Entrevista a César Hinostroza

César Hinostroza: “Gustavo Gorriti es el autor de mi destrucción”

Desde Madrid, el señalado como cabecilla de los ‘Cuellos Blancos’ dice ser otra persona desde el 2019, cuando se consagró al cristianismo. Jura que ya no puede mentir, pero eso no le impide callar cuando le preguntamos si se reunió con Keiko Fujimori. Le echa la culpa a Gustavo Gorriti de todas sus desgracias, desvía la atención a una tercera persona como la responsable de su salida del país (burlando los controles de Migraciones) y persiste en la idea de que es un perseguido político.

Tras aprobarse dos solicitudes de extradición en su contra, César Hinostroza está a la espera de que la justicia española resuelva en última instancia su pedido de asilo. En Lima, lo más probable es que le espere la cárcel. Aún en suelo madrileño, aceptó una entrevista con Sudaca.

¿Puede ser esta su última entrevista [en libertad], señor Hinostroza?

No sabemos. Eso solamente lo sabe Dios. Podría ser. Quizás. No sabemos.

¿Cómo se imagina su regreso al Perú?

Yo tengo fe de que se me conceda por fin el derecho que estoy invocando acá, el derecho internacional, de protección internacional [el asilo]. No  he pensado en la otra posibilidad [la extradición]. Si usted se pone [en la otra posibilidad], ya sería una especulación. Y no voy a hablar de especulaciones.

¿Ha tenido sueños o pesadillas de cómo podría ser su vida en una cárcel?

Si Dios dispone que tenga que ir [a la cárcel], como un ser humano que tenga que pasar tribulaciones o angustias, tengo que cumplirlo. Yo creo que no hay que pensar en el mañana sino en el hoy. Mañana me da un infarto y no estamos acá.

César Hinostroza - Entrevista
Pantallazo de la entrevista en la plataforma Zoom, con César Hinostroza Pariachi, sindicado como cabecilla de los Cuellos Blancos, desde Madrid, España.

Usted se fugó del Perú. ¿Qué garantía hay de que no pueda fugarse en España si es que tiene un revés judicial?

Volvemos a especular, ¿no? Me parece que lo que debe saber el pueblo peruano es la verdad de los hechos. Yo soy un perseguido político, no en el sentido estricto de la palabra. No me persiguen por mis ideas políticas, sino bajo el pretexto de haber cometido un presunto delito. Soy perseguido por haberme vinculado a un partido político señalado como de derecha por sus opositores [Fuerza Popular].

La Audiencia Nacional de España ha desestimado el principal argumento suyo de que es un perseguido político. Usted le ha atribuido responsabilidad al expresidente Martín Vizcarra, pero Vizcarra ya no está en el poder. ¿Quién lo persigue ahora?

Esa pregunta me da lugar a la siguiente reflexión: ¿qué pasa si en su país lo persiguen, le inventan cargos gratuitos para encarcelarlo bajo el argumento de que usted es brazo político de un partido y hacen una presión mediática por el poder que uno tiene -llámese presidente, llámese fiscal o el Congreso-, y además le fabrican todo un expediente falso? Usted busca protección internacional en otro país. Es lo que se hace en caso de persecuciones. Al día siguiente, ese dictador entre comillas pierde el poder. Pero el daño ya está hecho, ya se causó el daño a esa persona. No se puede decir “como el dictador o persecutor ya no está en el poder, ya no hay persecución”

¿Votó en las últimas elecciones presidenciales?

No. Porque yo no estoy empadronado en España. No tengo la doble nacionalidad. Estoy acá de tránsito.

Si hubiese votado, ¿por quién lo hubiese hecho: por Keiko Fujimori o por Pedro Castillo?

Yo soy demócrata. En su momento hubiese decidido. Aparentemente no se le conocía muy bien al candidato que usted me ha mencionado. El voto es secreto. Y me parece que no tiene relevancia por quién uno vota.

¿Se reunió usted con la señora Keiko Fujimori, en marzo del 2018, en el local de Fuerza Popular en La Molina, como lo mencionó un testigo protegido?

Esa pregunta me han hecho varios periodistas. Como eso ya está judicializado y está en investigación formal en el Perú, el consejo de los abogados defensores es no pronunciarse hasta que se tome la declaración indagatoria por parte de la Fiscalía. De manera que, mediáticamente o a través del periodismo, me parece que no es oportuno declarar sobre hechos imputados. Lo único que sí quiero precisar, y de ahí viene el tema de la presión política, es que lo persiguen a uno porque, presuntamente, se ha reunido con una lideresa de un partido político.

