Juan Carlos Tafur

Corrupción, delincuencia y crisis económica corroen nuestra moral

“Un año de Castillo ha destruido el optimismo nacional, que ya, inclusive, venía zarandeado por las sucesivas crisis políticas sufridas desde la llegada de PPK al poder”

En una encuesta de Identidad con motivo de las Fiestas Patrias, Ipsos realizó una medición valorativa muy interesante, que contiene repercusiones políticas que es menester ponderar.

Preguntados por aquello que nos da más vergüenza de ser peruanos, el 65% responde que la corrupción, 44% la delincuencia, 34% la falta de justicia, 31% la violencia hacia la mujer y 24% la discriminación y la desigualdad.

Cuando se pregunta sobre cuáles son los principales problemas que afectan al país, algunas respuestas son coincidentes: el 54% dice que la corrupción, 44% la delincuencia, 32% el costo de vida, 25% la falta de trabajo y 15% la educación.

Llama poderosamente la atención otra pregunta respecto de en qué dirección está yendo el país. El 91% señala que por el camino equivocado. Somos el país más descorazonado del planeta o, por lo menos, de la larga lista de países incluidos en la medición. En Argentina, que sufre un descalabro económico brutal, el 85% responde que van por el camino equivocado. En Sudáfrica el 85%. En Turquía el 80%. En Hungría el 77%. Estos son los cinco peores, con el Perú a la zaga.

En la mejor posición se encuentran Arabia Saudita, India, Australia, Colombia y Alemania (10, 27, 43, 52 y 54%, respectivamente, señalan que van por el camino equivocado). En México 55%, en Chile, el 72% señala ir por la ruta equívoca y en Brasil, el 73%, para mencionar a otros tres países de la región.

Somos un país cuya moral ha sido corroída por la corrupción, la delincuencia y la crisis económica. Estos datos les debieran servir a la oposición, eligiendo correctamente los lemas de sus convocatorias, y también a los candidatos opositores que deberán poner especial énfasis en programas de gobierno que propongan una solución a esos males enquistados en el seno de nuestra sociedad.

Un año de Castillo ha destruido el optimismo nacional, que ya, inclusive, venía zarandeado por las sucesivas crisis políticas sufridas desde la llegada de PPK al poder. El mandatario izquierdista ha mostrado la peor faceta de un gobernante: la inacción, la corrupción y la absoluta ineficacia para resolver problemas mínimos de gobernabilidad. Acompañado en ese empeño por una clase política asentada en el Congreso tan o más mediocre que él, son los dos poderes corresponsables del descalabro psicosocial que padecemos.

Tags:

corrupción, delincuencia, Educación, Fiestas Patrias

Mas artículos del autor:

"¿Qué nos espera hasta el 2026?"
"La política degradada del Perú"
"Ejecutivo-Legislativo: una dupla destructiva"
x