Marinana Calvo Pérez

Ojo con las elecciones regionales

En las últimas semanas se comenzó a hablar de las elecciones regionales y municipales. Como es usual, los medios de comunicación “nacionales” tienen su atención puesta en Lima, y comienzan a comprar y publicar encuestas sobre las preferencias en la capital. ¿Y las regiones? Parecemos olivarnos de que, en los últimos años, los líderes políticos de regiones han resultado decisivos en la política nacional.

Pedro Castillo y Perú Libre gestaron su campaña en provincias, y lograron el sillón presidencial. Antes de Castillo, Martín Vizcarra, ex gobernador de Moquegua, fue un presidente altamente respaldado por la ciudadanía y con fuerte influencia en la política nacional. En las elecciones del 2020, el partido etnocacerista UPP dio la sorpresa, logrando 13 escaños en el Congreso principalmente apoyado por el sur del país, y en el 2016, la candidata cusqueña Verónika Mendoza fue clave para definir la elección presidencial, apoyando en segunda vuelta a PPK. A su vez, en primera vuelta, el ex gobernador regional Gregorio Santos contó con un fuerte apoyo en Cajamarca, que evitó que Verónika Mendoza pasara a segunda vuelta.

En resumen, hace varios años que los actores regionales vienen siendo decisivos para el rumbo de la política nacional, sin embargo, en Lima, nuestra mirada centralista hace que nos miremos solo al ombligo. Esto es particularmente irónico cuando consideramos que el alcalde de Lima tiene pocas facultades, a pesar de ser la autoridad de la ciudad más grande del país. Los gobiernos regionales, por el contrario, manejan grandes proyectos de educación, salud e infraestructura, e incluso tienen una fuerte influencia de cara a proyectos económicos relevantes para todo el país, como los proyectos mineros.

Acercándonos a las elecciones de octubre de este año, vienen surgiendo algunos liderazgos interesantes en regiones que en Lima aún pasan desapercibidos. Este es el caso, por ejemplo, del movimiento regional “AYLLU” en el Cusco. Esta es de las pocas propuestas a nivel nacional encabezadas por una mujer como candidata al gobierno regional, y a la alcaldía de una ciudad importante como el Cusco. Las candidatas Rosmi Rivas Hurtado y Gabriela Paliza Romero tienen una hoja de vida interesante con años de experiencia, que prueba que provenir de las regiones no es ninguna limitación para tener la experiencia necesaria para un puesto público y un currículo limpio, como nos trata de hacer creer constantemente nuestro actual gobierno. Así como ellas, seguro aparecerán otros candidatos jóvenes y con propuestas interesantes en otras regiones que deberíamos estar mirando con atención.

 

¿Qué candidatos lideran las encuestas en Arequipa, la segunda región del Perú, pesimamente liderada en los últimos años? ¿Quiénes lideran las preferencias en Moquegua, Cajamarca, y otras regiones mineras claves para el país? En Lima, no se oye, padre.

Nuestra atención sigue volcada en si nuestro futuro alcalde será López Aliaga o Urresti. Es sin duda momento de que los medios nacionales, e incluso limeños, volteen a mirar también a las regiones. Y si los medios tradicionales no lo hacen, ojalá os nuevos medios digitales que han surgido tomen ese rol.

 

 

*Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad del autor y pueden no coincidir con las de las organizaciones a las cuales pertenece.

Tags:

Elecciones, Gobierno, Pedro Castillo

Mas artículos del autor:

"Tu voto puede negarle derechos a alguien que quieres"
"El futuro, ¿en nuestras manos?"
"¿Nos va a matar de hambre, presidente Castillo?"
x