Un testigo protegido, además, dijo que usted, en marzo del 2018, se reunió en casa de Antonio Camayo con el excongresista de Fuerza Popular Héctor Becerril. Y que le ofreció a este apoyar a Keiko Fujimori en sus procesos judiciales. ¿Qué pasó ahí?

Las declaraciones de los colaboradores hay que tomarlas con pinzas. Yo no me fío en las declaraciones de los colaboradores y hay ver qué interés tienen. En todo caso, para fines de corroboración, hay que ver qué procesos judiciales tenía el partido Fuerza Popular en la sala donde yo trabajaba. Que yo sepa, no tenía ningún proceso.

La pregunta del millón: ¿Quién es la “Señora K”? No me diga que Karelim López.

Yo he escuchado ese audio, a través de IDL Reporteros, que fue el que difundió ilegalmente estos audios y nadie hizo nada. En ese audio, escuché decir a un interlocutor que la señora K, que usted ha mencionado, quisiera reunirse [en la casa del empresario Antonio Camayo]. Esa reunión nunca se produjo, como después se verificó. La reunión se habría dado con un señor congresista, no sé si recuerdo, de apellido Torres [se refiere a que tuvo una reunión con Miki Torres].

¿Y es cierto que se escapó en la maletera de un auto para salir de su casa en Lima, vigilada por la policía, para ir a Tumbes? ¿Fue así de cinematográfico su escape?

Alguien habrá especulado eso. Es totalmente falso. Yo he estado haciendo mi vida normal en mi domicilio y decidí pedir protección internacional. Y ojo, yo no me he fugado, en el sentido de que no tenía una orden de captura. Lo que había era una orden de impedimento de salida, que no es sinónimo de captura y de detención. De manera que no me he fugado. He venido a pedir asilo. Podría haber estado en otro país. Elegí España y vamos a ver qué pasa.

Afiche de César Hinostroza
2018. Afiche presentado en Madrid, en protesta por la presencia de César Hinostroza en la capital española. Fuente: ElDiario.es

¿Cómo salió con impedimento de salida del país?

Yo, en principio, no sabía que tenía orden de impedimento. A mí nunca me notificaron.

¿Por qué salió por el aeropuerto de Tumbes? ¿Por qué no salió por el Jorge Chávez?

El señor que me acompañó dijo que no había una orden de impedimento. Entonces, procedimos a salir. Yo he sido magistrado en el norte. Tengo familiares en el norte. Para mí era más fácil salir por ahí que por Lima.

¿Tiene cargo de conciencia por pagarle a una funcionaria de Migraciones para ayudarle a salir del país?

Cuando he salido no tenía recursos económicos. Por lo tanto, era imposible que le ofreciera dinero. Nadie ofrece dinero. Hay una tercera persona que habría intervenido en los hechos. Tengo conocimiento de que ha fallecido. Esa es otra historia que se ha sacado en base a la declaración de la funcionaria pública. No sé si usted ha tenido la posibilidad como periodista de tener a la vista la declaración de la funcionaria. Yo la tengo a la mano. La señora no dice que yo le he pagado. Dice que otra persona X  fue la que le entregó una parte de lo que él le había prometido. Pero ese señor dice que él nunca le entregó nada a la señora. ¿De dónde salió el dinero? ¿Del aire?. La señora sí ha dicho expresamente que “el señor Hinostroza no me entregó nada”.

 

ESCUCHAS TELEFÓNICAS

Usted ha dicho que no tiene dinero. Pero en uno de sus audios habla de una caja fuerte.

Una cosa es caja fuerte y otra cosa es dinero. Modestamente las personas pueden tener su alcancía, su cofre, lo que sea para guardar sus joyas, cosas de valor, documentos. Pero en mi caso, no. Cuando fueron a mi casa al hacer el allanamiento, revisaron todas las instalaciones y nunca encontraron una caja fuerte.

Pero usted habla de una caja fuerte en un audio y alude a un hermano.

La verdad no recuerdo en qué contexto se ha hablado de eso.

Si gusta, se lo hago escuchar.

Me parece que es irrelevante. Yo estoy interesado en hablar de los hechos que me imputan, que le interesa a todo el país, para que vean que no hay corrupción.

¿Cuándo escucha su voz en los audios le da cierto pudor?

Lo que he escuchado son conversaciones intrascendentes de un mundo civilizado, de unas relaciones sociales que tengo como ser humano por el hecho de vivir en sociedad. No va a encontrar ningún audio donde yo venda mis sentencias o cobre por mis sentencias o esté insinuando que cometan delitos otros.

¿Y le puedo poner el audio?

Ponlo.

