Vladimir Cerrón: “Yo sugerí la permanencia de Julio Velarde. Hablé con él”

Cerrón en exclusiva con Sudaca. Dice que Pedro Castillo no es su subordinado, pero asegura que puede “rectificar al gobierno” con algunas opiniones. Considera que la gente lo ve a él como una garantía de que se cumplan las promesas de campaña y afirma estar a favor de la reelección de los gobernantes. También responde sobre un posible cierre del Congreso y las investigaciones fiscales que tiene.

¿Qué mérito tiene usted en el triunfo de Pedro Castillo a la presidencia? 

Podría decir que este ha sido un conjunto de varios factores que han permitido que Pedro Castillo llegue a la presidencia. Entre ellos, se puede identificar uno, obviamente: el liderazgo de Castillo. Segundo, la legalidad del partido sin el cual hubiera sido imposible postular. Le dije una vez a Pedro Castillo, cuando todavía estaba algo dudoso de postular, que el pasto estaba seco, que la chispa era el partido y el viento era la pandemia. Y que había condiciones para que un gobierno de izquierda, si bien no ganara, se acerque al triunfo e ir trabajando sobre ese camino. 

¿Qué derechos cree que le da a usted el triunfo de Pedro Castillo sobre el gobierno? 

Sinceramente no espero ningún derecho ganado. Yo no he exigido ningún cargo para ningún militante. Escasamente, tenemos dos ministros, de los diecinueve. Y uno que es el premier, que es un ministro prestadito, que a más rato vuelve a ser congresista. Pero el resto son aliados políticos del Frente Amplio, de Nuevo Perú, de RUNA y casi la mitad, invitados del propio presidente de la República. Así que es un mito que Cerrón pone a los ministros. 

¿Y es verdad que eligieron a Pedro Castillo como candidato presidencial porque el señor Guido Bellido hizo una búsqueda en Google?

Es totalmente falso. 

Eso lo ha dicho el señor Bellido en una entrevista al diario “El País”.

A Pedro Castillo yo lo conozco en el año 2017, que me viene a buscar a mi domicilio, acompañado de dirigentes del Sute. A las once de la noche me visita a la casa y para mí fue una grata sorpresa. Desde aquel entonces comenzamos a conversar sobre algunos temas de carácter político-programático, mas no ideológico. Posteriormente, el 2020 Pedro se presenta ante mí y me manifiesta su deseo de ser parlamentario por Cajamarca. Yo le digo lo siguiente: “Pedro, yo tengo la casación [de la sentencia judicial] que está en curso. Si es favorable, acompáñame en la fórmula presidencial. Y si no fuera así, tu persona tiene que ir a la vanguardia”. Él me dijo: “Déjame pensarlo”. A los tres días me dio la respuesta de que aceptaba las condiciones. No salió la casación, fue inadmisible y Pedro tuvo que asumir la candidatura. Lógicamente, antes de yo plantearle el tema como tal, se discutió dentro del buró político de Perú Libre, donde está (Roger) Nájar, Guido Bellido y, como invitado, Guillermo Bermejo. Así fue como se tomó la decisión. 

¿Qué vio usted en Pedro Castillo? 

Vi que la vida le había dado una circunstancia muy especial. De haber liderado una huelga nacional que, dicho sea de paso, fue exitosa. Porque, como nunca, el magisterio logró unificarse, cuestionando posturas sectarias de algún otro sector. Entonces, surgía una tercera línea, que en este caso es Fenate. Logró compactar, contagiar al magisterio e involucrarlo en una lucha nacional. A la vez, eso le daba una lección: el magisterio ya no sólo podía estar luchando a nivel reivindicativo. Ya no podía estar a nivel de las bombas lacrimógenas, de palos o calabozos, sino que tenía que pelear algo más. Ese algo más era la presidencia de la República, como una partecita del poder todavía.

El presidente dijo que a usted no lo veríamos “ni siquiera como portero” en las instituciones del Estado. ¿Qué sintió cuando dijo eso? 

Yo soy un político ya cuajado. Para mí ese fue un tema insignificante. Pero las bases de Perú Libre la sintieron. La base de Puno vino en su conjunto y nos dijo: “nos sentimos bastante dolidos con lo que ha dicho Pedro Castillo”. Y muchos militantes escribieron en ese tono. Yo fui a responderles, a decirles que solamente es un tema del zigzag político. Esa fue mi respuesta. No solo eso. También cuando tuvo el exceso de decir que en algún momento podría agarrar a patadas a la bancada de Perú Libre, abriéndose un frente innecesario, tuve que hablar con cada uno de los congresistas para que no repliquen. Ese fue el desliz que tuvo en campaña el camarada Pedro.

