empresa familiar

¿Cómo lidiar con la incertidumbre política en una empresa familiar?

Ante la coyuntura electoral, Mariana Garland, presidenta de la Asociación de Empresas Familiares del Perú (AEF Perú) recomienda enfocarse en las áreas de diagnóstico para reconocer a tiempo el impacto que cualquiera de los resultados pueda tener en la organización.

A la emergencia sanitaria y la crisis económica generada por la pandemia, se suma ahora el escenario de incertidumbre política que se manifiesta con cada proceso electoral. Mientras que, por el lado de los consumidores suele haber menos propensión al gasto, del lado de las empresas las posibilidades de inversión se retraen.

De acuerdo a un sondeo de SAE de Apoyo Consultoría, realizado a 300 empresas, la confianza para invertir se deterioró pasando de 3 puntos en febrero a -27 puntos en abril, el nivel más bajo registrado desde el inicio de la pandemia. Además, el 75% de ejecutivos indica que sus empresas están optando por aplazar algunas decisiones de inversión de corto plazo.

Para las empresas familiares, que representan el 80% de las empresas del país, esta coyuntura tiene efectos directos sobre las operaciones que ameritan ser evaluados. Según Mariana Garland, presidenta de la Asociación de Empresas Familiares del Perú (AEF Perú), en medio de la incertidumbre, conviene aplicar al menos cinco recomendaciones:

  1. Diagnóstico de la situación. Es muy importante que las áreas encargadas de la empresa detecten y reconozcan las posibles consecuencias. Este aspecto es vital, ya que desde allí se puede buscar una solución adecuada y evitar incurrir en una mala gestión. Así, se agilizará el proceso de toma de medidas, que puede conllevar a invertir demasiado tiempo.
  2. Entender el impacto. Del mismo modo que se necesita un análisis de la situación, se requiere trabajar en un examen de la organización a nivel interno. Esto quiere decir que se deben reconocer las fortalezas y debilidades que la empresa puede tener para cada escenario posible para actuar con previsión.
  3. Visión global y de futuro. De acuerdo con la especialista, lo más importante es prever la multiplicidad de escenarios y reconocer las oportunidades y los aliados que se encuentran a nivel local y global. De este modo, los planes de contingencia pueden incluir acciones como la diversificación o el ahorro estratégico para cuando las situaciones se vuelvan tangibles.
  4. Invierte de forma prudente. En escenarios de incertidumbre, es común que las empresas reduzcan sus inversiones. Sin embargo, no es recomendable detenerlas por completo, pues muchos planes de crecimiento se pueden ver seriamente afectados. Por ello, es recomendable elegir estratégicamente las áreas donde se invertirá, siempre de forma prudente.
  5. Mantenerse firme en la decisión. Una vez que se haya adoptado una posición, es recomendable no perder el enfoque. Si se realizó un diagnóstico correcto, evaluando las alternativas para resolver el problema, es poco probable que la decisión conlleve a malas gestiones, salvo que en el camino surja una alternativa considerablemente más adecuada.

Para Garland, es necesario que las empresas – especialmente las empresas familiares- generen espacios para revisar constantemente sus lineamientos y analizar las tendencias regulatorias y de los mercados, ya que son aspectos claves al momento de la toma de decisiones. De este modo, se podrá asegurar la estabilidad y crecimiento de las organizaciones.

Si desea recibir noticias de SUDACA haga clic aquí para registrarse a nuestro Newsletter.

Tags:

AEF Perú, empresas familiares, Incertidumbre política

Mas artículos del autor:

"¿Cuántas formas hay de utilizar el bitcoin y otras criptomonedas?"
"¿Cómo planificar la campaña navideña que se viene?"
"¿Cómo aprovechar cuando su marca se hace “viral” involuntariamente?"