Vamos a poner el de la caja fuerte.

Usted está empecinado con la caja fuerte. Vamos a ver lo de la caja fuerte.

[Se le pone el audio del 22 de mayo del 2018, que dura exactamente un minuto. En la grabación, Hinostroza habla con una persona de apellido  Quispe, quien le dice: “Recién he terminado lo de la caja fuerte. De lo que tenía que hacer, pues”. El exjuez le pregunta si un hermano suyo le abrió la puerta y Quispe le responde que sí. Luego Quispe habla de la compra de una chapa].

¿Lo logró escuchar bien?

Ahí hablan dos personas de una chapa. Creo que están arreglando la puerta de la casa de mi hermano. La pregunta es: ¿cuál es el delito ahí?

¿Y es consciente de que la palabra “hermanito” tiene una connotación negativa y es asociada a la corrupción debido a sus audios?

Depende del trato que uno tiene con las personas. Generalmente, a las personas allegadas a mí, les digo “hermano”. Porque, efectivamente, somos hermanos. Con mayor razón ahora que asisto a una iglesia. Asisto a una congregación religiosa. En realidad todos somos hermanos, somos hijos de Dios. Tenemos el mismo origen y practicamos el “ama a tu prójimo como a ti mismo”. Se ha satanizado ese término por gente interesada en causar daño, por gente interesada en capturar el poder, como ahora lo han conseguido. Han satanizado el “hermanito”.

¿Usted les sigue diciendo “hermanitos” a sus allegados?

Sí. Hasta ahora. Si usted, por ejemplo, me llama en otra oportunidad, le digo: “Hola, hermano”.

¿Y qué fue de su “hermanito” Antonio Camayo, quien lo calificaba a usted como “el hombre más inteligente del Perú”? ¿Sigue teniendo comunicación con él?

Después de los audios nunca más logré conversar con él. Porque, por todo lo que ya se sabe ahora, las fiscales Rocío Sánchez y Sandra Castro, que estaban a cargo de la investigación, al parecer lo presionaron para que sea colaborador. Digo «al parecer» para que no diga que lo he afirmado. Yo ignoro cuál será su paradero. Nunca más logré conversar con él. Ahora, lo que sí preocupa son las declaraciones que él habría dado mintiendo a la autoridad.

¿Lo considera un traidor a Camayo?

No. Porque traidor es cuando dos personas cometen un delito y otro lo delata. Yo no he cometido ningún delito. Y él tampoco. Yo no sé porque ese señor estaría procesado. Que yo sepa, según los audios, el señor Camayo no habría cometido ningún delito. Al parecer le prometieron la libertad y se la dieron. Lo han presionado para que acuse gente y haga daño.

Antonio Camayo
Antonio Camayo Valverde, ex “hermanito” de César Hinostroza. Fuente: Andina.

En un audio del 27 de marzo del 2018 Camayo le pide consejos para una entrevista que iba a darle Edwin Oviedo, expresidente de la Federación de Fútbol e investigado por asesinato por el caso los “Wachiturros de Tumán”, a Milagros Leiva. Y así lo hace. Usted no marca distancia. ¿Es correcto asesorar a los investigados?

Lo que yo he escuchado en el audio, para mí, es nulo. Pero, bueno, vamos a suponer que hubo esa conversación de un asesoramiento para un programa de Milagros Leiva. Yo no estoy asesorando jurídicamente para nada. Yo solamente estoy diciendo cuál sería la forma de contestar preguntas desde el punto de vista gramatical. ¿Eso es delito? ¿Eso es corrupción? Y, en este caso, no veo cuál sería el acto corrupto.

El asunto es que, en el caso del señor Oviedo, usted se benefició con entradas para el mundial de Rusia 2018.

Me imputan dos hechos: primero, que yo le he ofrecido a Oviedo interceder ante los jueces de Chiclayo para favorecerlo en su proceso. Y, segundo, que yo habría recibido beneficios de Oviedo para un recurso de casación, entre los cuales están las entradas. ¿De dónde sacan esta historia?  De la declaración de un presunto colaborador. Al colaborador hay que tomarlo con pinzas. No hay ninguna evidencia de que se haya tratado de ayudar al señor Oviedo en sus casos. Y, por último, sobre las entradas al Mundial en el expediente, ya existen pruebas de que lo he comprado con mi propio peculio. Está el voucher del depósito bancario. No solamente de mis pasajes. También está el depósito en la cuenta de la Federación Peruana de Fútbol, en la cuenta corriente, sobre  las entradas que compré.

¿Qué vio en Walter Ríos para promoverlo en la Corte Superior del Callao?

