Emprende

Economista Jorge González Izquierdo exhortó a las familias peruanas a no mover sus ahorros de soles a dólares por un alza abrupta del dólar, dado que los ahorros son decisiones de largo plazo

La creciente incertidumbre provocada por las próximas elecciones de junio, así como la constante variación del dólar en los últimos meses ha generado dudas en más de un peruano sobre sus ingresos, ahorros o inversiones.

Jorge Jenkins, Product Owner de Cocos y Lucas del BCP, señaló que “debido a la pandemia mundial que venimos atravesando, existe cierta incertidumbre respecto a la economía y la dinamización de los diversos mercados. Sin embargo, es importante mirar de una manera integral, mantener la calma y ser cautos con las decisiones que tomemos con nuestro dinero”.

El experto recomienda ahorrar una parte de nuestros ingresos en soles y otra en dólares para contrarrestar las constantes variaciones del tipo de cambio que suele afrontar nuestro país. “Si cada mes planificamos y comenzamos a disponer cierto monto de nuestro dinero en dólares, cuando afrontemos dichas subidas, no estaremos tan preocupados”, indica.

Ahorros previos

El economista Jorge González Izquierdo exhortó a las familias peruanas a no mover sus ahorros de soles a dólares por una alza abrupta del dólar, dado que los ahorros son decisiones de largo plazo.

“Uno debe ahorrar en la moneda que va a gastar en el futuro. Si un trabajador planea pasar su vejez en Perú entonces debe ahorrar en soles pero si piensa viajar al extranjero o mandar a su hijo a estudiar fuera del país, entonces si es recomendable ahorrar la mitad en soles y las mitad en dólares”, manifestó.

Además indicó que esta recomendación incluye los montos de la Compensación por Tiempo de Servicio (CTS) y los fondos en la AFP. “Nadie tiene una bola de cristal para anticipar los movimientos del tipo de cambio; si uno se va a quedar en Perú entonces hay que ahorrar en soles”, apuntó.

En caso estés decidido a cambiar parte de tu dinero a dólares, recuerda que la opción más segura es hacerlo por diversas plataformas online de cambio de moneda. Revisa a fondo las plataformas digitales destinadas a ello. Verifica el precio de compra y venta, que esté avalado por la Superintendencia de Banca, Seguros y AFP (SBS) y que ofrezca la confianza necesaria para realizar el cambio.

Tags:

Ahorros, Dólares, soles

Tienes solo 8 segundos para captar la atención de este público antes de cambiar de contenido

 

Los centennials son esa generación que el mundo está tratando de entender. Son nativos digitales comprometidos con luchas sociales y ambientales con diferentes hábitos de consumo a su generación predecesora, los millennials. Gran parte de ellos, además, ya cuentan con cierto poder adquisitivo, dado que se han iniciado en el mercado laboral. Esto los convierte en un público importante al cual llegar con nuestras marcas o negocios.

Un estudio de PowerReviews reveló que los centennials son cuidadosos a la hora de tomar sus decisiones de compra. Lejos de actuar por impulso, estos toman su tiempo investigando precios, leyendo reseñas de productos y comparando diferentes marcas. Además esta generación está preocupada por la calidad de los productos que adquiere. Cerca del 75% de los jóvenes entrevistados valoraban la calidad por encima del precio.

Comunicación efectiva para centennials

Estos jóvenes determinan la calidad de los productos mediante las reseñas online. El 95% de los centennials buscan y leen reseñas para decidirse por un producto, y casi la mitad no lo comprarían si no hay opiniones suficientes. Además, el 60% lee al menos cuatro reseñas online antes de decidirse a comprar, y más del doble confían antes en estas opiniones que en las recomendaciones de sus amigos en las redes sociales.

Según el estudio de PowerReviews, para establecer una relación con esta generación no es suficiente con contar con un único punto de contacto. El e-commerce debe funcionar de forma coordinada con la tienda física de modo que se cree una experiencia unificada. Las marcas deben dar la bienvenida a los usuarios e involucrarnos en todas las fases del proceso de compra.

Conectar con la nueva generación

  • Usa las redes de tu público: Esta generación ya no frecuenta redes como Facebook, sino Instagram y TikTok. Para que tu comunicación sea efectiva, debes hacerlo por los canales correctos.

