Emprende

Poco antes de iniciar lo que será el tercer año de la pandemia, el psicólogo social Jorge Yamamoto, que también es fundador de un grupo de investigación en bienestar, cultura y desarrollo en la Pontificia Universidad católica del Perú (PUCP), nos explica las lecciones que nos ha dejado el 2021.

En entrevista con Sudaca.pe, considera que, nos encontramos en una situación de emergencia cívica de salud mental y productividad, donde los que han dejado de esperar un “retorno a la normalidad” y han empezado a aprovechar lo que la pandemia trajo, son los que mejores resultados han tenido hasta el momento.

-En el 2021 tuvimos una segunda ola del virus, pero también fue el año de la vacunación, ¿hay más optimismo de entrar al tercer año de la pandemia?

El optimismo es una característica personal sumamente importante y no es vinculada a lo que uno le pasa, sino a cómo enfrenta lo que le ocurre. El optimismo no es un producto de lo que nos ocurrió, sino producto de lo que vamos sembrando en los niños, cultivando de jóvenes y lo que consolidamos de adultos. Este año que acaba de terminar ha sido un año que parecieron 200 por la enorme cantidad de cosas. (…) Vemos que el nivel de preocupación va aumentando. Ha sido una coyuntura muy negativa. Tiene que sacarnos el mejor de los optimismos, pero no ese optimismo suicida en el que decimos el COVID-19 no me va a agarrar. Es un optimismo razonable, estratégico, que analiza las consecuencias de las conductas para sacar lo mejor de cada momento.

¿Qué significa la nueva normalidad para los peruanos?

La palabra clave no es nueva normalidad, sino adaptación productiva y optimista, estar siendo flexibles sobre lo que nos ocurre que no podemos cambiar y sacar lo mejor de cada situación. La pandemia, el pandemonio político, son situaciones terribles, pero muchas personas han sacado provecho de ello. (…) Los cambios los estamos viendo en la curva de rendimiento. Normalmente, teníamos un grupo grande de personas que estaba en la media de rendimiento, un grupo pequeño con elevado rendimiento y un grupo pequeño con mal rendimiento. Tanto el rendimiento como el bienestar y la salud mental se están reduciendo en el grupo de gente muy productiva y con mucho bienestar, pero esas personas están alcanzando niveles muy altos. Son pocos, pero son. El grupo que está mal de salud mental, bienestar y rendimiento crece y la media se está aplanando.

Por el lado económico, se perdió mucho empleo y ahora -por ejemplo- hay muchas más ollas comunes, ¿la economía también afectará el estado anímico de los peruanos en el 2022?

Creo que el peruano siempre ha estado preocupado por la economía, pero con el crecimiento económico, la reducción de la clase baja y el incremento de la clase media, esa preocupación económica se trasladó a un mayor consumo material, consumo de alimentos en restaurantes antes que en la alimentación básica y lo que ahora estamos viendo es un regreso a estas necesidades de corte básico, pero no es tan fácil, porque cuando uno se baña a diario en agua fría no siente el agua fría, pero después de haberse bañado en agua caliente, el agua fría se siente helada.

Por el lado político, ¿nos hemos acostumbrado a la crisis o cambiar de ministros en cuestión de días, es un nuevo nivel de crisis para nosotros?

Acostumbrado técnicamente no, porque recién está ocurriendo. El problema es el efecto psicológico que tiene este cambio de ministros turboalimentado en los últimos meses, pero que es solo la punta del iceberg (…) ¿cuáles con estas posibles reacciones? Ir cargando más un polvorín que genere más polarización y violencia. El otro camino es desarrollar un elevado nivel de cinismo. La gente ya no cree en nadie y solo busca su pequeño beneficio, que ya existía antes de 2020, pero podía llegar a un nivel espeluznante. Todo eso genera el caldo de cultivo para dos cosas.

¿Cuáles?