¿Cuál es su relación actual con el presidente?

Mi relación es totalmente amical, cordial, respetuosa de la autonomía de cada uno. Pedro Castillo no es subordinado mío. Ni Cerrón es subordinado de Castillo. Eso ha quedado siempre claro. Ha quedado cristalino en las reuniones que hemos tenido. 

¿Ve asuntos de Estado con él? ¿Han tratado temas de gobierno? 

De ninguna manera. Nosotros lo que vemos, o lo que me compete a mí, son temas del programa partidario. Siempre le he dicho a Pedro  que nosotros no vamos a hacer lo que hacen otros partidos, que es utilizar sus organizaciones políticas para llegar al gobierno. El medio es el gobierno y la aspiración final es lograr la aspiración del partido. Entonces, hacia ahí va mi conversación con Castillo. Y él ahí puede tomar unas opciones programáticas, como también puede descartarlas. Está en todo el derecho. 

¿Cómo se comunica con él?

Cuando estábamos con el asedio de la prensa, yo me reunía con él a las cuatro, cinco, seis de la mañana, en su domicilio del jirón Sarratea [Breña]. Cualquier día que llamaran y si hubiera alguna una emergencia. Tratábamos sobre las conspiraciones en su contra y las denuncias que comenzaron a salir después de la segunda vuelta. Hubo una catarata de denuncias, inclusive de terrorismo, que era expresión de la franca persecución política que existe en este país. Si estuviéramos en los años ochenta, yo estaría con un balazo en la nuca hace rato. 

¿A qué se refería usted cuando escribió este tuit: “La presencia de Cerrón no debilita a Castillo, por el contrario la fortalece”? ¿Qué ha querido demostrar con eso, más allá de tener una autoestima muy alta?  

Porque el pueblo sabe que la garantía del cumplimiento de lo que se ha ofrecido en el programa quizás pueda estar más cerca a mi persona que a la de Pedro. Además, modestamente, uno ya tiene una experiencia de gestión en el Estado. Venimos de una experiencia netamente político-partidaria y no de una experiencia sindical. Por eso los adversarios ven que ese binomio podría ser indestructible y se han dedicado a fracturarlo, porque saben que ahí está la conexión potente en el ámbito político. 

¿Usted se siente popular? 

No es que me sienta popular, pero podría contribuir a que las promesas de campaña se acerquen a la realidad que es por la opción que votó el pueblo peruano.

¿Qué le decimos a ese 84% del pueblo peruano que quiere que usted se aparte del gobierno, según la última encuesta de Ipsos? 

Las encuestadoras cumplen una misión. ¿Quiénes financian a las encuestadoras para que ellas puedan operar? ¿No son los grupos de poder como ‘El Comercio’, por ejemplo? ¿No los pagan los grandes empresarios?  Y son encuestadoras que, según se ha demostrado en los juicios, Vladimiro Montesinos coimeaba mensualmente. Es más, esas encuestadoras en cualquier país enteramente democrático debieran haber sido vetadas hace mucho tiempo y proscritas. Y todos sus actos declarados nulos. Sin embargo, este es un país donde se violan esos espacios y se viola, a la vez, la Constitución y la propia democracia. 

¿No va a apartarse del gobierno?

No es que me aparte. Tampoco me siento integrado en el gobierno. Pero sí soy amigo del gobierno. Puedo sugerir al gobierno. Puedo criticar al gobierno. Puedo rectificar al gobierno con algunas opiniones. Y ellos tienen todo el derecho de hacerlo conmigo.

No va a dar un paso al costado, entonces.

He dado un paso al costado en la práctica, inclusive el partido. Porque ya te estoy diciendo que, de la composición mayoritaria del Consejo de Ministros, por ejemplo, Perú Libre tiene menos del 10%. Está bastante clara esa relación. Pero, no porque sean minoritarios, mis opiniones no podrían ser escuchadas en algún momento de ser necesario.

“Guido Bellido no es ningún terrorista y pongo mi mano al fuego por él”. Foto: Sudaca/Ojo de Vidrio.

¿Por qué un hombre como Guido Bellido, que ha elogiado a senderistas como Edith Lagos y Carlota Tello, es idóneo para el cargo de primer ministro? 

