Tensión laboral: ¿Cómo limar asperezas con los compañeros de trabajo?

Cuando afrontes el problema procura adoptar una actitud profesional y madura. Compórtate de forma educada, sincera y franca.

Las relaciones laborales no son siempre positivas y en algunos casos pueden tender al conflicto. Alejandro Rodríguez, psicólogo social, explica que los problemas laborales suelen originarse por cuatro factores. Se trata de la necesidad de interdependencia, diferencias en la forma de trabajar, diferencias individuales y problemas de liderazgo.

 

Si actualmente te encuentras en un momento difícil con un compañero de trabajo, aquí algunas recomendaciones que puedes tomar en cuenta para limar las asperezas y mejorar el ambiente y la dinámica:

 

Conversa con esa persona: Muchas personas evitan resolver los problemas y prefieren simplemente ignorar, pero esto puede traer mayores consecuencias. Pon las cartas sobre la mesa y conversa abiertamente con esa persona de lo que está sucediendo. Procura hablar en privado y expón con calma el problema, pregúntale si tiene algún conflicto contigo y pídele que te explique de qué se trata para resolverlo de la mejor manera. Si bien hacer esto puede sonar bastante evidente, muchas personas evitan decir lo que sienten. 

 

Cuida de ti mismo: Tener conflictos sin resolver puede impactar directamente en nuestra autoestima, pues no solucionar un problema latente nos puede generar sensación de frustración. No te critiques, no seas duro contigo mismo por lo que esta sucediendo. Procura adoptar una actitud de proactividad y solución de problemas.

 

Analiza tu posición en el problema:  Revisa tu propio comportamiento con esa persona, y reflexiona si has hecho o dicho algo que haya podido generar un conflicto. Pregúntate si estás teniendo un comportamiento pasivo-agresivo. Puedes además confiar en algún otro compañero y pedirle que te cuente su perspectiva de la situación.

 

No lo tomes personal: Es posible que tu compañero de trabajo esté pasando por algún tema externo que lo tiene con una actitud distinta. No significa necesariamente que sea un problema contigo. Al conversar con esa persona, extiende tu mano de ayuda y pregúntale cómo apoyarlo.

 

Sé profesional: Cuando afrontes el problema procura adoptar una actitud profesional y madura. Compórtate de forma educada, sincera y franca. Trata de mantener tus emociones bajo control, y no respondas de manera impulsiva ni te dejes llevar por estallidos emocionales. Recuerda que lo que estás buscando es resolver el conflicto para trabajar en paz y armonía.

Mas artículos del autor:

"¿Cómo liderar tus emociones y sentir plenitud?"
"Gestión del talento: ¿cuáles son las tendencias hacia el 2022?"
"“En el Perú no hemos creado un ambiente que permita resolver la mortandad de las Mypes”"