La más probable es que los próximos gobernantes sean aún más alucinantes. Después de Merino decíamos que habíamos tocado fondo, pero nos equivocamos. El otro caso, poco probable, es que, la gente que puede sacar adelante este país, no el político que busca la posición por narcisismo, intereses personales o una combinación de ambos, vaya cediendo paso a un grupo de héroes que se inmolen, que armen una propuesta que sea debidamente transmitida y ejecutada. Son dos escenarios que pueden ocurrir y hay que prender 2022 velas para que ocurra lo segundo, pero si fueran apuestas, iría a lo primero.

¿Algo podemos mejorar de la experiencia del 2021?

Yo era un abanderado de que la mejor inversión para el Perú eran los valores. Impulsar por décadas tres valores fundamentales en los cuales todos los peruanos nos pongamos de acuerdo y sigo manteniendo esa idea, pero la emergencia cívica de salud mental y de productividad me lleva a un paso previo que es el de la conciencia. No puede ser una persona consciente la que está enterrando a su familiar fallecido por COVID-19 sin máscara y tomando del pico (de la botella), para circularlo con todos los familiares. No es posible que estemos frente a antivacunas con argumentos alucinados. Lo que hay que fomentar es la conciencia, la capacidad de salir de nuestras reacciones emocionales inmediatas.

¿Hay algo positivo que se pueda rescatar?

Si hay que cerrar con algo positivo, es que este año ha sacado a relucir la fortaleza, la resistencia mental que tenemos los peruanos. Muchos han caído y se han levantado, muchos se han mantenido fuertes, muchos hemos estado por momentos tratando de salir adelante y hemos podido encontrar el camino y sacar provecho de estas tremendas oportunidades. Entonces, creo que debe ser una fiesta de la resiliencia de aquellos peruanos que van marcando con sus actitudes, con su conciencia, y sus valores, el camino a seguir.

Tags:

2021, 2022, Covid-19, Jorge Yamamoto, Pandemia, psicólogo social

En el 2014 Brenda Rivera decide darle un regalo a su enamorado: un queque marmoleado. “Mi queque favorito”, cuenta. Al postre lo decoró con dulces y decidió que sería una buena idea publicar las fotos de cómo le había quedado aquel dulce en su cuenta de Facebook. Total, era un regalo hecho con cariño y la alegría -se sabe- debe ser compartida, sobre todo en estos tiempos. Entonces pasó algo. De pronto sus amigos que vieron la publicación la llenaron de elogios, ‘likes’ y preguntas: “¿Vendes los queques?”, era la consulta más frecuente. Lo que había comenzado como un gesto de amor a su novio, se convirtió de pronto en una idea de emprendimiento que hoy la ayuda para su sustento.

Brenda tiene 26 años. Estudió comunicaciones en la Universidad de Lima, y los conocimientos que adquirió en la facultad los aplica en su negocio. El ser comunicadora -y pastelera autodidacta- le ha servido para plantearse estrategias útiles para su negocio. Primero, crear un nombre ingenioso. El primer nombre de este emprendimiento fue Deco Dulce, pero eso fue hasta ayer 31 de diciembre del 2021. Con el amanecer del nuevo año, este 2022, el negocio de Brenda fue rebautizado como De Bren Bakery. Tuvo que cambiarle de nombre a su emprendimiento debido a que uno similar se encontraba registrado en Indecopi. Así que lo rebautizó, pero no la fórmula del sabor ni la alegría con lo que los hace.

“Yo hago postres frescos y tengo una variada carta. Todo lo que hago es a pedido. No tengo pasteles en stock porque al estar guardados, pierden frescura. Y eso no me gusta”, detalla Brenda sobre sus postres como cheesecakes, pies de limón y manzana; carrot cake, brownies, alfajores, cupcakes, blondies, quiches, bowls, trufas, entre otros.

PASTEL 1

Comunicaciones y pastelería

Brenda asegura que su carrera de Comunicaciones, para este negocio, también la ayudó para editar videos -con los que promociona sus productos- crear diseños que hacen más atractiva su carta, diseñar su logo y enriquecer su capacidad creativa. Además de tener una red de contactos a los que reúne para pedirles una lluvia de ideas para innovar y crear nuevos productos.