 

  • Sé rápido: Los centennials están acostumbrados a obtener recompensas instantáneas. Su atención dura solo 8 segundos antes de pasar a otro contenido. Ofréceles lo que buscan sin que tengan que pasar por complicaciones innecesarias.

 

  • Sé sostenible. El derroche y el consumismo excesivo no son parte de esta generación. Tu marca deberá demostrar que se preocupa por las cuestiones sociales.

 

  • Comunícate. Los centennials desean conversar directamente con las marcas. Más de un tercio de ellos no comprarían un producto si no pueden hacer preguntas. Para ganarte su lealtad, brinda atención individual y personalizada.

Tags:

centennials, Ventas

Un día Juan fue al cine y se compró el balde de canchita más grande de todos. Era tan grande que tenía que sostenerlo con ambas manos. Desde que se sentó, y aún sin comenzar la película, comenzó a comérsela a manos llenas, sin remordimientos, sin saborearlas, sólo se las comía. Sin embargo, a medida que avanzaba el tiempo y la película, cada vez tenía menos canchita, como es obvio. Cuando él se dio cuenta, cuando vio que ya estaba a mitad del balde, recién comenzó realmente a disfrutar de la canchita, porque en ese momento tomó conciencia que cada vez tenía menos. Y mientras menos tenía más las saboreaba, porque empezaba a valorar más las que aún le quedaban.

La pregunta sería: ¿Qué les da valor o importancia a las cosas? ¿Qué hace que algo sea más valioso o importante? ¿Por qué algunas cosas cuestan más, debes pagar más por ellas? Usualmente es su cantidad, si hay muchas o pocas. Puede ser su disponibilidad, si es fácil o no conseguirlas. En algunos casos, está determinado por cuánto cuesta hacerlas u obtenerlas. También depende de cuánto, las personas, estén dispuestas a pagar por ellas. Pero básicamente, si es fácil, hay muchas y cualquiera las puede tener, es barato. Si son difíciles de conseguir, no hay muchas y hacerlas es caro, lo más probable es que sean más caras. Entonces ¿Cuánto cuesta o cuánto vale tu tiempo?

Para responder a esta pregunta, usemos el ejemplo de la canchita, porque en nuestra vida sucede algo similar: cuando nacemos, tenemos el balde de canchita -nuestra vida- lleno. Pero a diferencia de un balde de canchita, en donde podemos, si queremos, ver cuanto hemos comido/disfrutado y cuanto aún nos queda; en la vida no tenemos claro cuándo se acabará o cuando se nos terminará. Solo sabemos que ese momento llegará. Esto hace que muchas veces, cuando somos más jóvenes, no valoremos el tiempo que tenemos, porque creemos que tenemos -mucha canchita- mucha vida por disfrutar… mucha vida por vivir. Esto es un peligroso y grave error. Ni tu ni yo podemos estar seguros de cuánto queda­, sólo podemos estar seguros de cuánto hemos vivido.

También es importante tener en claro que, a diferencia de los juegos en donde puedes ganar, perder o empatar, en este juego que se llama vida, sólo existe, sólo hay un resultado posible, nos guste o no, estemos de acuerdo o no, que en algún momento se va a acabar, como la canchita. Por lo tanto, lo único que nos queda, lo único que podemos hacer es disfrutar de cada canchita, como que es LA canchita. O sea, disfrutarla plenamente, sacarle el máximo provecho, exprimir cada instante, vivir intensa y apasionadamente cada momento que tenemos, independiente de cuanto ya hemos vivido. Porque si de todas maneras va a pasar, si de todas maneras se va a acabar, no me debo enfocar en eso. No tiene sentido. Lo que debo hacer es valorar realmente el tiempo que tengo, valorar este momento. Porque este es el único momento que realmente tenemos.

En un artículo anterior que escribí en esta columna, Vivir aquí,  ahora… el presente comentaba sobre la importancia de disfrutar este momento, que realmente es el único que tenemos. Te invito a que lo leas porque estoy seguro también que te servirá.

Alguna vez escuché que lo mejor que podemos hacer, durante toda nuestra vida, es que debemos vivir cada día, como si fuera el último del que disponemos, porque uno de estos días, tarde o temprano, tendremos la razón. Lo único que podemos dar por sentado es que, sí o sí sucederá. Entonces que te parece disfrutar y abrazar el ahora, gozar cada instante, sin pensar en cuánto tiempo queda o cuánto ya vivimos.

