Fabrizio Ricalde

El escueto mercado de fichajes del Perú al mundo

Perú le agradece al Granada CF. Si no fuera por aquel pequeño equipo español, el 2021 sería un año nefasto en transferencias de jugadores al exterior. Un año más no se vendió a nadie, casi, a algún proyecto importante en el extranjero. E incluso en este caso, solo fue posible porque se alinearon los planetas.

En Granada, una ciudad española medieval sumergida en el tiempo, ha pasado algo sin precedentes en cincuenta años de fútbol. Quizás motivado por el Coronavirus. En este fútbol de la nueva normalidad, el equipo Graná ha dejado de competir por el descenso, la sobrevivencia, o por la segunda y tercera división. Ante la sorpresa de propios y extraños, los Nazaríes hoy pelean la media tabla en Primera, nada menos. Un salto cuántico.

Al Granada se le conoce también como el Matagigantes, aunque nunca ganó nada ni mucho menos arrazó con los grandes. Este apodo, a modo de consuelo, se hizo popular en los setenta por algunos buenos partidos contra el Real Madrid. Pero suenan más a leyendas urbanas. Desde esa época y hasta el 2020, el Graná no competía por nada grande. Hoy, tras dos temporadas atípicas por la pandemia, el Matagigantes logró entrar por primera vez en su historia a un torneo europeo.

La gesta ocurrida hace un año fue llamada por los hinchas y la prensa como Los Héroes de la EuroGranada, nada menos.

Y compitieron. Los Héroes pasaron la fase de grupos y llegaron hasta Cuartos de Final. Ahí ya no fueron rival para el legendario Manchester United de Pogba y Cavani, subcampeón del torneo. Este año, aunque pelearon igual la media tabla, no se pudo repetir la gesta europea, comprobando lo anecdótico de su ocurrencia. Por ello quizás Nehuén Pérez y Jesús Vallejos, dos defensas centrales, dejaron el equipo. Y pues, se hizo un hueco atrás. 

Es raro que un equipo competitivo de España de pronto se quede sin defensas centrales y se interese por un jugador peruano. De hecho, la única vez que pasó fue Miguel Rebosio cuando fichó por el Zaragoza hace veinte años. Pero del lado de Luis Abram, hoy nuevo refuerzo del Granada, también hubo mucha fortuna. Primero, consiguió su pasaporte europeo. Este documento le permite competir de igual a igual con cualquier defensa por cupos en Europa.

Lo otro que hizo Abram fue esperar que su contrato en Vélez Sarsfield caducara para no necesitar pagarle al club argentino por una transferencia. Incluso le tuvo que hacer frente a la presión de los hinchas y la directiva, ante las amenazas de incomodarlo y no dejarlo jugar si no renovaba. Así, el Granada evita pagar seis millones o más por un defensa, algo que nunca ha pasado. En toda su historia, el club español solo ha invertido esa cantidad en un delantero, el goleador colombiano Luis Suárez, precisamente para jugar la Europa League. Y ha sido su fichaje más costoso.

Luis Abram está ya lejos de ser una sorpresa. Más aún, llega a España para ganar un lugar de titular indiscutible, como el año pasado hizo Tapia. Debe ser la apuesta del técnico Roberto Moreno para acompañar al portugués Domingos Duarte, un central valorizado en doce millones de euros, de gran portento físico, anticipación y salida. Más bien, Abram debe quitarle el puesto a Germán Sánchez, un veterano referente del equipo. A sus 34 años, la prensa local ya lo distingue como un jugador decaído y cercano al retiro.

La segunda movida interesante del fútbol peruano en el extranjero es Advíncula. El lateral regresa a Sudamérica. Boca Juniors ha pagado dos millones de euros al Rayo Vallecano, hasta el momento la cifra más alta pagada para un jugador peruano en esta temporada de fichajes. Un sencillo en el fútbol internacional. Y aquí también se generó un hueco: se acaban de ir de Boca dos laterales derechos experimentados como Leonardo Jara y Julio Buffarini. Lucho pinta como titular.

Para Advíncula el camino se abrió y la decisión fue fácil. Dejar España donde iba a pelear el descenso y el puesto de titular, o por jugársela a sus 31 años en ser titular y referente del universo Boca, el mundo futbolístico más importante de América. Y en el equipo de Buenos Aires lo esperaban con los brazos abiertos, con un técnico que conoce el fútbol peruano y Carlos Zambrano como compañero. 

Paro de contar. Hasta el momento no se confirma del todo el pase de Sergio Peña al histórico Malmö FF de Suecia. Sin embargo, parece ya una realidad. En Suecia lo recibiría el técnico y legendario goleador danés, Jon Dahl Tomasson, para tratar de convertirlo en el diez del equipo. Pero seguro va a pelear el puesto. El Malmö FF compite en una liga pequeña, siempre sale campeón y sus jugadores son los mejores del país. 

Por suerte, los suecos están cerca de entrar a la Champions League. Le ganaron hoy al Rangers y están a un partido de jugar la fase de grupos más competitiva del mundo esta temporada. Y Peña, que ya debería ser un titular indiscutible en el Perú de Gareca, se puede convertir en uno de los muy pocos jugadores peruanos en competir a ese nivel, por una fortuna comparable con sacarse la Tinka. Sí, de descender en la liga holandesa a jugar la Champions, así como lo lee. 

A Wilder Cartagena lo chotearon de Turquía y tuvo que dejar Godoy Cruz igual para tentar volverse millonario en Emiratos Árabes Unidos. Aunque Carrillo haya demostrado que jugar en el Oriente Medio no es sinónimo de descender el nivel futbolístico, Cartagena se va a un fútbol donde la sombra de Jefferson Farfán sigue dando vueltas: ahí es donde casi entierra su carrera, en el Al-Jazira. 

La pequeña lista se está por acabar. El otro jugador peruano que se ha mudado a Europa es Kluiverth Aguilar. A sus 18 años, por fin llegó a Inglaterra para cumplir el contrato del Manchester City, pero ha sido rápidamente enviado al Lommel de la segunda división de Bélgica. Para tener más minutos. Este es un club casi filial del poderoso City. Ahí juega, por ejemplo, Diego Rosa, una joven promesa del fútbol de Brasil y del propio City. Aguilar, que tiene las condiciones para triunfar, empieza de esta manera un largo camino. 

Y, al final de la lista, un peruano formado en el fútbol español. Alessandro Burlamaqui a sus 19 años ha conseguido un contrato en el equipo filial del Valencia de España. El contrato es por tres años, y se espera que el volante pueda lucir su fútbol y tentar por una plaza en el primer equipo. Aunque en el equipo de Cheryshev, Wass, Soler y Musah eso suene a una hazaña titánica o monumental. 

Mientras tanto, al Perú aún llegan los rumores imposibles y nunca confirmados de jugadores vendidos a las mejores ligas del mundo. Como el de la promesa del Cantolao, Yuriel Celi, que la prensa local ya estuvo vendiendo al Sheffield United de Inglaterra. Así y todo, la única esperanza para levantar nuestro mercado futbolístico al mundo es Gianluca Lapadula, de quién aún no se sabe dónde jugará esta temporada. Ante tanto vacío, se espera esa buena noticia. ¿Llegará?

Si desea recibir noticias de SUDACA haga clic aquí para registrarse a nuestro Newsletter.

Tags:

Gianluca Lapadula, Granada, Luis Abram

Mas artículos del autor:

"Hay un camino para Perú al Mundial y ya ha pasado"
"Atrévete, Gareca"
"El mejor defensa central peruano del momento"