Había que preguntárselo a quien lo ha designado. En este caso el profesor Pedro Castillo. La propuesta del partido fue Roger Nájar por las características que tiene de buen analista político. Fue excongresista y es un hombre de partido. Inicialmente no fue Guido Bellido ni otro. ¿Qué sucede cuando comienza a atacar a Roger Nájar? Él decide dar un paso al costado para favorecer la gobernabilidad del nuevo gobierno. Entonces, el partido hace una propuesta, en la cual estaban Jaime Quito, Silvana Robles, Álex Flores y el propio Guido. De esas propuestas, el presidente eligió a Guido.

¿Condena al primer ministro por haber elogiado a Edith Lagos?

Critico eso. No debió haberlo hecho, por más uso de su libre pensamiento. Porque lo ha hecho de manera pública en una red social o en una televisión. Pero sí te puedo asegurar una cosa: Guido Bellido no es ningún terrorista y pongo mi mano al fuego por él. 

¿No se va a quemar? 

En lo absoluto.

¿El nombramiento de Guido Bellido no ha sido una provocación al Congreso para tratar de cerrarlo? 

Como te digo, eso le compete responder al presidente de la República. Pero, si me preguntas, te podría decir que no. Es más, si censurasen dos veces el Consejo de Ministros, no existe la obligatoriedad de disolver el Congreso. Es un tema discrecional del presidente Castillo. Estoy seguro de que no optaría por ese camino, porque lo considero un hombre democrático. Y el Congreso, nos guste o no su composición mayoritariamente de derecha, es el que ha elegido el pueblo. El mismo respeto le pedimos al Congreso. Que respete al Ejecutivo y a su Consejo de Ministros. Que lo respeten porque [Castillo] ha sido elegido democráticamente y le han dado esas facultades de componer su Gabinete. 

Usted no está a favor de un cierre del Congreso, como Guillermo Bermejo.

Ninguna experiencia de cierre del Congreso en este país ha dado algo altamente fructuoso. Los cierres del Congreso no han tenido nada relevante. El cierre del Congreso [de 1993] nos trajo una Constitución más antidemocrática de la que teníamos. Nos trajo a colación la copia del consenso de Washington en sus diez puntos en la Constitución. Es decir, que esa Constitución ni siquiera la hicieron en el Perú. Simplemente Fujimori implantó el golpe de Estado. 

Usted ha dicho que se está propiciando un golpe de Estado ahora. ¿Por qué?

Hay sectores de la derecha que constantemente están llamando a un golpe de Estado mediante el uso parlamentario indebido. Es decir, los famosos golpes parlamentarios por los cuales sacaron a Lugo, a Zelaya, a Dilma Rouseff y, por el cual, han intentado sacar a otros presidentes. Lo mismo se quiere instrumentalizar [ahora], porque ese es el plan Cóndor II. Vemos la judicialización de la política, el desprestigio mediático y los golpes parlamentarios. El trípode, que antes era tanques, balas, fosas comunes. Las tácticas se han ido modernizando. 

¿El señor Bellido debería permanecer en el cargo? 

Si tiene la confianza del señor presidente, se quedará como presidente del Consejo de Ministros, aunque yo podría como partido sugerir algunos cambios de ministerios. No quiero personalizar en este momento. Hay algunos que han estado cometiendo errores que no solamente generan críticas al gobierno, sino al partido. 

¿Se refiere al ministro de Transportes [Juan Silva]? 

No puedo personalizar pero estamos en un gobierno de once o doce días. Sería muy temprano. Estamos en este momento, como a boca de urna. El conteo rápido podría ser el próximo año. Hay algunos ministros que han cometido algunos errores, que yo supongo pueden ser sujetos a una reevaluación del señor presidente. 

¿Cómo un hombre [Héctor Béjar] acusado de asesinato, que dice que Sendero Luminoso fue un invento de la CIA, puede liderar la política exterior peruana?

Él, cuando habla que Sendero Luminoso fue un invento de la CIA dice bien claro que no tiene cómo probarlo. Es una hipótesis de él que hay que respetar. Es libertad de pensamiento. Hay otro acápite, en la misma conferencia que él da, en el que dice algo muy cierto: el trabajo de la CIA es la división permanente de la izquierda. 

