malaga entrevista

Edward Málaga: “El Partido Morado atraviesa una crisis profunda”

El congresista justifica la decisión de sus colegas Flor Pablo y Susel Paredes de integrarse a una nueva bancada, y explica sus razones para no sumarse al mismo grupo. Niega que haya habido una bronca o ruptura, pero sí critica la falta de coordinación entre la dirección del partido y sus tres congresistas. “De cara al futuro habría que ver una recomposición del partido”, opina.

¿Por qué dos de los tres integrantes del Partido Morado decidieron formar una bancada sin que usted sea parte?

No tener vocero ni derecho a presidir comisiones limita el trabajo congresal. Por eso intentamos durante el año pasado formar una bancada. ¿Por qué con esos congresistas? Si quieres formar una nueva bancada, tienes que buscar gente que esté saliéndose de otra o esté como no agrupada, y ese universo siempre ha sido limitado. Entonces, va a ser muy difícil elegir. Vas a tener que hacer concesiones, porque cada congresista va a tener un pro y contra. Además, es una decisión difícil, porque estás asumiendo los pasivos de una persona. ¿Por qué ellos? Porque estaban disponibles y dispuestos. No especularía con razones ideológicas. Yo no estoy porque tomé la decisión de no sumarme. Estuvimos los seis reunidos en el despacho de Flor Pablo y, a las cinco de la tarde, había que entregar el papel y me hubiera gustado tener más días de reuniones con los colegas para saber sus posturas ante temas como la salida a la crisis, reforma política, bicamercalidad, etc. Aunque hice las preguntas del caso, no era suficiente para tomar una decisión. No hay una ruptura ni una bronca, como se especula. Los tres seguimos siendo los congresistas electos del partido.

Si no hubo bronca ni ruptura, ¿por qué luego salió un comunicado del partido señalando que la decisión no había sido coordinada ni acordada con los miembros del Comité Político?

Ahí no tengo mucho para decir. No he participado en ninguna comunicación de ese chat [en el que Flor Pablo y Susel Paredes comunicaron su decisión] ni estoy incluido. Solamente sé que la coordinación entre congresistas y el Partido Morado no ha sido muy eficiente desde que iniciamos nuestra labor. Lo atribuyo a falta de coordinación

El Partido Morado sólo tiene tres congresistas, ¿por qué fue tan difícil que exista una mejor comunicación con un grupo tan pequeño?

Como todas las agrupaciones políticas, el Partido Morado atraviesa una crisis profunda a raíz de la derrota en las elecciones. La presidencia del partido, que estaba en manos de Julio Guzmán, básicamente se desvaneció junto con el comité ejecutivo nacional y el comité político. Toda la directiva del partido sufrió con este vacío de poder. Mientras se recomponía el partido hubo una pérdida de contrato con los congresistas. Luego, el partido también ha tenido sus batallas propias, como conservar la inscripción y, ahora, está enfocado en las elecciones regionales y municipales.

¿Pensar en otras elecciones mientras no puede establecerse una comunicación adecuada con los actuales congresistas del partido no es irresponsable?

No sé si irresponsable, pero lo considero un  error político. Si lo único que tienes son tres congresistas, habría que darle la importancia al caso y trabajar con ellos. Pero esto es de ambos lados. Ha sido una situación de desorden en la que no ha sido fácil lograr una comunicación eficaz ni de un lado ni del otro. Considero que, con respecto al Congreso, ingresaron tres parlamentarios con un vínculo muy reciente. Yo fui invitado y mis colegas, Flor y Susel se habían afiliado muy poco antes. Entonces, el problema es que no ingresaron congresistas formados por el partido que representen y sean voceros de la ideología del partido. Porque eso le hubiera ayudado para una relación mucho más fluida entre bancada y partido.

¿Le interesa seguir vinculado al Partido Morado cuando termine su periodo en el Congreso?

Creo en los partidos, pero los partidos políticos en el Perú están todos en crisis, muy venidos a menos, muy asociados a caudillismos y a liderazgos de clanes familiares. Por eso, yo no soy muy afecto a los partidos actuales y, por eso, tampoco he decidido integrar una bancada. Cuando opté por el Partido Morado lo hice con la intención de aportar desde el Ejecutivo en la agenda de ciencia y tecnología. Se me insistió que era positivo hacerlo desde el congreso, pero todo salió mal. La decisión de ir con el Partido Morado fue porque era un partido joven que había tratado de construir eso que debe ser un partido político. Todo hubiera ido bien si no caía en esta crisis tras el resultado electoral.  De cara al futuro habría que ver una recomposición del partido. No soy una persona con carrera política previa, no soy una persona que antepone ideologías. Me considero un libre pensador. Estoy dispuesto a servir desde donde se pueda. Si el Partido Morado se recompone será interesante considerarlo.

¿Cuál cree que será su rol en el Congreso ahora que no integrará una bancada?

De momento no tengo intenciones de formar una bancada. Justamente porque asumir una bancada propia significa asumir los pasivos de tus colegas. Además, la militancia que votó por mí se confunde si ven que estoy con alguien de Alianza para el Progreso, Perú Libre o Avanza País. Me parece más importante mantener mi perfil basado en independencia, principios y valores que priorizar la conveniencia de integrar una bancada. 

