Nuevo jefe

¿Cómo presentar a un nuevo jefe y hacer un buen cambio de mando?

La transición de un líder a otro siempre debe comunicarse al equipo y, para Tania Guimac, psicóloga organizacional y docente de la Universidad de Piura, este proceso debe ser impulsado por la persona que deja el cargo, en la forma más objetiva y abierta posible

En momentos de crisis es común que haya cambios en las estructuras de las organizaciones y eso involucra a los líderes de las diversas áreas, que pueden irse a otras posiciones o dejar la organización por nuevas oportunidades. Al margen de las motivaciones, ese dinamismo afecta a todo el grupo de trabajo.

 

Por ello, Tania Guimac, psicóloga organizacional y docente de la Universidad de Piura, aconseja informarlo siempre antes de que se produzcan los rumores y, de ser posible, que el líder saliente sea parte de este proceso para generar confianza.

 

“Si yo soy el jefe que va a salir y va a venir otro, lo primero es conversar con mi equipo, con las personas con las que he trabajado, para poder explicarles las razones por las que he decido dejar la organización y también contarles un poco sobre la nueva persona. Esto puede ser un anuncio de equipo o puede darse de manera personal con cada uno ellos”, indica.

 

Una vez que se ha dejado en claro las razones, es importante hablar con el equipo sobre la nueva persona, sobre la cual es preferible contar con la información básica que responda a la pregunta: ¿quién es? Si ha estado antes en la organización o no, y si su perfil laboral o académico está alineado con la empresa. En esta descripción general hay que ser lo más objetivo posible.

 

“Las percepciones es mejor dejarlas de lado para que el equipo se forme sus propias impresiones, porque si transmito, como jefe actual, esas percepciones, estaría sesgando la visión del equipo y les quitaría el derecho a que ellos puedan conocer a esta nueva persona abiertamente”, advierte.

 

Forjar los lazos de confianza

Realizar esta primera comunicación de forma abierta, permite reducir la incertidumbre que es común a cualquier cambio en el esquema de la organización. Guimac precisa que, si este proceso no se lleva a cabo adecuadamente, puede ser incluso el inicio de una fuga de talentos porque la relación entre los jefes y su equipo a veces es bastante cercana.

 

“Es preciso recordar que uno de los principales vínculos es la interacción que lleva el jefe con el equipo, entonces la comunicación contribuirá a que la brecha y el cambio de un jefe a otro no sea tan abrupta”, comenta.

 

Lo más recomendable es que esta introducción del nuevo jefe al equipo se haga siempre, aunque la persona que ingrese a ocupar el cargo sea alguien ascendido y no necesariamente venga de otra empresa. “Si es alguien que viene de otra organización, se requiere un esfuerzo mayor, porque la adaptación a la cultura probablemente le cueste más”, asegura.

Si desea recibir noticias de SUDACA haga clic aquí para registrarse a nuestro Newsletter.

Tags:

CEO, Liderazgo, Nuevo jefe

Mas artículos del autor:

"Coaching: ¿Cómo superar la inseguridad personal?"
"5 ventajas de formarse profesionalmente en una Startup"
"Emprendedor: ¿Qué tener en cuenta para exportar a EEUU?"