“Soy [pastelera] autodidacta. Leo recetas que aprendí en internet. Comencé viendo tutoriales de Youtube, así aprendí”, comenta. “Mi familia y mi enamorado son mis principales degustadores. Así comencé a crecer”, dice quien confiesa que, el año pasado -cuando acabó la universidad- habló con sus padres y les pidió disculpas por haberles hecho pagar una carrera. “Los reuní y les dije que quería dedicarme a la repostería. Mis padres me entendieron”, cuenta con gratitud, por las oportunidades brindadas. Hoy la sala y el comedor de su casa son el taller de su repostería. Su padre la ayuda con el reparto de los pasteles y hasta sus abuelos le prestan su casa para que ella prepare sus pasteles, cuando Brenda en su hogar, no puede cocinar.

¿Qué aspiras para este 2022?, le preguntamos. “Quiero llegar a más personas. Tener un taller propio el próximo año. Y en un lugar más céntrico (Brenda vive en La Molina), como Surquillo, Surco o San Borja, donde está la mayor cantidad de sus clientes”, cuenta. Aunque aclara que sus postres -vía delivery- llegan a todo Lima. Su carta pueden revisarla en su Instagram o hacer pedidos al WhatsApp 999 215 501.

PASTEL 2

¿Cuáles han sido las principales dificultades que se le presentó al momento de emprender?, le preguntamos. “Acá nada es fácil. Uno quiere formalizarse, pero la verdad que la formalización es muy engorrosa y confusa, pero hay que hacerlo”, dice. Solo el cambiarle el nombre a su emprendimiento ante Indecopi, le tomó un año.

Además- dice- su alegría cotidiana, le resultó un aliciente. “El ser joven me hace tener energías. He dejado de dormir por días para dedicarme a este emprendimiento. Trabajo sola, cumplo con los pedidos con alegría. Soy cero negatividad. Aunque me pasen mil cosas, nunca me verás deprimida. No es que nunca esté triste, pero ¿de qué me sirve ponerme a llorar todo el día?”, afirma y recuerda “Tienes que estar al 100% para que las cosas te salgan bien en el emprendimiento que tengas”, aconseja a los futuros emprendedores del Perú.

¿Y qué pasa cuando viene el tiempo de las vacas flacas? “No todos los días o semanas son buenas”, dice. “Hay días que nadie te responde tus mensajes o nadie te compra, pero hay que seguir. No te rindas. No pares. Sigue ofreciéndole tus productos a tus clientes hasta que se aburran y te compren”, aconseja, con una sonrisa. Y añade: “A veces no tienes una inversión grande. Pero recuerda, al menos en repostería, comienza con lo mínimo y aprende. Hay miles de lugares para aprender, como YouTube. No necesitas meterte a clases caras. De hecho, eso lo puedes hacer más adelante. Tienes que aprender a tratar a la gente. Nunca faltes el respeto y sé compresivo”, aconseja, esta joven que ha hecho de la repostería, un método de vida, una forma de llevar alegría, a través de sus pasteles y que espera, este 2022, sea el año, más dulce de su vida.

Dato:

Para comunicarte con De Bren Bakery pueden escribir a su Instagram, WhatsApp 999 215 501 o ver su carta en: https://linktr.ee/Decodulceb

 

Tags:

Brenda Rivera, De Bren Bakery, Deco Dulce, Emprendimiento, pasteles, postres

Al año, cerca de 140,000 hogares nuevos buscan una vivienda en el Perú, pero solo 40,000 consiguen una vivienda formal con todos los servicios necesarios para tener calidad de vida, según un informe del Grupo de Análisis para el Desarrollo (Grade).

El resto de los hogares recurre a vías informales, e incluso ilegales como traficantes de terrenos para cumplir el sueño de la casa propia. Ante esta situación y a un mercado inmobiliario con precios elevados, ¿es buena idea pensar en adquirir un terreno para empezar desde cero?

