bayly latina

Jaime Bayly versus Latina: la pelea por ‘El francotirador’

El periodista pidió al Indecopi que se cancele el registro de la marca de su antiguo programa, inscrita a favor del canal de San Felipe. En primera instancia le dieron la razón, pero la televisora apeló y acusó a Bayly de actuar “de mala fe”. En medio del proceso, la empresa televisiva transfirió la marca a un fideicomiso. El organismo estatal tendrá que volver a pronunciarse en los próximos meses.

A inicios del 2010, Jaime Bayly puso fin al programa que lo mantuvo como una de las personas más influyentes del Perú aquel año: ‘El Francotirador’. En medio de sus supuestas intenciones de lanzarse a la presidencia, discrepancias con Baruch Ivcher –por entonces, todavía dueño del canal de San Felipe– y una mediática pelea con Beto Ortiz, Bayly se despidió en un programa pregrabado por la señal de Frecuencia Latina, hoy simplemente Latina. Pero no sería la última vez que en el canal de Jesús María tendrían que lidiar con él.

El periodista lleva más de un año exigiendo al Indecopi que cancele el registro de la marca ‘El Francotirador’ que ostenta Latina desde el 2001. En el canal, sin embargo, no se la han hecho fácil. A pesar de haber emitido un fallo favorable a Bayly en primera instancia, el pasado 18 de julio, una sala ordenó que haya un nuevo pronunciamiento. ¿Qué pasó? Convenientemente, había aparecido un tercero en discordia: una fiduciaria a la que la televisora había transferido la marca como garantía.

Latina Bayly
La primera página de la resolución del pasado 18 de julio, que pide un nuevo pronunciamiento en este caso.

FUEGO CRUZADO

La historia empezó el 7 de febrero del 2021, cuando Bayly, afincado en Miami hace más de una década, decidió solicitar ante el Indecopi la cancelación de la marca ‘El Francotirador’ que hasta ahora está en manos de la Compañía Latinoamericana de Radiodifusión (Latina) hasta el 2031. “Señaló que la referida marca no ha sido utilizada por su titular o licenciatario dentro de los tres años consecutivos precedentes al inicio del presente procedimiento en ninguno de los países miembros de la Comunidad Andina”, se lee en la documentación del Indecopi revisada por Sudaca.

Bayly se amparaba en la legislación de propiedad industrial de la Comunidad Andina de Naciones. El periodista argumentó que el no uso “constituye un obstáculo innecesario para terceros interesados en hacer uso efectivo de una marca” y admitió que él quería utilizarla. Latina no se quedó con los brazos cruzados y argumentó que sí había estado haciendo uso de la marca. ¿Cómo? En los videos que se encuentran colgados en Youtube.

Latina Bayly
Bayly, según el Indecopi, señaló que la cancelación de la marca “le generará un derecho preferente”.

Los descargos del canal, ahora propiedad del Grupo Enfoca, no fueron para nada amistosos y llegaron a acusar al periodista de estar actuando de “mala fe”. “El accionante pretende adueñarse de una marca que goza de prestigio y reconocimiento ganado en el mercado. Con anterioridad, la Autoridad Administrativa [Indecopi] ha declarado improcedentes acciones de cancelación por haber sido interpuestas mediando mala fe, motivo por el cual corresponde que el principio de predictibilidad sea aplicado al caso concreto”, se lee en una respuesta enviada por el canal al Indecopi. La guerra estaba declarada.

El 19 de octubre del 2021, sin embargo, la Comisión de Signos Distintivos de la entidad le dio la razón a Bayly. “La emplazada no ha presentado medios probatorios que demuestren el uso efectivo de la marca (…) en la forma establecida por la legislación aplicable, por lo que corresponde cancelar por falta de uso el registro de la referida marca”, señala el fallo.

UN OPORTUNO FIDEICOMISO

Latina, por supuesto, apeló aquella resolución de primera instancia. Repitió no solo que Bayly actuaba de mala fe, sino “con la intención de ejercer actos de competencia desleal”. Y es que señalaba que Bayly tenía conocimiento de que la marca “aún se encuentra a disposición del público a través de terceros”. En la documentación del Indecopi, sin embargo, no se alude a qué terceros se referían.

Pero la clave para conservar la marca, según los especialistas, está en el uso de la misma. “Yo  puedo darle licencia a ciertas personas para que usen la marca. Pero si no demuestro el uso, mi marca es cancelada”, comenta el abogado Alain Delion, socio y gerente legal del estudio Delion.