Héctor Acuña, quien integra la nueva bancada de las congresistas del Partido Morado, tuvo declaraciones desafortunadas sobre el caso de una trabajadora del Congreso que denunció haber sido víctima de violación. ¿Flor Pablo y Susel Paredes pierden más de lo que ganan formando una bancada con alguien así?

En este caso no sé si es más una pérdida que lo que ganan. Porque ganan mucho hacia adentro en cuanto a lo que son capaces de hacer en el Congreso teniendo vocería y comisión. Eso les permite una acción política de mayor impacto que va a revertir en su imagen. A la larga, en una bancada puedes trabajar más eficientemente y revertir estos pasivos. No me atrevería a decir que es una pérdida más que una ganancia, pero definitivamente es un pasivo. Es un momento incómodo que tienen que justificar y encontrarle una solución. Flor Pablo ha planteado que todos los integrantes de la bancada van a aprender sobre enfoque de género. Te obliga a hacer cosas que normalmente no necesitarías hacer y eso más que una pérdida lo considero un obstáculo.

¿No es contradictorio que representantes del Partido Morado, que planteaba ser una opción moderna alejada de pensamientos machistas y misóginos, establezca una alianza con un personaje que tiene ese tipo de declaraciones?

Sí, absolutamente. Es una incongruencia que concierne a todas las tendencias ideológicas. Veamos las incongruencias de la derecha con la oposición torpe y las de izquierda que ha cogobernado y defendido a ultranza al presidente Castillo. Lo que quiero decir es que todo es reflejo de una crisis extendida a todos los espectros ideológicos, no es un tema del Partido Morado. Todo partido y todo político cuando toma una decisión en un momento tan crítico como este va a asumir pasivos, va a tener que hacer concesiones que no están en la línea de la coherencia. Nadie es 100% coherente. Si lo fueras le estarías restando importancia a la razón y al pragmatismo. Son temas delicados que no tienen respuesta en blanco y negro.

¿Por qué el Partido Morado no pudo aprovechar la buena imagen que dejó el expresidente Francisco Sagasti para tener mejor suerte en las elecciones?

Decisiones políticas erradas que se tomaron durante la campaña. Por ejemplo, romper el vínculo entre el presidente y el partido. Una vez que Sagasti asumió, se dijo que él no quiso tener una relación con el partido y el partido también tomó la decisión de no involucrarse. Esa decisión, que podría parecer principista, jugó en contra. Porque, si tienes una persona con alta aprobación, eso debería impactar en la imagen de ese partido de cara a las elecciones y no fue el caso porque hubo un desmarque y un deslinde muy difícil de entender.

¿Por qué el expresidente Sagasti no se acercó al Partido Morado tras culminar su mandato?

No tengo una respuesta a eso. No soy vocero, miembro ni fundador del  Partido Morado. No puedo hablar por ellos. Pero sí te diré que, efectivamente, no hay una identificación del expresidente Sagasti hacia afuera con el partido. A mí también me llama la atención. Cuando habla en público no lo hace a nombre del partido y el líder del partido tampoco hace referencias a Sagasti. Ahí también vas a ver una manifestación de la mala comunicación a nivel político y eso nos afecta a todos.

Como congresista del Partido Morado, ¿pidió una explicación para estos hechos?

En los primeros seis meses de nuestra gestión hice preguntas, pero teníamos el problema de la comunicación. No había con quién comunicarse. Hacía preguntas, pero no había respuestas.

¿Cómo era la comunicación en época de campaña?

La primera parte de la campaña hubo una comunicación muy eficaz. Teníamos un aparato partidario que convocaba reuniones diarias, se hablaba de estrategias y había acciones conjuntas. Pero, ya en la recta final de la campaña, cuando el candidato estaba muy desacreditado por el incidente del incendio y se veía que sus números bajaban en las encuestas, entonces se vio un declive y el partido entró el modo emergencia y toda esa organización tan meticulosa fue dejada de lado. 

Uno de los puntos característicos de su campaña para ingresar al Congreso fue la importancia que le daba a la ciencia y tecnología, ¿qué lugar ocupan actualmente en el Legislativo?

Un lugar muy pobre. La crisis política ha tomado tal dimensión que ha eclipsado la posibilidad de trabajar agendas temáticas. Ha sido muy difícil trabajar por la ciencia en un clima de ingobernabilidad. Fue muy frustrante ver que en la comisión nos hemos concentrado en la creación de un ministerio de ciencia por pedido de Pedro Castillo y no porque él crea en su importancia sino por cumplir una promesa hecha en campaña a Modesto Montoya  a cambio de votos de científicos.

**Fotoportada por Darlen Leonardo

Tags:

Congreso, Edward Málaga, Partido morado

Mas artículos del autor:

"“¿Quién te recomendó?”: los extraños filtros para contratar del Minedu"
"Rafael López Aliaga y su falso patrullero"
"Un aumento de sueldos irregular en Cenfotur"
x