Te invito a vivir intensa y apasionadamente cada momento, los que te gusten e incluso los que no te gusten, porque de esos también puedes sacar provecho y porque cada momento vivido, es la prueba y evidencia que estás vivo, que aún existen y tienes oportunidades y posibilidades de lograr, lo que quieras en tú vida.

Tags:

Coaching, Creciendo entre amigos

Con la pandemia, la obligación de contar con un Plan de Vigilancia, Prevención y Control del Covid-19 es la principal condición para tener labores presenciales. Además, las inspecciones de trabajo exigen cumplir también con las medidas de seguridad y salud regulares.

 

Dependiendo la actividad económica a realizar y las condiciones de cada trabajador, los centros de labores están obligados a cumplir con nuevas obligaciones de seguridad y salud durante la pandemia. En el caso de las empresas que tengan labores presenciales, contar con un Plan de Vigilancia, Prevención y Control del Covid-19, y cumplirlo es lo principal.

“Es algo que se ha exigido ya hace algún tiempo para que las empresas puedan operar de manera presencial. Básicamente, se está verificando que las empresas tengan un plan COVID-19 y que lo cumplan. Cuando Sunafil hace la inspección, fiscaliza el plan de COVID-19 y también las obligaciones en materia de seguridad y salud en el trabajo”, comenta César Puntriano, socio principal del área de Derecho Laboral y Seguridad Social del Estudio Muñiz.

Estos planes incluyen medidas de higiene, distanciamiento en el centro de labores, pero también debe servir para identificar a los trabajadores comprendidos dentro del grupo de riesgo definido por el Ministerio de Salud (Minsa).

“Por ejemplo, un obrero que trabaje en una labor industrial considerada como de riesgo, pero que no tiene contacto cercano con otras personas, probablemente no sea de riesgo ante COVID-19, pero sí para riesgos ocupacionales y accidentes de trabajo”, precisa el especialista.

Obligaciones y trabajo remoto

Cabe indicar que, cuando se trata de un trabajador considerado como población de riesgo, las normas indican que la persona realice trabajo remoto o que reciba una licencia con goce de haber. Si el trabajador insiste en hacer labores presenciales, el empleador puede optar por una declaración jurada que le exonere de responsabilidades ante un eventual contagio.

En el caso de los trabajadores que se encuentran en trabajo remoto, las responsabilidades del empleador son más acotadas, aunque existen cambios legislativos en curso.

“Por las normas establecidas, el empleador está obligado a dar recomendaciones en materia de seguridad y salud en el trabajo (en trabajo remoto). Desde casa, el empleador podría dar recomendaciones en cuanto a temas de ergonomía. Sin embargo, hace poco el Congreso aprobó un Proyecto de Ley por insistencia que establece que el empleador tiene que hacer la vigilancia epidemiológica para todos sus trabajadores”, advierte.

Se trata del Proyecto de Ley 5474/2020, que propone garantizar el bienestar de los trabajadores, indistintamente del régimen laboral que tengan o de la modalidad (presencial o remota), para que el empleador asuma el costo de los equipos de protección personal y el costo de las pruebas de tamizaje necesarias.

Si el proyecto se publica, estas disposiciones se sumarán a las existentes en materia de seguridad y salud en el trabajo, que han sido las fiscalizaciones más recurrentes por la coyuntura. Sin embargo, Puntriano observa que también se van a dar inspecciones en cumplimiento de beneficios sociales, particularmente en este mes, cuando se realizan los pagos de Compensación por Tiempo de Servicios (CTS).

Tags:

Covid-19, sanciones laborales, Teletrabajo

Afronta tus sentimientos de dolor por desempleo de la misma manera que lo harías con otra pérdida.

Según cifras del Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI), un total de 2 millones 231 mil 300 peruanos quedaron sin empleo en el 2020. La tasa de desempleo se ubicó en 7.4%, es decir, del total de la población ocupada, 1 millón 193 mil 200 personas buscaron activamente un empleo en el país.

