Alan-Salinas

Las elecciones en Brasil

“Como está sucediendo en muchos países (como por ejemplo el Perú), la decisión de los votantes se está generando en los últimos días de las elecciones. Algo no previsto por estas empresas de sondeos de opinión; el cual generó desconcierto en muchos brasileños”.

Hace semana y días hubo elecciones en Brasil. Luis Ignacio Da Silva, más conocido como “Lula”, pasó a la segunda vuelta con el 48,3%. En el segundo lugar tuvimos al actual presidente Jair Bolsonaro con el 43,28%. Lula no obtuvo, como esperaba la opinión pública, más del 50% de los votos para ganar en primera vuelta.

Hasta antes de la elección, las encuestadoras daban por ganador absoluto de la contienda política al líder del Partido de los Trabajadores. Pero, como está sucediendo en muchos países (como por ejemplo el Perú), la decisión de los votantes se está generando en los últimos días de las elecciones. Algo no previsto por estas empresas de sondeos de opinión; el cual generó desconcierto en muchos brasileños. 

Brasil no está exento de la batalla política en la que se encuentra latinoamérica en torno al “anti” que mueve a los políticos y electores. Y es que la contienda política es percibida como una guerra por atraer las mentes, corazones e hígado de la gente, siendo este último el que más se ha usado para generar adhesiones. Eso lo podemos apreciar en las formas como ambos candidatos usan adjetivos para atraer las fibras emocionales de los votantes.

Algo interesante a resaltar es que más allá del petismo/antipetismo que resaltó Bolsonaro y Lula en campaña, es la otra idea que está atrayendo electores, como es el versus globalismo/nacionalismo. Eso lo pudimos apreciar en los miles de seguidores del candidato del Partido Liberal que fueron a votar con su camiseta de la selección, a pesar de que el organismo electoral sugirió que eso no estaba permitido. Además de esta situación prevista, hemos podido ver también que Lula (con el fin de atraer votos y consolidarlos) lanzó consignas en torno a lo representa el candidato de la derecha: fascismo. Idea que representa algo nefasto para la historia política de Brasil y el mundo.

Otro aspecto para resaltar en la campaña electoral brasileña es el peso que adquirió en el electorado la sugerencia del futbolista Neymar de votar por Jair Bolsonaro, haciendo que se pierda de vista el apoyo que tuvo de intelectuales a Luis Ignacio Da Silva. Y es que los intelectuales, al estar alejado del mundo de los medios y las redes sociales, se hacen sentir como lejanos del quehacer cotidiano. A comparación de Neymar, que es una figura mediática, que a ritmo de samba y goles motiva mentes y corazones.

Cómo llegarán para el 30 de octubre, día del balotaje. Es una pregunta razonable que generará búsquedas de formatos de audiencia. Como en otros países, Brasil se encuentra a río revuelto, polarizado. Esa elección se decidirá la última semana.

Tags:

Bolsonaro, Brasil, Elecciones, Lula

Mas artículos del autor:

"Notas sobre política"
"¿En qué sociedad se hace política actualmente?"
"La agenda pendiente del Perú"
x