Usted también es un canciller en la sombra. En un tuit ha anunciado que Perú saldría del Grupo de Lima, sin que lo comunique la Cancillería

Está en las redes. En los medios de comunicación, mucho antes que mi Twitter. Y yo manifiesto mi deseo, mediante esa comunicación, que el Perú debería salir del Grupo de Lima, que en realidad es el Grupo de Washington. Yo ratifico que es la expresión del neocolonialismo contemporáneo.

Toquemos el punto de la Asamblea Constituyente: el presidente ha dicho que va a insistir con el tema, pero que pasará por el Congreso. ¿Usted está de acuerdo? 

Estoy de acuerdo en que se vea la vía congresal y la vía extracongresal. Las dos dentro del marco constitucional. Una dice que es para la reforma constitucional dentro del Parlamento y la otra para buscar un referéndum. Los  dos [caminos] son constitucionales. No nos salimos de ese marco. Tenemos que respetar la Constitución vigente. Por tanto, no se puede decir que la segunda opción es antidemocrática, golpista, autoritaria, como nos quiere presentar la derecha, que nos quiere encasillar en la primera opción nada más. 

El temor con la Asamblea Constituyente es que Perú Libre busque perpetuarse en el poder, teniendo en cuenta que usted se ha mostrado a favor de la reelección presidencial. ¿No es un riesgo eso para la democracia? 

Creo que no. Yo estuve en contra de que a los alcaldes, a los presidentes regionales y a los congresistas les prohibiesen la reelección. ¿Así quieren tener gente que haga carrera política? ¿Cómo podrían hacer carrera si nos están vetando en cada momento? Yo estoy a favor de la reelección. Si el pueblo reelige a un gobernante a cualquier nivel, simplemente hay que entenderlo como la ratificación de la voluntad popular. No hay que verlo como una perpetuación de poder. Para tal caso, yo podría decir que la derecha se ha perpetuado doscientos años en el poder hasta que ganó Perú Libre. No podría decir eso, porque hay diferentes tonos de derecha, algunas más democráticas, algunas más dictadoras, etcétera.

¿Está de acuerdo con la permanencia de Julio Velarde? 

Yo sugerí la permanencia de Julio Velarde. Hablé con él. Y creo que fue una sugerencia que después le hice al señor presidente y lo tomó a bien. 

¿Qué le dijo? 

Lo saludé y le dije que nos parecía bien que no haya un proceso traumático en el tema económico, que es lo que más se ha reclamado. Fue muy breve la conversación. Eso [ratificar a Velarde] no fue un desliz del profesor Castillo, como lo habían criticado. Fue en este caso una toma de conducta colegiada por el partido y por el candidato. 

¿Qué le dijo el señor Velarde? 

Me recibió el saludo nada más. Fue muy breve el tema. 

 

ALIANZAS

El anuncio de un nuevo partido, que tiene el apoyo del sector magisterial de la bancada, ¿no es el anticipo de una ruptura? 

Nosotros hemos saludado el inicio de la inscripción del Partido Magisterial y Popular. Cuando el pueblo se organice más, vamos a obtener mayores victorias, mayores conquistas. Aquí lo importante es que no somos enemigos de clase. Y, en la lucha, nos encontraremos, nos abrazaremos y derrotaremos a un enemigo mayor. Por tanto, a Perú Libre no lo afecta en absoluto. Por el contrario, hemos saludado que sea así. Dentro de la sinceridad, pero también dentro de la fraternidad y el principio: unidad, discusión, discrepancia, pero nuevamente unidad. 

¿Por qué los maestros congresistas no se han afiliado a Perú Libre? 

Porque muchos fueron invitados de último momento. Estratégicamente la candidatura de Castillo la tuvimos en reserva hasta el último momento. Porque, si no, hubiese empezado una campaña anti Castillo y posiblemente lo hubieran sentenciado o inhabilitado, como hicieron con Gregorio Santos, con Aduviri, con Cerrón. Por eso es que se toma la decisión de soltar la candidatura faltando una semana antes de que se cierren las inscripciones. 

Me gustaría profundizar en una frase que lanzó en el congreso partidario de Perú Libre. Usted dijo: “si el gobierno se desvía, el partido tiene que rectificar la línea”. Y habló de una conspiración caviar. ¿Son los caviares los que quieren desviar al presidente? 