Este aumento se vio potenciado por la llegada de la pandemia por Covid-19 y las medidas de emergencia que diversas empresas aplicaron a lo largo del 2020. Si estás atravesando una situación de desempleo, expertos en psicología de Mayo Clinic recomiendan seguir estos pasos para lograr ser resilientes y salir adelante.

Aceptar las emociones

Cuando tu cerebro identifica una amenaza, como el desempleo, envía señales a través de tu cuerpo para reunir recursos para enfrentarla. Esta respuesta se conoce como la reacción de lucha o huida, y provoca que el pulso y la respiración se aceleren y los músculos se tensen. Cuando el cerebro entre en acción, respira profundamente. Reconoce que estás haciendo todo lo posible, considerando las circunstancias.

Reconoce el dolor por tu pérdida

El dolor por lo que has perdido es una de las emociones más importantes que sientes en este momento. Afronta tus sentimientos de dolor de la misma manera que lo harías con otra pérdida. Entre otras cosas que ya no tienes, quizás te duela no tener las actividades en tu trabajo que brindan sentido y propósito a tu vida. Es necesario reconocer y aceptar este dolor para empezar a sanar.

Usa tu energía sabiamente

Procura hacer más de las cosas que estimulan tu energía. Por ejemplo, evita ser muy duro contigo mismo o enfocarte en lo que has perdido. De la misma manera que lo harías cuando estabas trabajando, intenta conservar tu energía. Por ejemplo, programa descansos en tu día en lugar de pasar cada momento buscando trabajo.

Cuida de ti mismo

Si estás desempleado debido a la pandemia de la COVID-19, recuerda que mientras que no puedes controlar lo que te pasa, puedes controlar cómo responder. Prueba estas estrategias para cuidar de tu salud mental y emocional mientras al atravesar los días por venir.

Tags:

Desempleo, Resiliencia, Trabajo

Su uso tuvo un crecimiento de 500% durante la pandemia. Estas herramientas electrónicas favorecen la inclusión financiera y digital.

Las billeteras electrónicas son cada vez más usadas por negocios y usuarios en el día a día. Según señaló el Banco de Crédito del Perú (BCP), su uso registró un crecimiento del 500% hasta noviembre de 2020 debido a que la pandemia del Covid-19 impulsó el uso de dinero electrónico y el enfoque en segmentos masivos de la población peruana.

Mario Vergara Silva, docente de posgrado en la Universidad ESAN, explica que la creciente adopción de billeteras digitales representa una oportunidad para que las empresas de pagos superen a la competencia, ganen escala y generen impacto en el cliente.

“El uso de una billetera digital en el escenario actual genera una disminución de robos, al usarse menos efectivo. Es un mecanismo seguro de pago para reducir el riesgo de contagio de la COVID-19. Además, incluye una disponibilidad inmediata del dinero, más seguridad al momento de realizar transacciones, disminución de costos de transacción, ahorro de tiempo e inclusión de la población no bancarizada”, indica Vergara Silva.

Billeteras electrónicas en Perú

Entre las billeteras móviles existentes en el mercado peruano destacan Tunki, BIM y Yape. En el caso de esta última se registró un avance de hasta 700%, logrando diariamente más de 25,000 nuevos usuarios por el pago del bono, acumulando cerca de 3 millones de usuarios activos.

Por su parte, Plin va por el millón de usuarios y, en tercer puesto, se encuentra Bim, con 800 mil. Estas cifras muestran la preocupación de los negocios, emprendedores y consumidores por prevenir contagios y contar con mayores canales de pago. Por su parte, Yape, espera tener -este 2021- 10 millones de usuarios.

En el caso de Yape, existen tres maneras de obtener la billetera digital: con el DNI, el celular y utilizando una tarjeta de débito soles del BCP o de uno de los aliados del banco: Mibanco, Banco de la Nación (BN), Caja Piura, Caja Cusco y Caja Tacna, comentó.

Para Vergara Silva, la crisis actual es una oportunidad para masificar el uso de los servicios financieros entre personas no bancarizadas. Considera que el empleo de la billetera móvil creará un historial de movimiento de dinero que, a futuro, podría servir como récord crediticio. Así, las personas que usen la billetera móvil podrían ser sujetas a crédito. “Las empresas, sobre todo aquellas con mayor rentabilidad, deben apoyar estos esfuerzos. Es el momento de empezar grandes cambios”, indica.

