Cristian Rebosio

“Nunca hubo tanta anchoveta como desde el comienzo del siglo XX”

Sudaca conversó con el investigador francés Arnaud Bertrand sobre la situación de la anchoveta en el Perú y la industria pesquera

Sudaca conversó con el investigador francés Arnaud Bertrand, ecólogo pesquero e investigador senior del Instituto de Investigación para el Desarrollo de Francia sobre el presente de la anchoveta en el Perú y los aspectos a tener en cuenta para la industria pesquera.

El doctor Bertrand, durante su estadía en el Perú, participó en la Unidad de Investigación del IRD “Explotación marina de ecosistemas”, a cargo del Sistema de la Corriente de Humboldt del Instituto del Mar del Perú; y es Profesor honorario de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos desde 2009.

¿Cómo se podría describir la situación actual de la anchoveta?

Tenemos la visión de un sistema muy productivo de anchoveta. Pero tenemos que considerar que esta abundancia enorme ocurre solamente desde el comienzo del siglo XX. Estamos en un periodo excepcional si consideramos los últimos cien mil años y eso es fundamental para comenzar a pensar lo que pasa hoy en día.

Actualmente, ¿podemos afirmar que la biomasa de anchovetas de mantiene estable y saludable?

La biomasa varía a diferentes escalas de tiempo, escalas de miles de años, pero también de forma interanual y más que nada en relación con el clima. El problema es que el clima está cambiando y eso hace que estemos entrando en un clima inédito para el planeta. Mirar el pasado nos ayuda a pensar un poco lo que puede pasar en el futuro o en el presente. Si consideramos la biomasa actual, es cierto que es altamente variable, pero se mantiene a un nivel relativamente alto. No estamos en los niveles muy altos que vimos en algunos periodos, como los años sesentas, pero la biomasa de anchoveta no es baja.

¿Cuánto durará este periodo excepcional?

A la luz de los últimos cien mil años, nunca hubo tanta anchoveta como desde el comienzo del siglo XX hasta la actualidad. Todo da a pensar que algún día este periodo va a acabar, pero no podemos saber si será dentro de uno o cincuenta años. Lo único que podemos decir es que ello va a ocurrir. 

¿Qué está ocurriendo con el tamaño de la anchoveta?

Hay un tamaño menor de las anchovetas y eso puede ser debido a diferentes factores. Es lo que también se observa para la sardina en el sur de Francia. Observamos una disminución de la talla de la sardina y lo más probable es que se deba una reducción de la calidad de las presas. La presa más importante para la anchoveta son los ‘eufausidos’ (el krill) que son pequeños camarones que viven en alta mar y, para tener acceso, la anchoveta tiene que poderse distribuir fuera de la plataforma continental, porque son especies migratorias que hacen migración vertical. Durante la noche están en la cámara superficial y las anchovetas pueden alimentarse de ellos y, durante el día, van a estar a dos o tres cientos de metros de profundidad. Si la anchoveta está distribuida dentro de la plataforma, no tiene acceso a este alimento que es muy rico en términos de energía y omega 3. Cuando las condiciones son favorables y las aguas costeras frías se extienden mar adentro, entonces la anchoveta tiene acceso. Lo que vimos durante los últimos años fue un Niño costero que duró mucho tiempo con condiciones que parece que hicieran que la anchoveta no tenga mucho acceso a las aguas más allá de la plataforma continental y entonces tuvo menos acceso a los eufausidos.

¿Qué otras consecuencias dejan estas condiciones cálidas?

La zona favorable para la anchoveta son las aguas costeras frías. Cuando tenemos condiciones cálidas, esta zona favorable está restringida cerca de la costa. Tiene menos acceso a alimento energético y un hábitat reducido lo que es desfavorable. Pero eso varia cuando viene la Niña y la anchoveta puede extender mar adentro. Si, como está previsto, viene La Niña, las condiciones van mejorar pelo menos unos meses. Pero es imposible saber lo que pasara después de unos meses. Sin embargo tanto los modelos que el estudio de las fluctuaciones durante los últimos 140 000 años indican que vamos hacia condiciones desfavorable para la anchoveta con una distribución más restringida hacia la costa.

¿Es un problema que la anchoveta tenga una talla menor?

Es difícil hablar de riesgos o peligros. Sin embargo, una anchoveta con menos grasa es menos eficiente para reproducir y está un poco fragilizada. Puede ser más abundante, pero, como tiene menos grasa, los huevos tienen menos reservas. Si vienen condiciones desfavorables, tienen menos condiciones de resistir a un choque ambiental. No está necesariamente en riesgo, pero es más fragilizada. No significa que no se pueda explotar, pero hay que tener más cuidado porque la población es menos resistente.

Se ha observado que existe un elevado porcentaje de tallas chicas, ¿debería reducirse la talla mínima de captura?

Estudios muestran que, en lugar de explotar solo a los individuos más grandes, puede ser mejor explotar todas las tallas. Es decir, explotar también a los individuos menores. Se dice eso porque cuando se explota solo a los mayores eliminamos del mar a los mejores reproductores. En el caso de la anchoveta habría que pensarlo un poco y ver si es posible. Parece que hay argumentos para considerar esta opción, pero no quiero decir sí o no.

Teniendo en cuenta las diferencias que existen en la costa peruana entre la zona norte, centro y sur, ¿debería modificarse la restricción de las cinco millas?

Me parece que es esta restricción es muy importante porque en las primeras cinco millas hay pesca artesanal y muchas familias dependen de eso. Socialmente para el Perú es importante conservar este límite. La zona sur del Perú es particular. Primero, la plataforma no es tan importante y también el sistema es un poco más dinámico.

¿En el futuro podríamos tener anchovetas todavía más chicas?

El conocimiento científico actual no predice que la talla de la anchoveta será mucho menor. Lo que mostramos en un estudio publicado en la revista Science es que cuando hubo el último periodo cálido del planeta, hace ciento treinta mil años atrás, había muy poca anchoveta, pero dominaban peces pequeños. Entonces, el conocimiento de la ciencia invita a pensar que el tamaño de la anchoveta no se va a reducir mucho más. 

¿Qué se debe tener en cuenta para garantizar la sostenibilidad del recurso?

Lo que estoy hablando de lo que pasó en el pasado y puede pasar en el futuro, el IMARPE lo sabe. Luego, para la anchoveta en ecosistemas de afloramiento, como tenemos frente al Perú, el clima es el motor principal. Lo que siempre aconsejo es considerar que, a largo plazo, la biomasa va a ser reducida y se debe aprovechar mejor lo que hay en el momento. Si tenemos una biomasa importante, podemos pescar. Lo bueno es que en Perú hay un monitoreo excepcional y un manejo adaptativo que permite adaptar a los cambios de situación, pero los industriales saben y tienen que prepararse para algún día tener una biomasa menor. En esta condición hay obviamente que pensar en un mejor aprovechamiento de la anchoveta para el consumo humano directo.

Tags:

anchoveta, Perú, pesca

Mas artículos del autor:

"Una investigación bajo sospecha"
"¿Coimas municipales?"
"El infiltrado inesperado"
x