La compra de un lote o terreno resulta una gran inversión ya que puede ser destinada a múltiples propósitos como construir una vivienda o edificar un negocio. Además, se trata de una inversión con un importante retorno en el tiempo, debido a la plusvalía.

Beneficios de comprar un lote

Plusvalía: Se trata del beneficio obtenido como resultado de una diferencia positiva entre el precio al que se adquirió un bien y el precio de su venta. La plusvalía es el incremento de valor del terreno por diversas causas fuera del control de los propietarios. Por ello es que las inversiones en lotes suelen resultar rentables en el tiempo.

Bajo riesgo: Invertir en un lote implica un riesgo bajo con alto retorno, pues dada su plusvalía, el valor irá incrementando con el paso del tiempo. Puede entenderse, además, como un activo que va trabajando por el propietario.

Alto valor de reventa: El último Estudio de Demanda de Vivienda a Nivel Nacional elaborado por el Fondo Mivivienda del Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento, reveló que la demanda potencial para la adquisición de vivienda social asciende a un total de 918,000 hogares. En ese sentido, cuando se decida construir una vivienda o negocio en el terreno, y se presente la oportunidad posterior de venderla, el precio de venta cubrirá el costo del terreno adicional al de la construcción. Esto brinda un importante margen de ganancia que se verá potenciado por la ubicación, accesos, movilidad, servicios y el tipo de uso que se le dé a la construcción.

Fácil mantenimiento: Al tratarse de un lote, con un proyecto de construcción, requiere de poco tiempo y dinero para su cuidado, a diferencia de una propiedad como casa o departamento que requieren de mayor atención e inclusive mayores medidas de seguridad.

Tags:

Inmueble, Lote, vivienda

A raíz del Covid-19, diferentes servicios y empresas se vieron obligadas a pasar de la presencialidad a la virtualidad. Personas que eran ajenas a realizar compras o hacer sus diligencias de manera virtual, debieron adaptarse. Y muchas empresas a migrar y captar sus clientes por internet. Esto ha generado que crezca la competencia por tener una mayor rapidez a la hora de la entrega de un pedido o por obtener un clic de un cliente potencial en su sitio web.

Estas tecnologías nos han permitido seguir -aunque en el mundo digital- comprar, ir a conciertos, reunirnos vía Zoom. Aunque también está generando diversos problemas como el “tecnoestrés”, en donde diariamente son más las personas que se sienten sobrecargadas de tantos estímulos. Aunque esta nueva evolución nos ha permitido avanzar, también nos dificulta la forma de interpretar el lenguaje no verbal dificultando las conversaciones serias.

Michiel Das, Profesor de EAE Business School, ofrece una predicción cercana de hacia dónde apunta el marketing digital en el 2022:

1.- Apunte al público adecuado para su producto

Teniendo muy claro el público objetivo al que dirige su producto, podrá plantear estrategias de marketing dirigido a su sector. Por ejemplo, si apunta a un cliente millennials, las campañas vía Tik tok o Instagram funcionarán muy bien.

2.- Consiga clientes locales

Use el poder de las redes sociales. Facebook, Instagram, Tik Tok son plataformas que permiten exhibir sus productos, además de facilitar el contactar a sus clientes.

3.- Aproveche el uso del correo electrónico para aumentar el tráfico del sitio web

Un correo electrónico institucional, como canal principal para promocionar productos y servicios de una empresa ofrece la posibilidad de educar a tu audiencia sobre el valor de tu marca, informarlos sobre novedades de tus servicios, mantenerlos interesados en tu empresa y fidelizarlos mediante promociones o descuentos exclusivos.

4.- Encuentre el mejor momento para publicar contenido en su sitio web

Según la agencia de marketing digital Avii Perú, los mejores momentos para publicar contenido en nuestras redes son: lunes: 11:00 a.m. a 5:00 p.m; martes: 5:00 a.m., 9:00 a.m. a 6:00 p.m; miércoles: 5:00 a.m., 11:00 a.m. y 3:00 p.m; jueves: 5:00 am, 11:00 am y 3:00 a 4:00 pm; viernes: 5:00 a.m., 9:00 a.m. a 4:00 p.m; sábado: 11:00 am; domingo: 10:00 a.m. a 2:00 p.m.