Tags:

Billetera electrónica, crecimiento, Pandemia

No es necesario ser un experto en sonido. Con un micrófono dinámico con conexión USB bastará para empezar a grabar

Según el Observatorio de Podcast de Puerto Rico, que monitorea la actividad de este tipo de difusión radial en Internet en la región, hasta febrero de 2020 ya se encontraban registrados en el sistema 305 podcasts peruanos.

Se trata de una gran herramienta para comunicarse y acercarse a algún nicho o sector en particular. Si buscas implementar tu propio podcast, expertos de HubSpot brindan algunas claves para hacerlo de forma exitosa:

1. Plantea tus objetivos

Determina si tu podcast servirá de medio de fortalecimiento en el vínculo con una comunidad, consolidará a tu marca como experta en un tema particular o buscará entretener. Una vez que tengas esto claro, la selección de temas y elaboración de guiones se darán con mayor facilidad.

2. Elige un concepto y tema

El primer paso permite llegar a este, que abre nuevas preguntas, como por ejemplo si es que entrevistarás a expertos, o resolverás dudas recibidas en tus redes. Cuando tengas el formato y el tema para tu podcast, deberás aterrizar los temas secundarios para cada programa en base al perfil de tu público objetivo.

3. Gestiona la periodicidad

Una vez determinados los aspectos creativos de tu podcast, plantea un calendario editorial, es decir, programa los horarios en los que se publicarán tus podcasts, establece la duración que tendrá cada emisión y haz una lista con los temas que tratarás en cada capítulo.

4. Crea la identidad

Plantea un nombre y la identidad visual de tu podcast. Elabora una lista con varias alternativas y realiza una búsqueda en Google para verificar si es ese nombre que no ha sido utilizado antes. Una vez que lo confirmes puedes registrarlo y proceder a la creación de un logo.

Elige también la música que usarás para iniciar y cerrar tu programa. Esta también será parte de tu identidad pues al escucharla, el público estará seguro de estar escuchando tu contenido.

5. Alista los detalles técnicos

No es necesario ser un experto del sonido para empezar en el mundo del podcast, pero sí requerirás de equipos que te permitan tener un buen audio. Puedes usar la grabadora interna de tu smartphone si el registro es bueno, o adquirir un micrófono dinámico con conexión USB para que la calidad del sonido y el proceso de grabación sean más fluidos y obtengas un audio adecuado.

Respecto al software para realizar la edición, puedes usar uno de los más sencillos y gratuitos: Audacity. Una vez que resuelvas estos aspectos técnicos, define en qué plataformas publicarás tu podcast. Las más populares son SoundCloud y Spotify y puedes publicar en ambas.

Tags:

Implementar, Negocio familiar, Podcast

El BCRP es un ente independiente del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) y es el encargado de las políticas monetarias (control de la inflación) y cambiaria (manejo del tipo de cambio o precio del dólar). Su objetivo es preservar la estabilidad monetaria, definida como el logro de una meta anual de inflación de entre 1% y 3%.

No tiene una meta con respecto del tipo de cambio, aunque sí interviene en el mercado, comprando o vendiendo dólares para evitar fluctuaciones bruscas. Por eso, vemos que cuando el precio del dólar sube o baja, lo hace de manera suave. El BCRP no fija el tipo de cambio, sino que reduce lo que los economistas llaman “volatilidad”, pues el precio del dólar depende del mercado.

Muchas veces asumimos hechos como obvios. Uno es la estabilidad monetaria, resultado al que a veces no damos el mérito real. El concepto se refiere al control de la inflación por parte del Banco Central de Reserva del Perú (BCRP). En los años 80, los aumentos casi diarios de los precios eran algo normal. En 1990, el incremento llegó a 7,650% solo ese año. Entre 2001 y 2020, el promedio anual fue de 2.4%. En 2020 fue solo de 1.9%.

Lograrlo fue difícil. Una de las reformas clave fue independizar al BCRP de las presiones que recibía del Poder Ejecutivo. Eso se mantiene. Además, desde 2002 se estableció un objetivo único: la estabilidad monetaria, entendida como una meta anual de inflación de 2.5% +/- 1%, es decir entre 1.5% y 3.5% al año. En 2007 se ajustó la meta a 2% anual +/- 1%. El sistema se denomina “metas explícitas de inflación” o inflation targeting. Si revisamos en cualquier país la relación entre estabilidad monetaria y crecimiento económico, esta es clara: a mayor estabilidad monetaria, mayor crecimiento.