Latina Bayly
Descargos de Latina ante el Indecopi, donde acusan a Bayly de actuar de “mala fe y con la intención de ejercer actos de competencia desleal”.

De hecho, en marzo del 2022, una nueva respuesta de Bayly ante los argumentos de Latina señalaba: “La emplazada [Latina] no ha presentado licencia de uso o contratos que acrediten que algún tercero mantiene o mantenía una relación económica con el titular de la marca objetada”.

Ese mismo mes, el periodista aparecía promocionando su nuevo programa nocturno, esta vez por una señal colombiana. “Quiero contarles que el francotirador vuelve a la televisión colombiana (…) Cuando se caliente la campaña presidencial, voy a estar noche a noche con ustedes”, dijo en un video promocional. Su programa empezó a transmitirse ese mismo mes en la señal del canal Red Más, pero no se llamó ‘El Francotirador’, sino, simplemente, ‘Bayly’.

Nos comunicamos con el periodista para preguntarle si tenía la intención de registrar la marca en ese país, pero al cierre de este reportaje no respondió. Lo cierto es que, de haber querido, Latina podría haber sido un obstáculo. “Si yo quiero registrar una marca en Colombia, tengo que hacer una búsqueda en la base de datos de lo que vendría a ser el Indecopi de allá. Si no está registrada esa marca, puedo solicitarla y me puede ser otorgada. Pero si un abogado, como el de Latina, detecta que en otro país hay una marca igual o similar, puede presentar una oposición a ese registro”, explica Alain Delion, especialista en marcas y patentes.

Bayly Latina
“Jaime Bayly vuelve el francotirador”. Así anunciaba el canal colombiano Red Más, en marzo de este año, el regreso de Bayly a la televisión de ese país.

Como fuese, Bayly parecía tener las de ganar en su batalla legal ante Indecopi. Pero, oportunamente, apareció un tercero en discordia: una fiduciaria a la que el canal le había transferido la marca.

El 21 de junio del 2021 –tres meses después de que Bayly demandara a Latina y poco antes de la resolución que le dio la razón en primera instancia– la televisora y Fiduciaria SA firmaron un contrato donde se le transfería a esta –como garantía ante el BCP– el registro de la marca ‘El Francotirador’. En setiembre de ese mismo año, este contrato fue inscrito en el Indecopi.

Bayly Latina
La inscripción del fideicomiso ocurrió luego de la demanda presentada por Bayly.

“El fideicomiso es como una caja fuerte. El único que puede decidir qué se hace con los activos del fideicomiso [en este caso, la marca] es la empresa que lo controla. Pero esta empresa solo puede hacer lo que el contrato que ha firmado con el BCP le permite hacer”, explica Carlos Rojas, especialista en finanzas y bolsa.

“Esta es una manera muy rápida y expeditiva de poner las garantías a su nombre [del banco]. Imagínate que el BCP ha prestado 20 millones de dólares a Latina y han valorizado la marca en 10. millones Si la marca pasa a un tercero, potencialmente esos valores ya no existen y ya no está coberturado el contrato”, añade Rojas.

Lo que ha sugerido la segunda instancia del Indecopi es, precisamente, emitir una nueva resolución, advirtiendo que, de cancelarse la marca, se afectarían esas garantías. “En el presente caso, la marca de servicio cuya cancelación se pretende se encuentra registrada a favor de Compañía Latinoamericana de Radiodifusión S.A. Sin embargo, sobre dicha marca existe inscrito un Contrato de Fideicomiso en Garantía por lo que, de cancelarse por falta de uso, se afectarían las garantías que pesan sobre esta”, se lee en el fallo de julio último.

Para el abogado Alain Delion, Latina solo ha ganado tiempo, porque lo que primará serán las pruebas de que la marca ha sido usada recientemente, ya sea por el canal o por un tercero. “Ese contrato de fideicomiso no acredita el uso. Encima, si el contrato es posterior a la solicitud de cancelación. No sirve de nada. Lo que tiene que hacer Latina es demostrar el uso de la marca. Si es un programa de televisión, tienen que demostrar que se da en tal horario”, opina el abogado. En los próximos meses veremos quién tuvo mejor puntería en esta batalla legal.

**Fotoportada por Darlen Leonardo

Tags:

Indecopi, Jaime Bayly, latina, television

Mas artículos del autor:

"Elecciones distritales: el retorno (¿triunfal?) de los malos conocidos"
"Sinohydro: la próspera empresa china que enfrenta graves cuestionamientos en el Perú y en Ecuador"
"Jaime Bayly versus Latina: la pelea por ‘El francotirador’"
x