5.- Integre las redes sociales en su plan de marketing

“En el próximo año se espera que muchas empresas que aún no han llevado su negocio al mundo digital lo inicien y sigan convirtiendo sus estrategias de posicionamiento al mundo digital, todo esto pensado para captar nuevos clientes interesados en sus productos y ganándole de esta manera a su competencia”, enfatizó Michiel Das, Profesor de EAE Business School.

Por último, tenga en cuenta las reseñas o comentarios negativos sobre la marca, vea donde estuvo el error y actúe.

Tags:

2022, Marketing digital, Redes sociales

Emprender no fácil, más en este contexto, donde el país habita entre la incertidumbre política y social. La transformación digital ha convertido al comercio online en la herramienta preferida por los usuarios. En la actualidad, son 11 millones de peruanos los que compran regularmente en línea. Se estima que ese número continuará creciendo en el 2022. Por ello, el gerente central de Negocios de Caja Trujillo, José Camacho, brinda cinco consejos para incrementar las ventas y posicionar tu emprendimiento en lo que queda del año y el próximo.

1.-Presencia digital. Actualmente, es necesario que los productos o servicios que se ofrezcan tengan una ventana digital. Las redes sociales son un gran canal que permitirá que tu marca llegue a más personas sin la necesidad de invertir en ello.

2.-Personaliza tu atención. Ofrece una experiencia que sea acorde a tu marca y lo que quieres comunicar. Desde que alguien te contacta hasta que finaliza su compra, cuida los detalles de la atención, la rapidez al contestar y el tono en que te comunicas: todo influye en la decisión de compra.

3.-Muestra seguridad. Si cuentas con un delivery propio u optas por tercerizar este servicio, demuestra a tu público que cuentas con todo lo necesario para hacer una entrega segura. Esto incrementará la confianza de tus potenciales clientes al escoger tu servicio.

4.-Pagos digitales, un gran aliado. El uso del efectivo está siendo cada vez menos utilizado. Emplea canales de pago digitales, así protegerás a tu cliente ante la presencia de las nuevas variantes del covid-19.

5.-Realiza ofertas. Ofrecer descuentos o realizar algún sorteo online entre tus seguidores, permitirá que tanto tu marca cómo tus productos tengan más exposición. Escoger tu producto o servicio más vendido y hacer un sorteo, permitirá que un potencial cliente viva la experiencia de la marca y la recomiende.

Tags:

2022, Año nuevo, ecommerce, Negocios online

La curiosidad es cada vez más requerida por las organizaciones para enfrentar los mayores retos actuales como mejorar la retención de los empleados y la satisfacción laboral, así como la creación de lugares de trabajo más innovadores, colaborativos y productivos. Así lo revela el reciente reporte SAS Curiosity@Work.

Dicho reporte define la curiosidad como el impulso de buscar nueva información, experiencias y explorar nuevas posibilidades, destacando la importancia de este rasgo sin importar la función o nivel del empleado dentro de su organización. De acuerdo con las conclusiones del estudio, el 72% de los directivos cree que la curiosidad es una habilidad muy valiosa de los trabajadores, y el 59% está totalmente de acuerdo en que la curiosidad genera un impacto real en el negocio.

Curiosity@Work destaca cómo la curiosidad ha ganado fuerza en medio de la creciente demanda de esta cualidad. Según datos de LinkedIn, de un año a otro se registró un aumento del 158% en la actividad relacionada con publicaciones en esa red social y artículos que mencionan la curiosidad, y que compartieron con sus colegas; un crecimiento del 90% en las ofertas de empleo que la mencionan; y un crecimiento del 87% en la referencia de habilidades relacionadas con la curiosidad.