Yo creo que el presidente de un gobierno se legitima cuando cumple sus promesas y el poder político se solidifica si es que se hace lo que se hace dicho. Si es que el profesor Pedro Castillo no cumpliera con convocar a la Asamblea Constituyente o, por lo menos, no muriera en esa lucha, el pueblo tendrá el concepto de una caviarización. Si es que Castillo no llama a renegociar los contratos que consideramos lesivos para el Estado, irá en ese camino de ‘humalización’. Si es que Castillo no toma el control de los principales recursos naturales, que no necesariamente significa nacionalización o estatización, el pueblo se sentirá engañado una vez más. El partido, tras una crítica, tiene que estar vigilante. Cualquier fracaso o triunfo de Castillo va sobre las espaldas del partido.

¿Y a qué se refería con una conspiración caviar? 

En el sentido de que hay mucha gente allegada a esos sectores que constantemente le repiten que ya no es necesario una Asamblea Constituyente. Que con esto es suficiente para hacer un país justo. Ya lo hemos demostrado. Hemos crecido económicamente, pero todos no hemos crecido a la misma estatura. 

¿Qué es un caviar para usted? 

Un caviar para nosotros es alguien que vive del Estado, sin proclamarse muchas veces de derecha y de izquierda, sin tomar partido ideológico y político como tal, y prefiere estar bien con todos, incluyendo el sistema. Pese a manejar en su discurso un lenguaje anti Estado, pero que en el fondo fortalece un núcleo duro del sistema. 

¿Pedro Francke es un caviar? 

A Pedro Francke lo conozco poco como para poder tener un concepto más sólido. Yo espero que sea más cercano a la izquierdista socialista más adelante. No podría estigmatizar a nadie con nombre propio.

“He dado un paso al costado, en la práctica”. Foto: Sudaca/Ojo de Vidrio.

Quiero leerle un escrito suyo, de febrero del 2021: “Perú Libre tiene como prioridad resolver los problemas económicos en el país en función de las mayorías y Nuevo Perú [el partido de Verónika Mendoza y Pedro Francke] tiene como prioridad resolver el problema de las minorías sexuales y el matrimonio igualitario”. ¿Se ratifica? 

Sí, por supuesto. Yo creo que, a partir de resolver el problema económico del país, podría resolverse ya por inercia los demás problemas de las mayorías y de las minorías.

Le leo algo más de su autoría: “Perú Libre es independiente de toda ONG. Considera a las ONG órganos de infiltración política de otros gobiernos. Nuevo Perú y Frente Amplio [el partido del ministro de Salud Hernando Cevallos] son dependientes de las ONG”. ¿También se ratifica?

Para que Estados Unidos diga que no hace una intromisión estatal, crea las organizaciones no gubernamentales.

¿Está tragando sapos con la alianza con Verónika Mendoza, Pedro Francke y Hernando Cevallos? 

No. Quizás el profesor Castillo, pero yo no. 

¿No le supone ningún problema Verónika Mendoza? 

Fíjate que la izquierda es un abanico de muchas variedades, que hay que entendernos. Por ejemplo, nosotros venimos de movimientos regionales. Héctor Béjar puede venir de guerrillas, como otros. Otros vienen de movimientos estudiantiles, otros izquierdistas vienen de movimientos sindicales. Otros izquierdistas vienen de ONG. Finalmente, en alguna medida, todos estamos concatenados. Inclusive con sectores de centro y también de derecha. Si uno no ve holísticamente la política, caería en lo que siempre han llamado el infantilismo de la izquierda, sentirse los únicos. Ese es el fundamentalismo que debe desaparecer. 

 

DENUNCIAS

¿Cómo así se convirtió usted en un mago de las finanzas y llegó a ahorrar más de un millón doscientos mil soles? 

Realmente mi patrimonio es un poco más. Totalmente justificado. 

¿Cuánto? 

No te lo podría decir por razones de seguridad. Yo debo ser el neurocirujano más pobre de este país. Porque he dedicado gran parte de mis operaciones, que superan las mil, totalmente gratuitas, sin cobrar un centavo. De eso puede dar fe el pueblo de Huancayo. Operaciones que bien en Lima pueden costar entre S/100.000 y S/200.000. Con cinco de esas operaciones tendrían el patrimonio que yo he hecho en veinte años de trabajo. Aquí no hay magia. Aquí hay trabajo, trabajo y trabajo filantrópico inclusive. 

En el 2013 usted reportó ingresos a Contraloría por S/14.300 mensuales y no registró ingresos por actividades privadas 

Mis cuentas están totalmente investigadas. Yo he tenido ocho investigaciones por lavado de activos, de las mismas cuentas. Seis fueron archivadas. Una por sobreseerse. La conclusión de todos los peritajes que siempre se han hecho es la siguiente: no existe desbalance patrimonial. Así de concreto. 

