Alonso-Rabi-Do-Carmo

Resurección de Julia

Aparecida en 1861, la novela Julia o escenas de la vida en Lima, de Luis Benjamín Cisneros (1837-1904) duerme en un olvido que de cuando en cuando alivian algunos desvelos académicos, como el que da pie a este comentario. Se trata de una edición crítica de esta novela, a cargo de Agustín Prado Alvarado, profesor de Literatura en San Marcos. 

Si nos preguntáramos por la importancia de esta aparición, rápidamente podríamos decir que se trata de una narración que responde con claridad a muchos de los principios que operan en el romanticismo nacional. En ese sentido, su ánimo moral, lejos de ensombrecerla, la inserta con absoluta coherencia en su contexto.

José Miguel Oviedo observó alguna vez, con perspicacia que varias obras del romanticismo peruano tenían un impulso de crítica social y acaso esa sea una marca patente en la novela de Cisneros. Tejer una trama sobre la base de una relación amorosa problemática (la seducción de Julia llevada a cabo por Andrés) en una ciudad republicana en el membrete, pero profundamente colonial en sus hábitos y normas sociales, es, sin duda, un gesto desafiante.

Una de las cuestiones de fondo que la novela plantea es la dificultad del amor romántico para alcanzar una realización plena. El contexto social limeño, juzgado con severidad sobre todo por su laxitud moral y su proclividad al vicio, es el enemigo más encarnizado de una pasión cristalina como la que embarga a Julia y Andrés.

Andrés vive un evidente desacomodo en la Lima de su tiempo. Aunque tiene una entraña conservadora, el exceso de sensibilidad, ese casi permanente estar en un borde melancólico que deviene en programa vital o su radical sentimentalismo, como ha hecho notar la crítica (Mario Castro Arenas o Marco Antonio Roggero) permiten establecer el contraste con una ciudad presta a condenar con dureza cualquier amago libertario, mas aun en lo amoroso.

El estudio crítico que precede a la novela es muy acertado, pues constituye una verdadera guía de lectura para quien se enfrente por primera vez a esta novela. En primer término, se establece puntualmente el contexto de aparición de la obra y se ofrece una mirada a la recepción que tuvo en su tiempo. Baste mencionar, por ahora, que Cisneros gozaba del abierto aprecio de Ricardo Palma. 

Prado menciona también el universo de lecturas que rodean a Cisneros, destacando el afrancesamiento cultural y mencionando un autor que parecería ser decisivo: Alfredo de Musset (1810-1857); adicionalmente, ubica a Julia en el contexto latinoamericano, donde destacan Amalia (1851) del argentino José Mármol o María (1867) del colombiano Jorge Isaacs.

Leída con más atención, Julia es una novela que ofrece varias perspectivas de lectura. Fue una novela muy influyente en escritoras de su tiempo, y en ella misma se plasman problemas de género que vale la pena revisar; por otro lado, contiene elementos que permitirían enlazarla con la tradición del bildungsroman o novelas de formación y aprendizaje; por último, la narración responde con cabalidad al programa estético romántico y finalmente brinda una mirada crítica a su tiempo.

Esta bella edición de Julia o escenas de la vida en Lima no es solo un rescate ni una edición fina, es, sobre todo, una invitación a comenzar a explorar en la historia misma de nuestra novelística y en ese interesantísimo personaje que fue su autor, Luis Benjamín Cisneros.

Luis Benjamin Cisneros
Luis Benjamín Cisneros. Julia o escenas de la vida en Lima. Edición de Agustín Prado Alvarado. Lima: MYL Ediciones, 2022.

Tags:

Cultura, Literatura, sociedad

Mas artículos del autor:

"El expediente Ajmátova"
"Volver a Los heraldos negros"
"Una tradición atroz"
x