Retos para desarrollar la curiosidad

Aunque se reconoce cada vez más el valor de la curiosidad en el lugar de trabajo, muchas organizaciones aún tienen mucho que avanzar para tener una clara ventaja competitiva al aprovechar eficazmente el poder de la curiosidad como un conjunto de habilidades de sus trabajadores. Sin embargo, no todos los directivos están de acuerdo con su valor inherente y muchas organizaciones luchan por fomentarla y capitalizarla eficazmente en sus operaciones diarias.

Si bien la mayoría de los directivos encuestados cree que la curiosidad es valiosa, muchos se enfrentan a dificultades para fomentar y alentar esta peculiaridad. En realidad, el 47% admite que se siente poco o nada preparado para identificar la curiosidad en los candidatos a un puesto de trabajo. Incluso si los directivos se sienten preparados para identificar este atributo, el 47% dice que es un reto desarrollar la curiosidad en los trabajadores que no la tienen de forma natural y luchan por conectarla con el rendimiento laboral.

Estos resultados muestran una desconexión entre los beneficios percibidos de la curiosidad y el potencial de las organizaciones para aprovecharla entre los empleados. Una forma de mitigar estos retos es centrarse en las organizaciones y los directivos que tienen un alto nivel de curiosidad. Las organizaciones y los directivos que han adoptado la curiosidad suelen fomentarla dentro de la organización, incluyendo la formación y el desarrollo de la empresa, las revisiones del desempeño de los trabajadores, los criterios de promoción y la contratación, y la misión, la visión o los valores corporativos.

Tags:

curiosidad, Habilidades blandas, Trabajo

Con la pandemia, las instituciones bancarias y financieras se han mostrado más interesadas en promover la inclusión financiera, pero con diferentes matices. Según el reporte Pulso 2021, donde COBIS entrevistó a 770 líderes de la industria financiera en el Perú y otros 16 países de Latinoamérica, los proyectos de inclusión financiera tendrán una importancia de 8.9 puntos en una escala de 10 puntos.

Si algo tienen en común todas las instituciones es que quieren lograr mejores niveles de colaboración y bancarización, y su principal reto es abrir canales de atención que sean más fáciles de usar para personas no familiarizadas con la tecnología. Para ello, todas las instituciones buscarán implementar tecnologías ‘cloud’.

“Una vez superada la situación del COVID-19, la inversión en innovación tecnológica será en promedio superior al 10% del presupuesto total de las instituciones financieras”, indica el reporte.

Tendencias diferenciadas

Si bien la inclusión financiera lleva años siendo la prioridad tanto de instituciones bancarias como agentes regulatorios, anteriormente, estas iniciativas se enfocaban en la bancarización de personas en áreas rurales o en la creación de oportunidades para mujeres, hoy la tendencia tiene una dirección distinta.

En el caso de los bancos comerciales y cooperativas, las pequeñas empresas (pymes) y clientes corporativos son el foco de atención; en tanto, para ‘neobancos’ y banca digital, los emprendimientos y jóvenes son prioritarios.

El documento destaca que, mientras para los ‘neobancos’ el mayor sector objetivo es el de emprendimientos o ‘startups’, este sector no está ni siquiera entre los cuatro principales sectores objetivos de los bancos tradicionales.

Las principales iniciativas que se reportaron fueron dirigidas a créditos a emprendimientos y pymes, entre los bancos, cooperativas y ‘neobancos’. En cambio, entre las ‘fintech’ destacó la habilitación de pasarelas de pago y medidas como el ‘crowdfunding’.

Adicionalmente, se encontró que el principal riesgo para todas las instituciones financieras es la ciberseguridad, siendo de especial preocupación en Sudamérica Andina (incluido Perú). Los ‘neobancos’ también califican la falta de avances regulatorios como una amenaza importante, mientras que, para los bancos comerciales, la principal amenaza es la carencia de infraestructura tecnológica.

Tags:

2022, bancos, Inclusión Financiera, MYPES, Neobancos
x