Juan Carlos Tafur

¿Keiko nunca más?

“Si Keiko Fujimori se vuelve a presentar le va a arrebatar un 10% al resto de candidatos de la centroderecha y va a lograr, por efecto indirecto, facilitarle a un candidato radical antisistema como Antauro Humala terciar por entrar a la segunda vuelta”

¿Se ha comprometido Keiko Fujimori a no postular en las siguientes elecciones presidenciales o solo si las mismas fuesen adelantadas? Se necesita una precisión, importante para auscultar el porvenir electoral de la centroderecha en el Perú, que ya tantos candidatos viene colocando en el partidor.

Lo apropiado sería que la lideresa de Fuerza Popular decida ya no volver a postular nunca más por Fuerza Popular y, descartado también Kenji Fujimori, el fujimorismo dé cabida a renovación de cuadros y líderes, que, sobre todo, se deshagan del pasivo del antifujimorismo y aporten en la consolidación de una derecha que ha sabido, a pesar de todos los contratiempos, asegurar una base popular fiel y consistente.

Keiko Fujimori destruyó en cinco años el inmenso potencial cosechado el 2016. Si ella hubiera actuado, guiada por la racionalidad política, hubiera hecho caso omiso de las frivolidades intragables de Pedro Pablo Kuczynski, el ganador en la segunda vuelta, y le hubiera prestado el concurso suficiente para que hiciese un buen gobierno de derechas, habría consolidado una opción que luego hubiera repetido la performance –con ella como protagonista- y el Perú sería otro.

Keiko, sin embargo, no tiene las luces políticas para pensar como estadista y ha actuado atribulada por sus procesos judiciales antes que por su condición de lideresa política. Logró, gracias a la fragmentación electoral, meterse en la pelea por la segunda vuelta del 2021, pero una vez más no supo lidiar con el antifujimorismo y terminó perdiendo con uno de los peores candidatos que hemos tenido en toda nuestra historia electoral peruana.

Si Keiko Fujimori se vuelve a presentar le va a arrebatar un 10% al resto de candidatos de la centroderecha y va a lograr, por efecto indirecto, facilitarle a un candidato radical antisistema como Antauro Humala terciar por entrar a la segunda vuelta con un porcentaje menor, tal como sucedió con Castillo el 2021.

Si Keiko Fujimori tuviese alguna opción de ganar en una futura segunda vuelta no hay quién le pueda negar el derecho a intentarlo por cuarta vez (no sería la primera ni la última candidata en hacerlo en el mundo), pero dadas sus enormes falencias personales en asuntos políticos, lo más probable es que pierda contra quien sea si pasase a la segunda vuelta electoral. Y el Perú ya no puede correrse el riesgo de tomar un nuevo rumbo equivocado, esta vez más antisestablishment que de Castillo. Perderíamos el país, la democracia, el crecimiento económico y el orden social.

De acá a diez años, con mayor madurez a cuestas, con un país más enrumbado, sin riesgos antisistema a la vista, podría volver a intentarlo, pero ni ahora ni el 2026, es su momento.

Tags:

Candidatos, centroderecha, Keiko, Keiko Fuimori

Mas artículos del autor:

"Papelón de la OEA y del gobierno"
"Por una Amazonía productiva, libre de chantajes ideológicos"
"No habrá choque de trenes"
x