Juan Carlos Tafur

Al menos tres reformas

"El Congreso tiene tiempo de abocarse a realizar algunas reformas cruciales, más aún si se tiene en cuenta que el Ejecutivo no va a hacer nada, más que copar el Estado con funcionarios mediocres y corruptos"

Ya que la vacancia y el adelanto de elecciones no se van a dar, el Congreso tiene tiempo de abocarse a realizar algunas reformas cruciales, más aún si se tiene en cuenta que el Ejecutivo no va a hacer nada, más que copar el Estado con funcionarios mediocres y corruptos, destruyendo la mayor cantidad de instituciones que ya habían adquirido, algunas de ellas, cierto nivel de eficacia al cabo de los años.

1.- Reforma política y electoral. Debe mejorar sustantivamente la representación parlamentaria. No solo crear las dos cámaras, sino permitir la reelección y construir una malla de distritos electores múltiples. Además, reajustar los términos de la vacancia por incapacidad moral o las cuestiones de confianza como mecanismo de disolución del Congreso. Pensar en la renovación parcial del Legislativo. Formar, en todo caso, una comisión ad hoc que se aboque a ello y no seguir la senda actual de marchar al tuntún de acuerdo a iniciativas particularísimas de algunos miembros del Congreso.

2.- Regionalización. Es uno de los procesos políticos más necesarios en un país históricamente centralizado como el Perú, pero a la vez uno de los peores experimentos institucionales emprendidos. Alejandro Toledo, el responsable de su puesta en marcha, creó un Frankenstein, que solo ha generado burocracia inútil, despilfarro financiero y gran corrupción, además de la inexistente provisión de los servicios básicos que los pueblos no capitalinos han esperado durante siglos y que no han visto ni de cerca en estos más de veinte años del peor proceso de reformas emprendido durante la transición post Fujimori.

3.- Salud Pública. Uno de los rasgos de calidad de vida y dignidad ciudadana en el mundo es la provisión universal de un servicio de salud pública para los pobres, para aquellos que no pueden pagar una clínica privada o un seguro médico. El desastre conjunto de EsSalud y el Minsa requiere una cirugía mayor y cambios normativos importantes, que pasan por el Congreso. Fórmese una comisión de expertos que debata seriamente qué hacer con el entuerto y que se apruebe un paquete legislativo que remedie el problema. Recursos hay en el sector -se han multiplicado varias veces en las últimas décadas-, pero la trama corrupta de mafias enquistada en el mismo impide que el ciudadano de a pie reciba un trato mínimamente digno. Es éste uno de los servicios esenciales de inclusión social y su falla estructural es una fábrica de antisistema y de portavoces de rencores muy profundos.

La del estribo: muy recomendable, como siempre, el tercer número de la revista Ojo Dorado, que publica el ICPNA, bajo la dirección de Alberto Servat. Entre muchos otros temas, contiene este número el testimonio del cineasta alemán Werner Herzog haciendo un repaso de su relación con la Amazonía, a propósito de cumplirse 50 años de Aguirre o la ira de Dios; un adelanto de la autobiografía de Susana Baca; una conversación entre Ana de Orbegoso y Natalia Iguiñiz. Y mucho más.

Tags:

Congreso de la República, reformas

Mas artículos del autor:

"Ejecutivo-Legislativo: una dupla destructiva"
"Un Congreso lamentable, que solo tiene una salida"
"Lima cada vez más horrible"
x