Elecciones distritales: el retorno (¿triunfal?) de los malos conocidos

Juan Carlos Zurek, Antonio Mezarina, José Luis Huamaní y Óscar Benavides son algunos de los que quieren repetir el plato como alcaldes distritales. Algunos por tercera, otros hasta por quinta vez. Un repaso a sus denuncias y cuestionamientos deja en evidencia episodios de acoso sexual, agresiones físicas, usurpación agravada y denuncias de corrupción. Y a pesar de que el ‘no sabe/no opina’ duplica sus intenciones de voto, han aprovechado el pobre elenco de competidores para colocarse como favoritos.

“Esta es la elección del regreso de los exalcaldes, quienes quizá hayan visto un escenario favorable”, dice Omar Castro, gerente general de CPI. La encuestadora coloca a quienes ya ocuparon el máximo cargo distrital en posiciones expectantes, aunque ninguno pase del 20% en la intención de voto. “El bajo porcentaje responde más a un hartazgo del ciudadano respecto a su clase política. Toda esta etapa de incertidumbre y decepción de los políticos se está viendo en estos resultados. A nivel nacional estamos hablando de un 35 o 40% de personas que hoy manifiestan una indiferencia respecto a las elecciones”, añade Castro.

Este desencanto podría ser determinante para favorecer a estos viejos conocidos en distintos distritos de Lima, pese a que arrastran cuestionamientos, como denuncias policiales, observaciones de la Contraloría y en algunos casos hasta sentencias condenatorias. “Todos los que han sido autoridades afrontan una nueva elección con un rechazo que bordea el 30%, pero ahora, como estamos viendo esta indiferencia de la ciudadanía y no existe candidato que no haya sido autoridad y que se posicione con mejores expectativas, aparecen los exalcaldes para estar primeros o segundos”, apunta el gerente general de CPI. En Sudaca repasamos las hojas de vida no oficiales de algunos de estos.

BARRANCO: EL CANDIDATO DEL PUÑO

denuncia Mezarina
“No respondió ninguna de las preguntas y procedió a propinarle diferentes golpes de puños y patadas en diferentes partes del cuerpo”, se lee en esta denuncia contra Mezarina.

Antonio Mezarina ha sido dos veces alcalde de Barranco, pero no parece tener paciencia para recibir críticas. La tarde del 24 de agosto del año pasado, el también candidato Carlos González (39) se topó con Mezarina, en la cola para ingresar a la agencia del Interbank, ubicada en el bulevar del distrito. Cuando González sacó su celular y empezó a grabarlo para preguntarle sobre las irregularidades de su gestión, el exalcalde “no respondió ninguna de las preguntas y procedió a propinarle diferentes golpes de puños y patadas en diferentes partes del cuerpo, amenazándolo con atentar contra su integridad”.

Así se lee en la denuncia policial a la que accedió Sudaca. El ataque acabó cuando entró a tallar un agente de serenazgo que se encontraba en el lugar. Una hora después, Mezarina se acercó a la comisaría y admitió la golpiza, pero se excusó diciendo que González lo venía difamando en redes sociales y que, cuando lo grababa, repitió esas acusaciones. “Debido a eso, ocasionó que el recurrente reaccione y le propine un puñete en la cara”, se lee en el reporte de la PNP.

Mezarina hoy está puntero en las preferencias electorales con 15% de intención de voto. Pero es ampliamente superado por las personas que dicen que no votarán por ningún candidato y los que no precisan, quienes suman un 40,2%.

Un balance de su paso por el municipio puede reflejarse en el último informe que la Contraloría hizo de su gestión. Los auditores realizaron un análisis financiero que permitió determinar que en la gerencia de tesorería no se registraron los ingresos al módulo SIAF por falta de personal o sobrecarga laboral, lo que impedía “reflejar la real situación financiera de la entidad e imposibilita la toma de decisiones”. Tampoco se registraron oportunamente los ingresos que tiene la municipalidad por los servicios del estadio Chipoco. Era, en suma, el caos completo.

