Mis películas favoritas Holdovers (2023)

Mis películas favoritas Holdovers (2023)

"Los millenials se preguntan porque los cincuentones y sesentones tenemos tan presente, la música con la cual crecimos. Y el soundtrack de la peli es una explicación perfecta. Shocking Blue, Allman Brothers, Badfinger, Cat Stevens, entre otros, musicalizan y realzan las escenas. Posiblemente, Los años 70 y 71, son dos de los mejores años de la música rock"

[PAPELES VIRTUALES]
UNO
Es temporada de pelis navideñas. Previsibles en su mayoría y llenas de golpes bajos. Más cojudas unas, que otras. Abundan en las plataformas y en canales como Hallmark o Studio Universal. Entre los directores blandengues o políticamente correctos, no está Alexander Payne. Este tiene una prolífica carrera. Ahí tenemos, “Los descendientes”, donde convirtió a Clooney en esposo cornudo. Otras como “Entre Copas” y “Apropósito del Sr. Schmidt” Sin embargo, mi favorita es “Nebraska” filmada en un hermoso blanco y negro, un delicioso viaje a la Nostalgia, entre un anciano padre y su hijo cuarentón, separado y fracasado. Aquí “Holdovers” se sitúa en las vacaciones de invierno de 1970. Nos muestra a los tres protagonistas como lo que son.

– Perdedores e irredentos.

Un profesor bizco y odiado por todos, la cocinera negra y el alumno problemático. Es la Academia Barton, el cual es un internado de niños bien. Debido a que la madre del joven errático, esta de luna de miel con su nuevo esposo, Angus Tully debe pasar las vacaciones de invierno en el colegio, junto al maestro y la encargada de la cocina, quienes no están interesados en las fiestas. La cinta es una crítica acerva al sistema educativo norteamericano, el cual permitió que los niños bien evitaran Vietnam, a cambio de ir a una universidad de renombre. Mientras tanto, el hijo de la cocinera, no pudo ingresar a una de ellas, por falta de dinero. Ergo, fue reclutado y murió en la guerra. A Mary, ese inmenso dolor – lógicamente – le destroza el corazón.

Paul Giamatti, debe de ser uno de los actores más importantes de su generación, compone –brillantemente- al maestro de Historia -Civilizaciones Antiguas- de nombre Paul Hunham. Quien tiene una respuesta a todo, en especial, en latín. Intolerante, con una leve mirada, transmite su mal humor. Eso sí, un bebedor consuetudinario diurno y nocturno debido a las frustraciones vividas. Un cincuentón asceta que huye de las mujeres, debido al mal olor que despide su cuerpo.

Entre tanto, el joven Agnus signa su comportamiento por la rotura de su entorno familiar. El padre en el Psiquiátrico y la madre huyendo con otro hombre. Dejando al vástago solo, porque le recuerde a su antiguo marido abandonado. O la pesadilla que vivió con ambos.

DOS
Los tres protagonistas son almas rotas, con vidas vacuas y comportamientos erráticos. Siguen la rutina, porque es el mecanismo al cual se aferran, posiblemente, para no perder la razón. Payne es un especialista en mostrar las miserias del Sueño Americano. En donde, en el camino para lograr el éxito, quedan a la vera, una gran mayoría, con las manos vacías, relamiéndose las heridas.

La escena de la fiesta navideña, en manos de otro director, hubiera sido un perfecto ending para todos. Cada uno redimiéndose con la persona, que el destino les ponía en el camino. Payne, sin embargo, da una vuelta de tuerca, y los desvía hacia otro destino, tortuoso, pero necesario. Que importante, para cualquier adolescente tener una joven a su lado. David, el profesor, comprende, después de mucho, que una mujer no le rehúye, sino que le mira con ternura. Por último, Mary muestra que las madres nunca olvidan la música que a sus hijos les gustaba. Jamás. Que perder un hijo debe ser lo más doloroso. De ahí que no exista una palabra para definir a los que pierden a sus vástagos.

Los personajes tienen mucho en común. Aparte del dolor. Profesor y alumno toman pastillas para la depresión. El viaje a Boston, muestran unos fotogramas hermosos, como el de la cocinera negra, cuando desempaca de una caja, objetos de la infancia de su hijo, que ella conserva. En tanto, su hermana se acerca lentamente para abrazarla. No hay dialogo, no es necesario. Después, sus risas mientras están conversando sentadas en la cama.

Muchos han visto similitudes con “Dead Poets Society”, en parte es cierto, pero los personajes principales eran disimiles. Robin Williams era el profesor querido por la mayoría e ingenioso. Hunham está en las antípodas. Sin embargo, Giamatti humaniza al personaje. El cual cambia, a medida que transcurren los hechos. Ahí radica la principal diferencia.

TRES
Los millenials se preguntan porque los cincuentones y sesentones tenemos tan presente, la música con la cual crecimos. Y el soundtrack de la peli es una explicación perfecta. Shocking Blue, Allman Brothers, Badfinger, Cat Stevens, entre otros, musicalizan y realzan las escenas. Posiblemente, Los años 70 y 71, son dos de los mejores años de la música rock.

A propósito, desde su inicio, la película tiene un aire vintage de los setenta. Fue filmado con cámaras y material fílmico de aquellos años. Asimismo, la forma como se enfocan a los personajes, tal cual era costumbre en la época. Muchos se preguntarán

– ¿Porque hizo esto?

Para causar el efecto – sinigual – de que estamos viendo una película hecha entre 1970 y 1971. Mención aparte, merece la fotografía. La cual muestra la belleza de la región noreste, toda nívea. En fin, Alexander Payne ya es, desde hace tiempo, un conocedor de la condición humana. Sus películas lo demuestran.

 

Tags:

Alexander Payne, Holdovers, Paul Giamatti, Sueño Americano, Temporada Navideña

Mas artículos del autor:

"Gareca, ¿Es el enemigo?"
"Mis películas favoritas Holdovers (2023)"
"Final de la Copa Libertadores: Diniz y el jogo bonito"
x