Juan Carlos Tafur

La mecha corta de Dina Boluarte

“Dina Boluarte debe efectuar una purga de la costra de personajes infiltrados en el Estado por ser familiares, allegados, paisanos o copartidarios del exmandatario”

Dos términos brillaron por su ausencia en el mensaje dado por Dina Boluarte al juramentar a la presidencia de la República: adelanto de elecciones y Asamblea Constituyente.

Claramente, desea completar el mandato de su antecesor, hasta el 2026. La pregunta es si lo podrá hacer y qué deberá hacer para lograrlo. Lo primero que debería hacer es nombrar un gabinete independiente, técnico, con capacidad de consenso, sin figuras controversiales, capaz de ganarse la confianza inicial del país y del Legislativo. Y hacerlo rápido. Y sin cuoteos de partidos congresales, que, si lo hace, extendería su pronta partida de defunción.

Lo segundo que debería hacer, lo más inmediatamente posible, es efectuar una purga de la costra de personajes infiltrados en el Estado por ser familiares, allegados, paisanos o copartidarios del exmandatario. Por ejemplo, sacar a todos los afines al Fenate del Ministerio de Educación. Esa debe ser una instrucción precisa a los ministros nombrados.

Tercero, debe exacerbar el celo anticorrupción de su gobierno. A la primera de bastos, que aparezca una denuncia mínima de corrupción, Dina Boluarte debe proceder a expulsar del Estado a las personas involucradas y ponerlas a disposición de la justicia. Sin dudas, demoras ni murmuraciones.

Con estos tres elementos conforma un punto de partida propicio, pero luego deberá ser una gobernante que hile muy fino con un Congreso en el que no tiene bancada. No hereda la de Castillo. Al contrario, lo más probable es que ella en su conjunto pase a ser una oposición virulenta respecto de a quien ya deben mirar como una traidora.

Y, del otro lado, tiene una derecha muy rupestre, capaz de, por “quítame estas pajas”, volver a retomar la espiral de la vacancia -que en esta ocasión sería muy fácil-, sin importarle la zozobra institucional que ello pueda provocar en el país.

Veremos. A veces el poder genera un upgradepolítico en quienes lo ocupan. A veces, como sucedió con Castillo, lo estupidizan al punto de haber iniciado y concluido su mandato de la forma en que lo hizo, sin ninguna sensatez y un torpe sentido de impunidad. Tiene mecha corta Dina Boluarte. No se puede equivocar. Ojalá sea consciente de ello.

Mas artículos del autor:

"La izquierda debería estar a favor del adelanto"
"Un Congreso de espanto"
"¿Gánsters al poder?"
x