¿Todos los bancos centrales del mundo tienen los mismos sistemas y metas? No. Por ejemplo, el de EE.UU., llamado sistema de Reserva Federal (FED), no tiene una meta explícita de inflación ni un objetivo único, pues se le dan hasta tres metas: estabilidad monetaria (sin meta numérica), crecimiento económico y pleno empleo.

El BCRP es autónomo. Está prohibido de prestarle dinero al Poder Ejecutivo, entregar dinero a entidades de fomento o establecer distintos tipos de cambio. Las tres eran características de la década de los 80,  que terminaron en hiperinflación y en una de las peores crisis económicas de nuestra historia. La autonomía le otorga al BCRP libertad para establecer su política monetaria sin presiones del Ejecutivo. Y eso ha sido respetado por todos los presidentes de los últimos 30 años.

Estamos cerca de la segunda vuelta. Nuestras decisiones debemos basarlas en evidencia empírica y no solo en buenas intenciones. El compromiso con la estabilidad monetaria y la independencia del banco central debe ser asumido por ambos candidatos. Es una lección de nuestra propia historia económica.

Tags:

Carlos Parodi, Estabilidad monetaria

En el Perú hay más de 8 millones de mamás. Y más de un millón de negocios son dirigidos por mujeres. Muchos de estos son liderados por madres que encontraron en el emprendimiento una forma de generar recursos, pasar más tiempo en familia y responder a las necesidades del mercado.

Griela Pérez es una joven empresaria cusqueña que busca -con su negocio- hacer que los peruanos revaloremos nuestra cultura. Con su negocio, vende polleras bordadas por artistas ayacuchanos, puneños, huanuqueños, huancaínos y cusqueños. Su idea: hacer que la pollera sea una prenda de moda y que transmita nuestra identidad. Pero esta iniciativa no hubiese sido posible si es que Griela no hubiese querido dejarle un legado a su hija, Agustina.

Creo las Polleras de Agus (denominación derivada del nombre de su pequeña), no solo para generar ingresos sino también para dejar una lección de mamá a hija: siéntete orgullosa de quién eres y de tus orígenes.

Hoy Las Polleras de Agus no solo se venden en el Perú, también han exportado a África, Italia, Australia, Estados Unidos, España y Alemania. “Mi hija fue mi gran inspiración”, dice esta madre emprendedora que, como muchas mamás peruanas, batalla – a diario- contra el tiempo, el cuidado de los hijos y la gestión del hogar.

Pero, así como a Griela podemos mencionar a Mariana Costa Checa, joven madre y emprendedora social. Creó Laboratoria para capacitar a mujeres en el sector tecnología e ingresen a un mercado dominado por hombres, como es la tecnología.

O Isabel Álvarez que convirtió -en plena crisis económica en los años ochenta- un emprendimiento gastronómico en uno de los restaurantes más prestigiosos del país, en la actualidad: El Señorío de Sulco.

Son historias inspiradoras que nos retratan la capacidad de la mujer peruana para ser resilientes, creativas y con capacidad de liderazgo para enfrentar un mercado competitivo. En palabras del periodista especializado en temas económicos, Carlos Orjeda: “Son mujeres batalla”. Sin embargo, tienen muchos retos por delante.

Cifras de las mamás emprendedora

Según el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI), hoy 8 millones 664 mil madres celebran su día. Pero una cifra del Ministerio de la Producción llama la atención: 1.5 millones de micro y pequeñas empresas son lideradas por mujeres en todo el Perú. Muchas de ellas son mamás.

La siguiente data nos ayudará a entender el panorama:

De acuerdo al Estudio Nacional de Hogares de 2015 (ENAHO PERÚ), las madres emprendedoras representan el 33% de las más de 5 millones de mamás entre 18 y 70 años.

De este 33%, el 45% de las madres emprendedoras están dentro del sector comercio, el 28% se desempeñan en el sector servicios, el 16% en el sector agropecuario y el 10% en el sector producción.

