¿Cómo construir mi marca personal desde la empatía?

Si estás emprendiendo, reforzar tu imagen personal será necesario pues el público suele asociar una empresa emergente con su fundador.

Según un estudio elaborado por Venngage, una marca consistente aumenta su rentabilidad en 23%. Al construir una marca personal sólida, logras tomar mayor protagonismo en la industria en la que te desarrollas, mejoras tu reputación entre los reclutadores y directores, y das una impresión mucho más duradera y positiva en el networking presencial y online.

Cultivar tu imagen personal trae múltiples beneficios para ti y tus clientes. Expertos de HubSpot explican algunos de ellos:

1. Tus posibles clientes decidirán rápidamente si trabajar contigo

Al comunicar abiertamente tus perspectivas en tus distintas plataformas sociales para que el mundo las conozca, los potenciales clientes que se detengan a ver tus perfiles podrán decidir más fácilmente si se ven trabajando contigo. Algunas preguntas que pueden aparecer son: ¿es esta una persona en la que puedo confiar? ¿Trabajará conmigo de la forma que prefiero? ¿Cuál es su postura respecto a los problemas en la industria? ¿Cómo puede ayudarme a mejorar mi negocio? Busca que tu imagen responda a estas interrogantes.

2. Te distinguirá de la competencia 

Si decides definir y reforzar tu branding personal, podrás sobresalir entre quienes no cuentan con una imagen fuerte o llamativa, sobre todo en los sectores de competencia alta.

3. Estarás listo para iniciar tu propio negocio

Un branding personal sólido puede hacer más fácil tu transición hacia el emprendimiento. En la diferencia recae más de la mitad de la batalla con un nuevo producto o servicio y la gente suele asociar una empresa emergente con su fundador.

Empatía para la marca personal

Una de las herramientas para aterrizar esta virtud es el mapa de empatía. Se trata de un formato que se divide en seis partes en las que se incluyen preguntas que visualizan las necesidades del consumidor. El objetivo es ponerse en el lugar del cliente y puede ser diseñado en una hoja de papel o en formato digital. Las preguntas para completar la información de cada una de las divisiones son:

¿Qué piensa y siente el cliente?

¿Qué escucha el cliente?

¿Qué ve el cliente?

¿Qué dice y hace el cliente?

¿Cuáles son los esfuerzos del cliente?

¿Cuáles son los resultados del cliente?

Cada uno de estos elementos del mapa están relacionados con el cliente, y puedes plantearlos de forma interna, es decir, dirigidos hacia ti mismo, para encontrar los puntos fuertes de tu identidad y cómo estos pueden ayudar a tus clientes.

Si desea recibir noticias de SUDACA haga clic aquí para registrarse a nuestro Newsletter.

Tags:

Empatía, Marca personal, Negocio

Mas artículos del autor:

"6 claves para atraer inversionistas a tu proyecto"
"6 claves para atraer inversionistas a tu proyecto"
"Inteligencia emocional: Claves para cuidar a tu equipo"