Silvia Arispe

Cartas 2023

"Esta es nuestra última carta de 2023, esperemos que la crisis política se resuelva por el bien de todos y todas. Este es un gobierno de transición que debe concentrarse en darnos mejores condiciones. Entremos al nuevo año con esperanza y que la primera presidenta mujer deje un buen camino para las futuras mujeres en la política."

Querida Manuela,

Luego de nuestra última carta la situación en el país se puso más violenta. Hasta la fecha han fallecido 28 peruanos en las manifestaciones sociales de las regiones de Ayacucho, Apurímac, Cusco, Junín, La Libertad y Arequipa. Además, se ha declarado Estado de Emergencia a nivel nacional y se han adelantado las elecciones para diciembre de 2024. Llegaron las fiestas de fin de año y estamos en tregua. La vida continua con incertidumbre.

Hace unos días leí en el periódico una noticia que me llamó poderosamente la atención. El titular resaltaba la participación de mujeres en delitos. La noticia se refería la participación de mujeres en Lima y Callao en organizaciones criminales dedicadas al robo, tráfico de drogas, extorsión y mencionaba “ahora en sicariato”. Reslataba que, según las autoridades, son reclutadas por bandas criminales o asumen el rol de sus parejas que ya han sido apresadas o victimadas por la organización contraria. Inclusive identificaron el perfil de las sicarias o asesinas a sueldo.

No son asesinas sofisticadas ni expertas en tiro. Tampoco delincuentes que procuran borrar sus huellas en la escena del crimen. Son mujeres que nunca trabajaron ni tuvieron educación, describe un oficial de Homicidios de la PNP. La venta de drogas, la extorsión, la trata y la explotación sexual retroalimentaron la violencia en el entorno de las sicarias. Al ser detenidas, se identifica que “viven en un entorno de criminalidad, donde toda la familia está involucrada en las bandas delictivas y que en algunos casos ellas asumen ese rol con sus hijos cuando llega a faltar la imagen masculina” (Diario La República).

De los 606 homicidios perpetrados este año en Lima Metropolitana, 320 fueron cometidos por sicarios. La Policía no tiene una cifra exacta en cuántos participaron mujeres, pero sí ha mencionado que cada vez más mujeres se involucran. Manuela, porqué nos llaman la atención las mujeres sicarias. ¿Es difícil imaginar a una mujer sicaria? El reciente informe Perú, Feminicidio y Violencia contra la Mujer 2015-2021 del Instituto Nacional de Estadísticas e Informática (INEI) a 2021 revela que casi el 50% de casos de feminicidio se dan al interior de la vivienda de la víctima ya que el 43.3% de las víctimas de feminicidio fueron asesinadas por su pareja/conviviente o expareja/exconviviente. Las mujeres morimos por las relaciones sentimentales que tenemos.

La preocupación no debe ir por un tema moral sino por un tema social. Las mujeres sufren más las necesidades económicas porque son jefas de familia en la mayoría de los casos en este país. Necesitan oportunidades y al no encontrarlas ven en las economías delictivas una oportunidad. El delito no es un tema moral, es una respuesta a una sociedad que no da posibilidades de desarrollo a sus miembros. Las mujeres podemos ser igual de agresivas y violentas que los hombres.

La seguridad ciudadana es fundamental para que haya menos muertos, más garantías, así como calidad de vida. No juzguemos a las mujeres más que a los hombres por delinquir. La seguridad no es represión, es información y prevención. Mayores oportunidades para hombres y mujeres en sus regiones incentivarán menos al uso de la violencia en todas sus formas debido a que mejoran los servicios públicos y la calidad de vida.

Esta es nuestra última carta de 2023, esperemos que la crisis política se resuelva por el bien de todos y todas. Este es un gobierno de transición que debe concentrarse en darnos mejores condiciones. Entremos al nuevo año con esperanza y que la primera presidenta mujer deje un buen camino para las futuras mujeres en la política.

Mas artículos del autor:

"Más diálogo y menos armas"
"La fuerza y el Sur"
"Cartas 2023"
x