Pie Derecho

Reconstrucción con corrupción

“Se han gastado 51 mil millones de soles y no se ha hecho casi nada. El país sigue expuesto a las mismas desgracias que todos los años, desde hace décadas, vemos en tiempos de lluvias. Hay varios que ojalá terminen en la cárcel, porque lo que se ha hecho es un latrocinio sin nombre”

Las tragedias derivadas de las lluvias y desbordes que apreciamos por casi todo el país, son una muestra flagrante más del fracaso del Estado como gestor. La llamada pomposamente Autoridad para la Reconstrucción con Cambios, no supuso cambio alguno en el procedimiento normal de un Estado corrupto e ineficiente como es el peruano.

La Contraloría General de la República ha hallado responsabilidades penales, civiles y administrativas en 845 funcionarios involucrados en dicho proceso. No sorprende, aunque hubiera sido deseable que la entidad contralora fuese más explícita en las denuncias desde el mismo momento que ocurrían y no guardara bajo siete llaves esta información que hoy nos permite explicarnos por qué no se ha hecho nada para construir la infraestructura necesaria para evitar los daños de los fenómenos naturales recurrentes en el país.

Este hecho debiera servir de lección para quienes abogan por reconstruir un Estado empresario -nuestra anquilosada izquierda nacional-, que solo conllevaría ineficiencia e inmoralidad a raudales. Sin un Estado profundamente reformado -cosa que no aparece ni en las sumillas de los planes de gobierno de las izquierdas (no deben saber ni de qué se trata)-, no hay forma de que cualquier cosa que haga el ente estatal directamente funcione cabalmente.

Por ello es que se ha recurrido en algunos casos a asociaciones público-privadas, que es una excelente alternativa, más transparente y eficaz que la gestión directa del Estado. Lo mismo debió hacerse con la pomposa reconstrucción con cambios, pero los gobiernos de Kuczynski, Vizcarra, Sagasti y Castillo simplemente, por dejadez punible, no hicieron nada al respecto.

Se han ido millones por el desagüe. Allí sí ha funcionado el drenaje, directo a los bolsillos de centenares de funcionarios corruptos que se han llevado en camión los dineros que debieran haber servido para construir puentes, reforzar riberas y edificar drenajes pluviales. Se han gastado 51 mil millones de soles y no se ha hecho casi nada. El país sigue expuesto a las mismas desgracias que todos los años, desde hace décadas, vemos en tiempos de lluvias. Hay varios que ojalá terminen en la cárcel, porque lo que se ha hecho es un latrocinio sin nombre. El Ministerio Público debería nombrar una Fiscalía ad hoc para afrontar este caso de espanto en el manejo de los dineros de todos los peruanos. Debe haber más de un personaje de alto vuelo comprometido en el enjuague.

Tags:

corrupción, Perú

Mas artículos del autor:

"El ejemplo de Milei"
"El populismo que se viene"
"Si no es Antauro será otro"
x