios presidenciales.

3.- Cae apenas un punto, pero cae el número de gente que cree que Castillo debe renunciar. De 63 a 62%. Se ha detenido el deterioro. Encima, es una mayoría inactiva, sin capacidad de movilización. Solo en algunas regiones se ven acciones como las del 2 de abril en Huancayo o el 5 de abril en Lima. Por lo demás, es una masa pasiva y, por tanto, poco incidente.

4.- la gente no va a las marchas porque no cree que el país mejore si sale Castillo (¡ojo!) (35%), a la gente no le importa lo que sucede en política (34%) y, más importante, la gente no confía en los organizadores de las marchas (22%).

5.- Preguntada la ciudadanía sobre un cambio de Constitución, el 29% -la mayoría- está a favor de un cambio total mediante una Asamblea Constituyente, 25% cree que debe ser cambiada parcialmente, solo un 18% estima que debe mantenerse tal como está. La narrativa política del gobierno pro Constituyente está calando poco a poco y va a ser un tema protagónico, sin duda, en la próxima elección. Y el centro y la derecha, no tienen, hasta ahora, nada que decir como no sea la defensa sistémica del statu quo.

Mas artículos del autor:

"El repunte presidencial y la oposición fallida"
"Las calles lo llevarán a la cárcel"
"Hay que salir de Castillo cuanto antes"
x