Giancarla Di Laura 2

Cultura: un ministerio acriollado

"El Ministerio De Cultura debería ser mucho más riguroso para entregar estas distinciones y mostrar más consecuencia en cuanto a qué se evalúa en la trayectoria perpetrada por distintas figuras de nuestra farándula."

Da flojera seguir tratando el tema del racismo, pero desafortunadamente se respira en todos lados. Desde hace algunas semanas se viene quejando alguna gente en las redes sociales sobre la aparición de una sirenita morena y, por lo tanto, distinta a la usual en la nueva versión de la película de Disney. Parece de risa a estas alturas del siglo, pero abundan las expresiones de angustia por haberles cambiado la historia “real” a sus familiares. Es como si la inclusividad les hubiera profanado un símbolo sagrado a quienes crecieron con la sirenita blanca y pelirroja. ¡Como si las sirenas existieran! Es tan estúpido como decir que no puede haber unicornios negros o pegasos bayos.

Este tipo de incidentes produce un malestar porque ya hemos pasado una y otra vez por estos temas. Y mientras que en otros países se avizora un futuro mejor, en el Perú estamos como el cangrejo y no propiamente el de la película, sino literal: solo vamos para atrás.

Esto ocurre con un caso ya no de un personaje fantástico, sino que atañe directamente a buena parte de nuestra población. Se trata del reciente reconocimiento por el Ministerio de Cultura a Tulio Loza Bonifaz como «Personalidad Meritoria de la Cultura».

Hace una semana, la nueva titular de la cartera, Betssy Chávez, reconoció la trayectoria de este actor y le otorgó el reconocimiento mencionado. La distinción fue fundamentada en la habilidad de Loza de ser uno de los mejores referentes del humor a través de los varios personajes que crea.

Sin embargo, debemos resaltar que la creatividad de sus personajes (principalmente El Soldadito y Nemesio Chupaca Porongo) no lo hace destacar como un defensor de los derechos ni la dignidad de los pobladores andinos, sino que, al contrario, destaca la diferencia pintoresca y trata de exaltar, particularmente en la figura de Chupaca, al «cholo vivo». Este es realmente el meollo de por qué le otorgan a Loza Bonifaz un premio de cultura, un personaje que perpetúa de manera tan retrógrada lo que no es sino una estrategia de supervivencia ante la opresión blancoide, pero no que no representa de ninguna manera una solución. Más bien, acomoda a los indígenas, mestizos y provincianos en general como bufones de la corte neocolonial.

Se dirá que Nemesio Chupaca nació en un momento en que el indígena peruano apenas si tenía presencia en la televisión. Eran los años 60 y 70 del siglo pasado y el mencionado personaje destacaba como el «serrano pícaro» que podía hacer frente a los señorones criollos. Sin embargo, el acriollamiento de Chupaca era una reivindicación a medias, porque no dejaba de ser ridículo para lograr sus objetivos. Más bien se reforzaba la imagen del indígena ladino, oportunista, sin conciencia política y medroso finalmente del poder real. Es decir, la otra cara del estereotipo del indígena sumiso y llorón. Ambos, finalmente, resultan denigrantes, indignos: son creaciones desde una mentalidad colonial que sigue viendo en nuestros pueblos originarios a personas en condición de inferioridad moral.

En su propia defensa, el MinCul lanzó un comunicado que decía: “Precisamente, desarrolló un personaje basado en el perfil del típico inmigrante de provincia que llegó a la capital y lejos de ser pasivo e ingenuo, presentaba más bien actitudes de un burgués acriollado, avispado que no se dejaba ganar por nadie. Su fórmula original, de provinciano audaz, gustó mucho porque era algo que no se había hecho aún y que nadie imaginaba que podría existir algún día”. Vaya explicación. ¿O sea que ser «burgués acriollado y avispado» es un ideal al que aspirar? ¿Ese es el reconocimiento otorgado a nuestros milenarios pueblos andinos?

Para colmo de contradicciones, el derechismo de Loza es más que sabido, habiendo llamado al presidente Castillo un delincuente y comunista. O sea, el MinCul se hace de la vista gorda con respecto al trato denigrante que la derecha peruana viene machacando hasta el cansancio (golpismo y racismo de por medio) en la figura del primer mandatario.

Luego han surgido personajes como la Paisana Jacinta, el Negro Mama y la Chola Chabuca, que han continuado con diversos estereotipos. ¿Llegará también el día en que Jorge Benavides, el creador y actor que encarna a los dos primeros, y Ernesto Pimentel, a la tercera, reciban su reconocimiento por el MinCul?

Ya déjense de hacer el ridículo: el Ministerio De Cultura debería ser mucho más riguroso para entregar estas distinciones y mostrar más consecuencia en cuanto a qué se evalúa en la trayectoria perpetrada por distintas figuras de nuestra farándula. Qué tal manera de meterse autogol.

Tags:

Ministerio de Cultura

Mas artículos del autor:

"Pastores peruanos en Colorado: una historia de nuestro exilio"
"Cultura: un ministerio acriollado"
"¡Feliz cumpleaños, Carlos Germán Belli!"
x