La Constitución del futuro con ideas del pasado

La tendencia en favor de una nueva Constitución viene mostrando un crecimiento innegable. Sin embargo, la reciente encuesta de IEP despierta preocupación por la simpatía que parece despertar en la población la posibilidad de una Constitución con las ideas más radicales del pasado. Sudaca ha conversado con especialistas para conocer la razón de estas preferencias y sus consecuencias.

A más de un mes de la llegada de Dina Boluarte a la presidencia, las manifestaciones en contra de su gobierno no cesan y, durante estas jornadas de protestas, algunas consignas se han vuelto recurrentes en diferentes regiones del país. Además de exigir la salida de Boluarte de Palacio de Gobierno y el cierre del Congreso, para estas multitudes también es visto como necesario que se realice un referéndum sobre la Asamblea Constituyente. Durante la realización de los informes titulados LA LÓGICA DETRÁS DE LAS PROTESTAS SOCIALES y CUSCO EN SU SEMANA MÁS CRÍTICA, Sudaca pudo comprobar que, para los líderes de las agrupaciones que hoy se encuentran en las calles, este pedido es de suma importancia.

La propuesta de una Asamblea Constituyente que permita cambiar la Constitución actual que data de 1993 tomó especial protagonismo durante las elecciones de 2021 debido a que era una de las banderas que defendía Pedro Castillo y Perú Libre. Sin embargo, con Castillo fuera de la presidencia, esta iniciativa parece haber tomado más fuerza. Según una reciente encuesta realizada por el Instituto de Estudios Peruanos (IEP), el 69% manifestó estar de acuerdo con la convocatoria de una Asamblea Constituyente. Este número supera por mucha diferencia al 47% que se había manifestado a favor en mayo del 2022.

¿CÓMO PASÓ?

Arturo Ayala del Río es subsecretario general de la agrupación política Patria Roja y uno de los más firmes militantes del cambio de Constitución. «Patria Roja fue el primer partido que señaló la necesidad de una nueva Constitución apenas cayó la dictadura fujimorista. Desde el año 2001 levanta esta propuesta», comenta a Sudaca.

Para Ayala, «el Perú necesita una refundación urgente y las bases institucionales del neoliberalismo que parten de la Constitución de 1993 están totalmente agotadas» y pronostica que el pedido por una Asamblea Constituyente «va a cobrar más fuerza porque es una salida a largo plazo». Además, considera que sí es pertinente impulsarla en este contexto de convulsión social al considerarla como« una salida dialogante y democrática» al momento que atraviesa el Perú.

La encuesta realizada por IEP también arrojó información que llamó la atención sobre los puntos que la población estaría interesada en incluir en la nueva Constitución. La pena de muerte, el servicio militar obligatorio y la clara oposición a derechos como el matrimonio igualitario y el aborto legal fueron algunas de las más resaltantes.

Al respecto, Ayala señala que «no hay que tenerle miedo al pueblo», que se le puede dar debate a los grupos conservadores y que el temor a una Constitución con estas características «parte de la lógica de que el pueblo no sabe elegir y son unos salvajes».  «Si partimos de la lógica que esto sí o sí será un producto retrógrado será un insulto al pueblo peruano», agrega Arturo.

Para el analista político Mauricio Saravia, estos resultados son producto de las constantes crisis políticas que ha atravesado el país durante los últimos años sin una respuesta de la clase política dominante y esto «ha ido exacerbando el sentimiento de un cambio profundo que se materializa vía Asamblea Constituyente». «Si ya estamos intentando todo, por qué no vamos un poco más allá», explica sobre la lógica detrás de esta tendencia que se muestra en aumento.

Además, Saravia considera que fue la oposición la encargada de poner a la Asamblea Constituyente en la agenda política del Perú. «No siento que desde el oficialismo, cuando Pedro Castillo era presidente, se haya tomado en serio el asunto y más bien la oposición lo puso en agenda», comenta el analista político.

Sobre las iniciativas con las que un sector se muestra a favor para la nueva Constitución, Saravia indica que «la gente lo que quiere es un Estado fuerte y autoritario» y agrega que esta preferencia siempre ha existido debido a que en Perú «tenemos una visión muy autoritaria de la relación del ciudadano y Estado».

«No creo que haya un proyecto serio de una Asamblea Constituyente», cuestiona Saravia y señala que incluso la izquierda progresista de Nuevo Perú no está «tomándose muy en serio el tema de la Constituyente» y se está abordando pensando más en el capital político que se quiere acumular al apoyar este tipo de propuestas.

¿DERECHOS EN PELIGRO?

Alonso Gurmendi, especialista en derecho internacional, señala que «el Pacto de San José establece que cuando un país elimina la pena de muerte ya no puede regresar» y advierte que, aunque se podría incluir, «terminaríamos con una constitución que viola estándares internacionales». 

Aunque salir del Pacto de San José es una posibilidad, que tanto sectores de la derecha como izquierda han planteado en diferentes momentos, Gurmendi considera que esto sería una decisión grave debido a que «genera una situación de desamparo de la población. No va a tener recursos en instancias internacionales para resolver cualquier injusticia o violación de derechos humanos» y agrega que «debe preocupar un Estado que no se sienta restringido por el trato que le da a sus ciudadanos».

«Hoy en día. el matrimonio igualitario no está prohibido a nivel constitucional en el Perú. Hay una restricción legal en el código civil, pero no en la Constitución. Tal como está la opinión pública es posible que una alianza de la izquierda y derecha conservadora establezcan una prohibición en la Constitución», señala el abogado sobre algunos de los posibles escenarios que afrontaría el país teniendo en cuenta algunas de las tendencias mostradas en las encuestas.

El aumento de peruanos a favor de una Asamblea Constituyente es innegable. Sin embargo, el aparente descuido de las agrupaciones políticas al señalar con claridad los puntos a cambiar parece haberle abierto la puerta a los sectores más radicales y conservadores del Perú para instalar sus ideales.

Tags:

Nueva Constitución

Mas artículos del autor:

"Juan Carrasco y millones de sospechas"
"La cortina misteriosa"
"El exministro chuponeador"
x