Pie Derecho

Ligero repunte de Boluarte

“Dina Boluarte es la gobernante que con peor índice de aprobación ha comenzado su gestión en los últimos tiempos. Según Ipsos, Pedro Pablo Kuczynski comenzó con 61% de aprobación, Martín Vizcarra con 57%, Francisco Sagasti con 44% y el inefable de Pedro Castillo con 38%. La actual presidenta lo hizo con 21%”

Dina Boluarte empieza a remontar los niveles altísimos de desaprobación que caracterizaban a su gobierno. La última encuesta de Datum refleja que crece de 16 a 19% en su aprobación y disminuye de 76 a 74% en su desaprobación. Son aún, claro, porcentajes poco significativos, pero que podrían estar mostrando una tendencia. Es la primera vez, al menos, que rompe la caída libre.

El sur se mantiene irreductible y eso es un problema que más temprano que tarde el gobierno va a tener que resolver. El 92% de ciudadanos del sur reprueban al gobierno. Es altísimo. Si así ocurriera en todo el país, este gobierno ya habría caído.

Dina Boluarte es la gobernante que con peor índice de aprobación ha comenzado su gestión en los últimos tiempos.  Según Ipsos, Pedro Pablo Kuczynski comenzó con 61% de aprobación, Martín Vizcarra con 57%, Francisco Sagasti con 44% y el inefable de Pedro Castillo con 38%. La actual presidenta lo hizo con 21%, cifra a la cual empieza a acercarse nuevamente.

Tiene ahora frente a sí, el régimen, un desafío importante: la respuesta frente a los desastres naturales. Tiene que ser rápida, efectiva y mostrar empatía con los pesares de la población afectada. Siendo el norte, además, una región donde a Boluarte le va mejor (tiene 17% de aprobación en comparación al 7% del sur), su presencia física añadida debería ser ingrediente fundamental de una estrategia que ayude a remontar la escala desaprobatoria mayoritaria.

¿Se puede gobernar con tan bajos índices de aprobación? Sí. Toledo es la mejor demostración de ello y el suyo no fue un mal gobierno, visto en perspectiva. Pero también es cierto que en una circunstancia en la que se impone la necesidad de reformas y no solo gobernar en piloto automático, es preciso contar con ciertos consensos. Y con la población, no con el Congreso, que a su vez muestra sus propios problemas (cae de 11 a 8% en su aprobación en la referida última medición de Datum, seguramente por los escándalos del bufet y de los viajes).

Este gobierno es abismalmente superior al de Pedro Castillo. Mejoría tecnocrática, claridad económica superlativamente mejor, liderazgo presidencial claro. Le ha tocado bailar con la tribuna enfervorizada en contra, a lo que contribuyó él mismo con la inaceptable respuesta represiva inicial, pero que merece una mejor suerte en las encuestas. Esperamos que las semanas siguientes confirmen que comienza a estabilizarse.

Tags:

desaprobación, Dina Boluarte

Mas artículos del autor:

"El adelanto de elecciones es la salida"
"Un gran frente no solo para ganar"
"López Aliaga se dispara al pie"
x