Mezarina
Mezarina y su puño en alto. A tener cuidado.

Los auditores descubrieron, además, que el sistema informático usado para la recaudación era totalmente vulnerable, pues no contaba con licencia ni manuales. Por último, advirtieron que la comuna no había contratado ninguna póliza de seguro de deshonestidad, lo que exponía a la comuna a no recuperar los montos si es que ocurría “un robo o autorobo”. 

No es lo único por lo que los barranquinos recuerdan a Mezarina. Durante su gestión se dio la irregular subasta del estadio Unión. Los funcionarios del exalcalde “determinaron el usufructo como modalidad de cesión del Estadio Unión al margen de la normativa legal”, se lee en un informe del portal Convoca. La actual gestión municipal, sucesora de Mezarina, anuló el contrato. Nos pusimos en contacto con el exalcalde, pero no respondió nuestros mensajes y llamadas.

LA MOLINA: FESTÍN DE ZUREK

Juan Carlos Zurek aspira a un tercer mandato en La Molina luego de ocupar el sillón municipal entre el 2010 y el 2018. Y parece cerca de conseguirlo. El ahora militante de Avanza País –-antes en Somos Perú– tiene el 20,5% de las preferencias en su distrito, seguido por Esteban Guerra García (Renovación Popular), con un 14,5%. En realidad, el gran ganador en La Molina por ahora es el “no sabe/no opina”, que tiene más del 40%.

zurek
Zurek, un hombre recordado por los cambios de zonificación.

Zurek ha protagonizado algunos casos emblemáticos –por lo escandalosos– en su gestión. En setiembre del 2016, el entonces burgomaestre de La Molina aprobó la creación de un nuevo cargo para el órgano de Control Institucional de la municipalidad, el de Asesor I, para el cual contrató a Marcela Mejía Franco, pareja de Edgar Alarcón, quien, para ese momento, era contralor general de la República.

Pero Zurek violó varias normas para aquella designación. Lo hizo, por ejemplo, sin de manera inconsulta, y “sin que este cargo cuente con un perfil de cargo, funciones generales ni específicas”, según advirtió la misma Contraloría. Mejía, además, no tenía estudios superiores. A pesar de eso, su sueldo ascendió a S/10,000. Para ese momento, además, tenía otro cargo en la OCI, el de asesora de gerencia.

Marcela Mejía se mantuvo en el cargo hasta mayo del 2017. Para ese momento ya se había embolsado S/80,300, gracias a la mano de Zurek. Un informe de Contraloría señala, además, que luego de ser retirada del cargo de Asesora I, Mejía siguió cobrando dos sueldos más, por más de S/16,000, a pesar de no tener contrato vigente.

La Contraloría le achacó responsabilidad penal al ahora candidato de Avanza País y a otros funcionarios de la comuna. “Los hechos anteriormente expuestos configuran la presunta responsabilidad administrativa, asimismo la presunta responsabilidad penal por la existencia de elementos que denotan la comisión de un delito”, se lee en el informe. En el Ministerio Público señalan que en este caso ya se formalizó la acusación, pero no precisan si finalmente Zurek está entre los acusados. El candidato no contestó nuestros mensajes.

contraloria
El cuestionamiento de la Contraloría por la contratación de la pareja de Edgar Alarcón.

El ahora candidato de Avanza País también enfrenta serios cuestionamientos a su gestión financiera cuando fue alcalde. Por ejemplo, entre el 2015 y el 2017, sus funcionarios permitieron pagos al gerente municipal y al secretario general excediendo el tope de ingresos mensuales, señala otro informe de la Contraloría.

El caos urbano también caracterizó a su gestión. Los cambios de zonificación fueron una constante y, según varias denuncias periodísticas, se hicieron para favorecer los negocios de su esposa, su hija y su hermano. El 2 de enero del 2016, por ejemplo, se publicó un decreto de la alcaldía que permitía el desarrollo de guarderías en la calle Las Azaleas, precisamente donde la hija de Zurek empezaba a construir su nido, My Little Rainbow. El asunto fue denunciado por ‘Hildebrandt en sus Trece’.