No tengo nexos con él. Y me resulta paradójico que digan que es mi brazo derecho. Él ha sido condenado por una decena de hechos donde yo no he participado. Al señor Ríos, según los medios, lo eligieron en sala plena, por votación secreta y por mayoría de votos, presidente de la Corte [del Callao]. No es que Hinostroza lo eligió, Hinostroza lo ayudó, Hinostroza votó, Hinostroza había hablado para que voten por él. En absoluto.

¿Le sorprendió cuando escuchó a Ríos pidiendo “verdecitos” y acosando sexualmente a trabajadoras en la Corte Superior del Callao?

Como a toda la opinión pública, me pareció raro que un juez actúe de esa manera. Las razones que ha tenido no las sé. Hay que hacerle un estudio psicológico. ¿Cómo un magistrado puede llegar a ese nivel? Yo no soy quien para calificar.

ÁNGEL Y DEMONIO

Los peruanos lo ven a usted como un símbolo de la corrupción. ¿Cómo lo toma?

Los medios de comunicación se han encargado de destruirme. Y quien inició todo esto, no tengo ningún temor a decirlo, fue el señor Gustavo Gorriti. Él es autor de mi destrucción, porque él tuvo los audios. Se rompió la cadena de custodia. No sé si usted sabrá que, cuando se graban las conversaciones por orden judicial, los fiscales tienen, de acuerdo a ley, que ser celosos, conjuntamente con la Policía, de que nadie toque esos audios. Y está prohibido venderlos o entregarlos a otras personas, menos a periodistas.

Lo que yo me pregunto es: ¿cuáles son los actos de corrupción de Hinostroza? ¿En algún audio Hinostroza aparece pidiendo dinero o diciendo que me den dinero para dictar una sentencia a favor o en contra? Ninguno. Lamentablemente, los medios de comunicación me han satanizado y así he quedado, con esa etiqueta [la de corrupto]. Va a ser largo de superar.

¿Se arrepiente de algo? ¿Se hace alguna autocrítica?

No puedo arrepentirme de algún delito, porque no he cometido uno. Lo voy a demostrar jurídicamente, aunque la opinión pública diga que no porque son leguleyadas. No me arrepiento de haber elegido la carrera de juez, porque yo he servido al país durante 35 años sin ninguna sanción, señor periodista. Nunca he sido sancionado, procesado ni nada. Lo que demuestra que la gente que está festejando mi desgracia, los medios, los fiscales y jueces, han hecho graves daños hacia mi persona con fines innobles. Eso no se hace. Tengo la justicia divina. Si no hay justicia en este mundo, será en el otro mundo.

¿Ha sido un ejemplo como juez?

Nadie puede autocalificarse. Yo creo que los resultados están a la vista.

Si vive sin arrepentimiento, ¿por qué se ha consagrado al cristianismo?

Tú te arrepientes de tus pecados. Si alguna vez uno ha faltado el respeto a Dios o ha mentido, que me perdone Dios. Yo me he arrepentido, he pedido perdón y a partir del año 2019 soy otra persona. Ahora yo no miento. Y si miento, será una cuestión involuntaria. No quiero hacerlo. Y ahora, lo único que le pido al Señor es que haga justicia. Él se va a encargar de todo, no yo.

Me llama la atención que usted ya no use corbata. No sé si es un mensaje para que no lo asocien con los Cuellos Blancos

El ser humano se viste de acuerdo a las circunstancias. La parte formal es importante en tu trabajo por respeto al público. Y, si no estoy trabajando, obviamente no tengo por qué usar corbata. La fiscal Rocío Sánchez es la que crea esta denominada organización Cuellos Blancos. Es su propio invento. Una fiscal dijo que hay que ponerle Cuellos Blancos. Le pusieron Cuellos Blancos en razón del terno o la corbata. ¿Por qué me pusieron cabecilla? Por la declaración de un colaborador eficaz. Rechazo totalmente ser miembro de una organización, menos jefe.

¿Teme morir en prisión?

Yo no le temo a la muerte, de acuerdo a mi convicción ahora. Morir es ganancia. Solamente Dios me juzgará en la vida eterna. Estoy tranquilo con mi conciencia porque no he robado, no he violado, al peruano no le he arrebatado nada. No me he beneficiado con nada en el Estado. Estoy con la frente en alto.

 

 

 

Fotoportada: Darlen Leonardo

Tags:

César Hinostroza, Entrevista, Gustavo Gorritti

Mas artículos del autor:

"Castillo y Cerrón: crónica de una ruptura"
"Gladys Echaíz: en una encrucijada política y judicial"
"Anahí Durand, fuera de la PCM"