Juan Carlos Tafur

No le tocará fácil a Lady Camones

“Camones tiene frente a sí el gran desafío de cambiar los ámbitos de acción deficitarios y hacerlos prosperar. Por lo pronto, en dos aspectos cruciales: la fiscalización más severa del Ejecutivo y la extensión de reformas, como la política y electoral”

La gestión de Lady Camones como titular del Legislativo comienza con un rechazo de 51%, contrario a su elección, mientras el Congreso se halla con una aprobación de apenas 10%, según la encuesta del IEP publicada hoy en La República.

Hay muchos factores que explican semejante desenlace (un Congreso peor apreciado que un Ejecutivo mediocre como el de Castillo): desde los blindajes acometidos, la suavidad con el gobierno (le han pasado por alto casi todas), los escándalos recurrentes (el último, el del violador) y la inacción legislativa.

Camones tiene frente a sí el gran desafío de cambiar esos ámbitos de acción y hacerlos prosperar. Por lo pronto, en dos aspectos cruciales: la fiscalización más severa del Ejecutivo (interpelaciones, censuras, vacancia, adelanto de elecciones deben estar a flor de piel en el nuevo periodo legislativo) y la extensión de reformas, como la política y electoral.

El campo de las reformas no se agota en la bicameralidad y en la reelección. Como aparentemente va a haber tiempo por delante (a Castillo no lo van a vacar a menos que salgan cien mil personas a la calle a protestar), pues que el Congreso se aboque a desplegar una reforma política a fondo.

Se debe evitar la fragmentación partidaria en el Congreso (hoy hay trece bancadas), el transfugismo injustificado, regular el tema de la vacancia y de las cuestiones de confianza, regularse la responsabilidad del presidente de la República durante su mandato aumentando las causales del artículo 117, es decir, regular la posibilidad de un impeachment, y así muchas reformas, que sumadas a las electorales (controlar el financiamiento de partidos para evitar el avance de las mafias en la política, distritos electorales múltiples: quizás solo para la Cámara de Diputados), etc., generen la justa impresión de un Legislativo trabajando en temas de hondura.

E, insisto, el Congreso, dada la incapacidad del Ejecutivo para emprender cualquier reforma o política pública (es un régimen muerto, que solo va a sobrevivir), debería abocarse a una a dos reformas estructurales. He sugerido dos, pero, por supuesto, pueden ser otras: la reforma de la salud pública y del proceso de descentralización.

Se crean comisiones ad hoc, se convoca expertos y se desemboca en un cuerpo de leyes que luego el Pleno podrá aprobar y así mejorar dos aspectos críticos de la gobernabilidad del país. Ante la defección ineludible de un régimen delirantemente mediocre, desde la plaza Bolívar podrían hacerse cosas, que mejoren la percepción ciudadana sobre este importante y crucial poder del Estado.

-La del estribo: va en el teatro de Lucía, la obra La Poeta, interpretada por Norma Martínez y Fiorella Pennano. Es una obra del dramaturgo español David Planell, quien ha sido nominado cuatro veces a los premios Goya. ¡Que siga el teatro peruano prodigándose en locales y funciones! Una buena obra es una experiencia psicológica, emocional y cognitiva, inigualable.

Tags:

Congreso de la República, Lady Camones

Mas artículos del autor:

"La política degradada del Perú"
"Ejecutivo-Legislativo: una dupla destructiva"
"Un Congreso lamentable, que solo tiene una salida"
x