ATE: EL HOMBRE QUE ODIABA A LAS MUJERES

“Lesly, ¿por qué las mujeres serán tan brutas? No sirven para nada, solo para hacer felices a sus maridos”. El autor de esta frase –de acuerdo a una denuncia policial– es Óscar Benavides Majino, cuatro veces alcalde de Ate.

Benavides Majino
Benavides Majino, un misógino incorregible según los testimonios.

En estas elecciones apunta a regresar al sillón municipal y CPI lo ubica como uno de los favoritos con un 16,1% de intención de voto, apenas a 0,8% de Juan Dupuy (Alianza para el Progreso), quien va primero. El 41,1% de vecinos, sin embargo, no precisa candidato o no le gusta ninguno.

El pasado 28 de julio, L.L.V., quien hasta entonces trabajaba como su secretaria personal, acudió al Centro de Emergencia Mujer a denunciarlo por violencia psicológica. La mujer de 29 años contó allí que los insultos y frases misóginas que recibió se dieron desde que fue contratada, en noviembre del año pasado, hasta mayo de 2022.

Describió, por ejemplo, que el día en que le lanzó aquella frase que reseñamos al inicio, estaba en su local de campaña sentada en su escritorio. Benavides atendía, por su parte, una llamada personal. Cuando colgó, volteó a mirarla y lanzó el comentario.

Lo peor, como ya informó el dominical Panorama, fue el acoso sexual que vivió de parte del candidato. Cuando se ausentó a la oficina, luego de estar dos semanas enferma de covid-19, Benavides le hizo un comentario que casi la hizo llorar.  “Él me dijo: ‘Lesly, qué falta de confianza, me hubiera dicho, tú sabes que yo tengo la mano sanadora. Tú te echas desnuda en la cama y yo paso mi mano por todo tu cuerpo’. En ese momento, mis ojos se pusieron rojos, estaba por votar una lágrima y él me vio. Me dijo que me iba a dar el pago por mis semanas de ausencia”, recuerda la mujer, en comunicación con Sudaca.

medidas de proteccion
Medidas de protección dictadas a favor de la presunta víctima de Benavides.

Los comentarios sobre su cuerpo siguieron con frases que ella prefiere no recordar. Pero llegó un momento en que le ‘hizo el pare’ y le dijo que ese tipo de comentarios se los hiciera a su esposa. Fue luego de eso que se vino una ola de desplantes que la denunciante entiende como hostigamiento laboral. Un día, durante un evento en el comedor popular de Huaycán, Benavides volvió a hacer gala de sus modales y le espetó a la víctima: “Esta reunión es una mierda, lo que haces es una mierda”.

Hubo dos situaciones más. Una, con las madres de una olla común, donde el candidato le habría increpado: “¡Qué mierda te crees para aceptar cosas sin mi permiso!”, a pesar de que la mujer señaló que lo que había aceptado era algo que el mismo Benavides le solicitó. La última, en un evento posterior, donde Benavides le habría dicho “que era una tonta, que las mujeres no servían para hacer política”.

De todo esto tiene conocimiento su jefa inmediata, quien también trabaja en la campaña de Benavides. Pero no hizo nada. Quién sí actuó fue un juzgado de familia que ordenó medidas de protección a su favor.

machismo
Los mensajes de la víctima a Claudia Barnett, parte del equipo de Benavides, donde le advierte del trato machista del candidato. A la izquierda, se puede ver una foto del señor escribiendo un mensaje por el día de la eliminación de la violencia contra la mujer.

No es la primera vez que alguien señala el carácter agresivo de Benavides. A inicios de junio del 2018, en el último año de su última gestión en Ate, Vicenta Espinoza, actual presidenta de Huaycán, lo denunció por violencia psicológica. Era la única mujer en una reunión en la que se tocaban temas relacionados con el aniversario de la comunidad. Benavides, cuenta Espinoza, empezó a increpar a los dirigentes sobre algunas de sus gestiones.

