Tomas Cortez

Gracias, Champions

"Fue un partido de la Puta Madre. Siete goles en 90 minutos. Ataque esplendoroso, de ambos equipos, y defensas deficitarias."

UNO

“Mahrez “no aprendió a jugar al fútbol en una academia. Tiene un estilo de juego callejero, de campito” – periodista argelino Mehazi

Dícese que tuvieron que enseñarle como tirar un lateral. El franco-argelino debutó con el Leicester y salió campeón de la Premier, junto con el goleador Vardy y, un ignoto mediocampista llamado, Kante. 

Al minuto y medio, desplazándose por la zona derecha, se deshizo de cuatro rivales -al borde del área- y se la picó a De Bruyne (se conocen de memoria). Quien, de palomita, estableció el Uno a Cero.

El City no tiene un nueve, a la vieja usanza, Gabriel Jesus, habitual suplente, fue titular. El juego de toque, de los citicens, origina eso. Tampoco el Barza lo tenía, ni la Holanda del 74. 

Nueve minutos después, Alava trata de adelantarse al 9 y falla. El brasileño, se da media vuelta, y sentencia. GJ necesitaba ese gol, esa caricia.

Minuto 25, iban 2-0 y pase genial de Silva a Riyad, que estaba a la derecha. Entró al área, tenía una opción de pase, ante 2 defensas blancos que solo acompañaban, era el tercero. Sin embargo, el franco-argelino ignoró al binomio Foden-De Bryune y optó por definirlo. Vino la secuela lógica: la ira bramante de Pep y dos golpeteos de su puño al aire.

Minuto 47, Marhez se escapa solo, enfrenta al arquero y su tiro (casi) perfecto toca el parante. Y Foden, que acompañaba, la toca como viene y el cuerpo sacrílego de Carvajal, evita el tercero. Las cabezas gachas, del argelino y el inglés, denotan la incredulidad del momento.

Fernandinho, recordó que es brasileño. Desborda y centra -como lo hicieran Carlos Alberto, Nelinho, Junior, Maicon, Cafu y tantos otros- a la cabeza del novato Foden. Quien pone justicia en el marcador.

Más tarde, Bernardo Silva anotó un golazo, que dejó parado a Curtois, uno de los mejores arqueros del mundo.

El minuto 75, demostró que la suerte no estaba de su lado. Riyah Marhez se vistió de Maradona e hizo un jugadón, dejando a 3 rivales, en el camino, y se la levantó al belga. La de plástico salió besando el parante. Volvió por sus pasos, alzó la vista y habló con Dios.

DOS

Cuando crecí nunca vi al Real triunfador. En los setenta y ochenta, los equipos que dominaban la Champions eran los holandeses, alemanes, ingleses e italianos. Me hablaban de Juanito o Santillana y al verlos jugar, nunca me sacaron más que un bostezo. El Madrid, en esos años, era víctima del Ajax, Bayern o Hamburgo. De ahí mi desconfianza. A finales de los noventa, es que volvió a figurar en Europa. Yo tenía 32 años cumplidos, cuando Mjatovic devolvió la grandeza al Real. De ahí, que cuando me hablan del espíritu de Juanito, soy incrédulo. El Bernabeu no es Anfield, ni el Teatro de los Sueños, menos la Bombonera o el Maracaná. Pero tiene 3 cracks: Modric, Benzema y VInicius (debo incluir a Kross y Casemiro). Ellos jamás te dejaran solos. La historia de las 13 Champions no son un espejismo, para eliminar al Real Madrid, debes Matarlos. Y el City no lo hizo. He ahí el error. 

El 20 junio de 1976, la Republica Checa –ex Checoslovaquia- obtuvo su única Euro. El responsable fue Panenka. El partido había acabado empatado, ante la Alemania Federal, campeona continental y mundial. Seamos justos, Checoslovaquia tuvo mucha fortuna en la semifinal y en la propia final. Fue inferior en ambos partidos. Pero su táctica defensiva y contragolpeadora le resultó. Panenka, el tipo del bigote mexicano, bombeó el balón, golpeándola con la punta del chimpún, en la parte inferior de la pelota. El quid del asunto es que lo hizo en una final. Encima, era el último en ejecutar. Déjate de joder.

Lo repitió Zidane 30 años después, en una Final de la Copa del Mundo.

Y Benzema hizo lo mismo en la Semifinal, de las más infartantes, de la Champions. El fin de semana había errado 2 penales. Eso es ser Crack. Le importó tres carajos. 

El otro delantero, es un mozalbete veinteañero, (cuyo ídolo es Paolo Guerrero) que paraba perdiéndose un gol tras otro, en la Liga. Apareció, cuando más se le necesitaba. Se hizo un autopase ante Fernandinho (lo dejó en ridículo) y corrió más rápido que todos, con la pelota al pie. Increíble. Definió como un veterano. VInicius es una Realidad, Tite lo agradece.

Antes, se había establecido el primer gol madrileño, en una jugada imposible. Definió, el de siempre, ante un pase largo de Mendy, tal como vino el balón y de zurda. Con la marca encima. Imposible de evitarlo. Y pensar que Modric había recuperado el balón, tirándose al piso, como un juvenil y se la cedió al defensa francés. Esa es la pintura exacta, del equipo merengue. Sera menos equipo que el City, en juego colectivo o vistosidad. Pero tiene Cracks con Mayúscula. El City va a tener que sudarla para eliminarlos. No hay otra. Y si falla las ocasiones que se le presentan, quedará eliminado. Benzema y Cía. no fallan.  

El City se reivindicó con los, suyos y extraños, que adoran su futbol. Pep Guardiola se la jugó. Tenía la defensa golpeada. Incluso improvisó un lateral. Se notó claramente. Faltó Walker y Joao Cancelo. Stone estaba golpeado, por ende, Guardiola lo sacó. El Madrid ídem. Le faltó Casemiro y Alava estaba tocado. 

Fue un partido de la Puta Madre. Siete goles en 90 minutos. Ataque esplendoroso, de ambos equipos, y defensas deficitarias. 

La Vuelta será a Matar o Morir.

Tags:

Champions

Mas artículos del autor:

"Buzz Lightyear: Al infinito y más allá… ¿pero sin gays?"
"¿Y ahora, Gareca?"
"Mi Italiano Favorito: Sergio Leone – “Erase Una Vez En América” (1984)"
x