Estas cifras hacen preguntarnos ¿Cuáles son los retos de las mamás emprendedoras?

Para Andrea Rivas, Coordinadora Senior de Emprendimiento en Emprende UP, los principales retos que debe asumir una mamá emprendedora son: La gestión del tiempo. En la mayoría de los casos tiene que organizarse para atender el hogar, los hijos y ella misma, por lo que asegura -en el hogar- debe haber un rol compartido, donde los hombres tengan igual participación que las mujeres.

“Esto es super importante. En el hogar se debe compartir roles. Las preocupaciones de las mamás emprendedoras, más allá del trabajo (en estos tiempos de COVID-19) van porque su familia no se enferme; y si hay un enfermo, ellas suelen asumir los cuidados. Es decir: Tiene que ser mamá, esposa, enfermera, profesora porque ahora las clases son virtuales y también emprendedoras”, señala, con preocupación y sin ánimos de romantizar los múltiples roles que asumen las mujeres en el hogar, en el trabajo y en nuestra sociedad.

Poco acceso

La experta señala que otro de los retos a superar es la brecha de financiamiento, ya que no suelen acceder a préstamos bancarios con facilidad. Los motivos: sueldos bajos, trabajo en informalidad o no remunerado. Recordemos que, según el INEI, las mujeres ganan en promedio 31.8% menos que sus pares hombres; 7 de cada 10 mujeres trabajaba en el sector informal y solo el 34.7% de las trabajadoras tienen acceso al sistema de pensiones

Otro reto -asegura Rivas- es la tecnología: “Hoy las mamás emprendedoras han tenido que digitalizarse para poder subsistir”, señala, y especifica que no hay un rubro específico para el desarrollo de los emprendimientos en donde las mamás incursionen con mayor frecuencia. “Están en todos los sectores”, enfatiza.

Están en el rubro gastronómico (ayer en Sudaca contamos la historia de las mamás cocineras de Tappers); otras se desarrollan en el sector tecnológico o, incluso -afirma Rivas- trabajan en el empoderamiento femenino, como Sicurezza de Ileana Tapia que, a través de la venta de prendas íntimas femeninas, busca empoderar a las mujeres y cultivar el amor propio.

“Para emprender, las mamás y en general las mujeres, tienen que darse cuenta cuál es el mercado al que irá su producto y qué ésta tenga una propuesta de valor. Además, debe capacitarse. Esto les permitirá generar mayores ingresos y generar más emprendimientos”, señala Rivas.

¿Por qué emprenden?

Para Pía Olea, abogada especialista en género, diversidad e inclusión y Directora de Consultoría en GenderLab, las mujeres emprenden porque -en muchos casos- resultan menos atractivas para el trabajo dependiente, tema que está muy ligado a la maternidad.

Además, señala, también emprenden porque tienen remuneraciones más bajas que los hombres, como lo hemos demostrado líneas arriba.

También emprenden, señala: “Porque observan una oportunidad nueva en el mercado, además de hacerlo por necesidad. Sobretodo ahora que estamos golpeados por el Covid-19 y más mujeres que hombres han perdido su trabajo”, indica. Según IdehPucp, la población de mujeres económicamente activa disminuyó, en Lima Metropolitana, 52.3% en el segundo trimestre del 2020. 4.6% más que la PEA de hombres.

¿Por qué históricamente se le ha complicado más a las mujeres emprender o desarrollarse en el mercado laboral?, le preguntamos.

“Es cierto que en los últimos años hubo un avance. Nadie puede decir que nos encontramos igual que hace 200 años. Evidentemente las mujeres hemos tenido un avance en derechos y oportunidades. Las mujeres hemos tenido un ingreso prominente en el mercado laboral y en la educación. Somos el 50% de las graduadas de las universidades. Cuando ingresamos a un trabajo dependiente, también somos el 50%. El problema viene cuando ascendemos”, señala.

Todo este coctel, donde además abunda el machismo y a las mujeres y madres se les complica conciliar el tiempo en familia con el trabajo, son retos que las emprendedoras deben enfrentar día a día. Emprender, para ellas y en especial para las mamás, es una tarea aún más complicada de lo que ya es.

Tags:

Emprendedora, mamá emprendedora, Negocio
x