La mujer, cansada de escuchar la perorata del alcalde, pidió la palabra y anunció que se retiraría. Fue entonces que el ahora candidato del partido de César Acuña estalló. “En ese momento, se levantó, se puso a mi lado a gritarme, me decía que qué me creía. Así que me paré, lo miré, le pedí que se controle y él siguió gritando. Él siempre fue arrogante, siempre ha actuado con esta prepotencia de desconocernos a nosotras las mujeres. Él tiene una fijación con las mujeres que se le van a enfrentar de tú a tú”, dice Espinoza, quien recuerda que, a una de sus antecesoras en el cargo, Benavides nunca quiso reconocerla.

De acuerdo con la presidenta de Huaycán, el cuatro veces alcalde de Ate ha sabido tejer sus redes clientelares entre las organizaciones del vaso de leche y comedores populares, además de consolidar a gente cercana a él en cargos de dirigencia no solo en Huaycán sino en otras juntas vecinales. “Les da dádivas, sobre todo a las cabezas, las convierte como en unos operadores y por eso se ponen sumisas”, comenta Espinoza. Llamamos a Benavides y le dejamos un mensaje, pero no respondió.

SURQUILLO: EL USURPADOR

José Luis Huamaní, sentenciado.
José Luis Huamaní, sentenciado.

El dos veces alcalde de Surquillo, Jose Luis Huamaní, también tienta a la suerte en estas elecciones. Según la última encuesta de CPI, tiene un 22,2% de intención de voto, muy por encima de su contendora principal, Sandra Gutiérrez, que apenas tiene 13%. Juntos, sin embargo, no igualan el 43% de personas que no votaría por algún candidato o no precisa sus intenciones. 

Pero si en las encuestas parece irle bien a Huamaní, no ocurre lo mismo en los pasillos del Poder Judicial. En 2018 fue condenado a cuatro años de prisión suspendida por el delito de usurpación agravada. La víctima era un humilde agricultor, posesionario de un terreno de más de 1,500 metros cuadrados situado en Santa Eulalia.

La historia data de septiembre del 2015, cuando la familia del agricultor fue amenazada por la esposa de Huamaní, que se presentó en el terreno junto a un efectivo policial. “Vamos a regresar y los vamos a sacar”, amenazaba la señora, según la denuncia. Un día después, un grupo de 50 matones entró al terreno y desalojó a las víctimas de manera violenta, haciendo disparos al aire e incluso quemando a una persona con agua caliente. “Huamaní es el dueño, no saben con quién se han metido”, se le escuchó decir a uno de los agresores. El Poder Judicial concluyó que había sido Huamaní quien había ordenado este salvaje atentado. Sudaca le dejó un mensaje al candidato, pero no recibimos sus descargos.

Huamani
Extracto de la denuncia por usurpación contra Huamaní. Su esposa amenazó a los posesionarios y al día siguiente hubo un violento desalojo perpetrado por 50 matones.

No son los únicos que quieren volver a ser alcaldes. Otros son Salvador Heresi, en San Miguel; Juan Navarro Jiménez, en San Juan de Lurigancho; Manuel Masías, en Miraflores; y Francis Allison, en Magdalena. Los últimos tres son de Alianza para el Progreso.

“La mayoría de las personas, a una semana de la elección, ve dos cosas: el local de votación y, segundo, el partido por el cuál van a votar. Y eso es porque los candidatos municipales como regionales suelen ir de elección en elección con un partido distinto. Entonces, la gente tiene intención de votar por equis, pero días antes recién averigua por qué partido postula”, dice Omar Castro.

**Fotoportada por Darlen Leonardo.

Mas artículos del autor:

"Elecciones distritales: el retorno (¿triunfal?) de los malos conocidos"
"Sinohydro: la próspera empresa china que enfrenta graves cuestionamientos en el Perú y en Ecuador"
"Jaime Bayly versus Latina: la pelea por ‘El francotirador’"
x