Tomas Cortez

El Ídolo, la Hija del Virrey y el Demagogo

El Hombre del Sombrero, demostrando una vez más una supina ignorancia, lleva adelante un proyecto de ley polémico.

UNO

“Se han referido a la representación moche que hicimos como de esclavos, de mujeres indígenas, del virreinato. Lo que hicimos fue representar la cultura Moche, que es oriunda de La Libertad y que se desarrolló entre los siglos II y VII.” – Belén Barnechea

La boda de la hija de Barnechea -quien es una exitosa empresaria –  afincada, desde hace un tiempito, en la Madre Patria, generó una gran controversia. Y fue por su temática. 

Ante la oleada de críticas, en su cuenta de Instagram, realizó su descargo. 

“Somos un país lleno de diversidad, distintas culturas y tradiciones que han sabido convivir y unirse en un sincretismo único en el mundo. En todos los días de celebración enseñamos con amor y respeto algo del Perú, de nuestra cultura, de mi cultura”.

Encima el novio, es miembro de la Nobleza del país peninsular. Claro, él no tiene la culpa de ser nieto de un Conde. Déjame de joder. 

Sin embargo, diversos historiadores y gestores culturales, criticaron el uso indebido de la cultura y la historia como adornos. Más aun, en estos tiempos, donde incluso, el papel de Colón es muy discutido, ni hablar de Pizarro.

“No se puede obviar el contexto en el que se ha hecho uso de estas representaciones”.

Se imaginan que en la fiesta de matrimonio de Tiffany Trump, ¿se hubiera hecho una representación de los años de esclavitud, con amos, siervos y vestimenta del siglo XIX?

Lo llevarían a la pira, a la blonda y al expresidente infame.

Como dijo otra experta “Cuidado con trivializar la historia”.

En estos tiempos nuevos, donde lo que era normal, décadas atrás, pues ahora no se tolera o se rechaza. Entenderlo es crucial. 

Una cosa es viajar por el país; otra muy distinta “conocerlo”, convivir con la gente, de los diferentes lugares visitados. Y comprenderlos.

Ahí recién podrás decir: “Entiendo a mi Perú”.

DOS

“Estamos planteando aplicar la castración química como una de las medidas drásticas contra los violadores de menores de edad, adolescentes y mujeres; propuesta que será formalizada en los próximos días y esperamos que el Congreso no le dé la espalda a un clamor popular” – Pdte. Pedro Castillo

La demagogia vende. Y nuestros políticos, cuya calidad intrínseca es la medianía, no escapan a tal uso. Más aun, en estos tiempos, donde la carencia y orfandad de ideas (o proyectos de ley con el suficiente sustento) son lo más. 

El Hombre del Sombrero, demostrando una vez más una supina ignorancia, lleva adelante un proyecto de ley polémico.

¿Por qué polémico?

La castración química no ha traído solución a un problema, por demás complejo. No hay prueba fidedigna de su éxito, al contrario. Si bien baja el nivel de testosterona en el hombre, reduciendo el apetito sexual; éste no desaparece, incluso de existir un fuerte estimulo sexual, se puede producir una erección. Está comprobado. 

Entonces, ¿en qué quedamos?

Dicen, sus defensores, que la baja testosterona reduce los comportamientos y fantasías sexuales perversas. Se apoyan en estudios que muestran una baja reincidencia. El quid del asunto es que dichos resultados se hicieron sin una rigurosa metodología. Encima, son de los años sesenta y setenta. Hoy, en pleno siglo XXI, los medios están hipersexualizados, ¿o me equivoco?

¿Y que hacemos con la raíz del problema, que es netamente psicológica?

TRES

“Mari es una chica que trabaja con nosotros, tiene 4 hijos y vivía en una casa de madera, de 20 metros cuadrados. Cuando, con mi esposa, supimos su historia, decidimos buscar un departamento digno, para que pueda vivir como se merece ella y su familia. Gracias a Dios lo conseguimos, lo pudimos comprar y darle la oportunidad de tener mejor calidad de vida” – Hernán Barcos jugador 

Le dicen “Pirata”. Tiene cara de buen tipo. Cumplió 38 años y sigue jugando como cuando tenía 18. Pasó por innumerables clubes. Ganó diversos títulos, en cada país donde jugó. Es una cabal muestra de jugador serio y profesional que realza el torneo peruano. 

“Todo esto es mérito de Mari, que nos conquistó con cuidado, confianza, cariño y amor a nuestros hijos. Ella pasó por innumerables dificultades y mismo así es una persona de bien, fuerte, cariñosa y amable. Ella merece ser reconocida. Tengo orgullo de ti como madre y mujer” – Guili Cunha 

Su esposa es una hermosa joven brasileña. Natural de Porto Alegre, o sea es gaucha.  

“Detrás de cada gran hombre, hay una mujer”. Y es cierto.

Ambos, en un acto de bonhomía, además compraron los enseres, artefactos y muebles para el nuevo departamento. Como si fuera para ellos. Porque la Mari ya forma parte de “La Familia”.

Me imagino los ojos vidriosos de María, palpitaciones a mil y las manos temblorosas al abrir la puerta de su departamento amoblado. Y dormir esa primera noche (¿habrá podido cerrar los ojos?), junto a sus hijos pequeños, pensando – ahora sí – en un futuro mejor para la familia.

No se Uds. pero el “Pirata”, a partir de hoy, es mi ídolo personal, junto a Cesar Cueto, Hugo Sotil, Cubillas, Jefferson Farfán y Guerrero.

Tags:

Barnechea, castración química, Pedro Castillo

Mas artículos del autor:

"Buzz Lightyear: Al infinito y más allá… ¿pero sin gays?"
"¿Y ahora, Gareca?"
"Mi Italiano Favorito: Sergio Leone – “Erase Una Vez En América” (1984)"
x