Renzo Leon Velarde

El emprendimiento de ser MADRE

Este año que estamos saliendo de la pandemia, tratemos de sumar a nuestro equipo de proveedores de casa a la casera. A alguien que sepamos que es una madre y mujer emprendedora peruana y démosle el aliento que necesita.

Cuando veo a mi casera de la carne, sabiendo que además es madre pues su hijo es quien me atiende, solo puedo pensar en el orgullo que debe ser para ella y para su esposo haber podido sacar adelante a su familia desde ese puesto en el mercado al que todos van a comprar, incluso los restaurantes. Y es que todos sabemos desde siempre que la ‘seño’ la hizo trabajando sin parar, poniendo el hombro igual que todos y sacrificando más que nadie. La mujer emprendedora en nuestro país es como mi casera de la carne.

Cuando veo a la señora Hilda que con 83 años y en plena pandemia decidió emprender y puso su tienda virtual donde comercializa “gadgets”, es decir productos que en base a ingenio y tecnología hacen la vida más sencilla, no puedo más que sonreír al saber que ella solita creó sus redes sociales y encontró los espacios para salir adelante. Antes de eso, crió 5 hijos e innumerables nietos y bisnietos. La mujer emprendedora en nuestro país es como la señora Hilda.

Pero en nuestra sociedad, para una mujer el emprendimiento empieza antes. Empieza desde que tiene que sobreponerse a la sociedad misma por el simple hecho de ser mujer. Con eso ya es menos por definición y ese trato recibe. La sociedad es el primer rompemuelles de la peruana promedio.

Luego, esa mujer a muy variada edad y por diferentes circunstancias, va a ser madre. Una madre que tiene un alto porcentaje de probabilidad de estar entre los 15 y 19 años y verá truncados estudios, cambiados sus planes y será juzgada por una sociedad que señala el error pero que no contribuye a la solución. Tremendo rompemuelles.

Y finalmente llegamos al momento en que muchas mujeres sin importar su edad, condición o expectativas es una emprendedora de raíz. Es madre y le toca asumir un rol de protección, lucha, esfuerzo y sacrificio como ningún otro ser humano es capaz de hacer. Lo tiene que hacer en medio de un Estado que le da la espalda, una sociedad que le da la espalda, un modelo que le da la espalda. Y lo hace.

Así que este año que estamos saliendo de la pandemia, tratemos de sumar a nuestro equipo de proveedores de casa a la casera de la carne. A alguien que sepamos que es una madre y mujer emprendedora peruana y démosle el aliento que necesita.

Feliz día, madre peruana. Madre luchadora y tenaz.

Hoy cuando pases un rompemuelles, piensa en tu rol en la sociedad para hacerlo desaparecer.

 

Tags:

Cultura Rompemuelle, Día de la madre, madre emprendedora, Renzo León Velarde

Mas artículos del autor:

"Es que somos INFORMALES y siempre estaremos juntos"
"¿Rompemuelles o excusas?"
"¡Alerta! Reto Emprendedor"
x