¿De dónde proviene su fortuna? 

De la cuarta categoría, que es de la actividad privada. Y de la quinta categoría, como médico neurocirujano en EsSalud, como gobernador regional, como profesor nombrado en la Universidad Nacional de Centro y como profesor de la Universidad Peruana de los Andes en su momento. 

¿Por qué ha querido retirar dinero del banco? 

Porque quería cambiar de banco para obtener una mejor rentabilidad. Si estás investigado seis años de lavado de activos, ningún banco quiere aumentarte la rentabilidad. Entonces, tienes que cambiar, porque puedes estar con un rendimiento mínimo, casi nada, por simplemente ser políticamente expuesto. Por eso es que se hicieron esos movimientos. Entonces, en algún momento, Interbank ofreció mayor rentabilidad y con un cheque de gerencia trasladó ese dinero. Alrededor de eso se teje toda una historia de que ese dinero ha venido del Vraem, de los Dinámicos. Es el mismo dinero que está investigado hace mucho tiempo. Por eso es que no tengo ningún problema con mi patrimonio. De  patrimonio lo que yo tengo es solamente una casa en este momento y mis cuentas de ahorro. Nada más. No tengo empresas. No tengo dinero del extranjero. No manejo tarjetas de crédito. 

“Yo debo ser el neurocirujano más pobre de este país”. Foto: Sudaca/Ojo de Vidrio.

Debe ser un médico muy envidiado.

Creo que envidiado no. Porque ningún neurocirujano en el Perú quisiera ser tan pobre con la profesión que tengo. Era para que yo haya tenido en Huancayo una gran clínica si hubiera trabajado como un médico neoliberal. Y no lo he hecho por dos razones: porque mi padre fue un hombre de izquierda y asesinado por sus ideas. Y lo otro: porque me educó la revolución cubana no para ser un mercantilista. 

¿Llama pobreza a tener más de un millón de soles? 

Yo lo que te digo es que mi patrimonio ahora, como cualquier neurocirujano en Lima, sería entre dieciséis y veinte millones, que no lo es. Que investiguen a otros neurocirujanos aquí en Lima. Y vea usted la diferencia abismal del patrimonio que hay en veinte años de trabajo. 

¿Cómo ha pagado la reparación civil de S/850.000? 

Ese es otro mito. Yo no he pagado 850.000. Yo he pagado, si no me equivoco, cerca de 269.000. Lo demás lo han pagado el resto de los sentenciados. Somos cuatro sentenciados. Así que eso de achacarme de que uno ha pagado todo, parte de un razonamiento malicioso con tal de hacerme quedar mal ante la opinión pública. 

¿Cómo se ha recolectado ese dinero? Las ‘balas’, como dice el primer ministro Guido Bellido en un audio.

Tienen que explicarlo quienes han depositado por su parte y yo explicar lo que he depositado por mi cuenta, que es también con apoyo partidario porque el partido hace una reunión. Al ver que mi sentencia tiene carácter político, el partido también decide aportar. A eso responde el aporte que hace la señora Dina Boluarte con el señor Braulio Grajeda y la coordinación que hace, en ese entonces, Guido Bellido. 

La hipótesis fiscal en el caso ‘Los Dinámicos del Centro’ es que se recaudó plata ilícita del gobierno regional para financiar la campaña de Perú Libre.

Totalmente falso. El fiscal tiene una teoría del caso. Está bien que ejercite hipótesis. Yo los felicito por eso. Está en todo su derecho. El deber nuestro es demostrar que eso no es así. Yo estoy muy seguro de que ningún centavo fue a la campaña del profesor Pedro Castillo. En la mente del adversario político, no de la Fiscalía, no puede caber la solidaridad de clase de un pueblo. Para decirlo con toda claridad: la campaña de Pedro Castillo no fue financiada ni por el gobierno regional de Junín ni por un dinero oscuro de narcotráfico ni del terrorismo, ni de la Dirección Regional de Transportes y Comunicaciones. 

¿Y por qué el patrimonio de Perú Libre ha aumentado? En el 2018 registró cero soles y, en el 2021, S/762.000.

Porque el partido decidió dar un paso de nivel regional a nivel nacional. Y eso incluía que teníamos que tener un local en Lima y no podíamos estar de gitanos. Entonces, se hace una asamblea y se les pide a los militantes que aporten extraordinariamente una suma de dinero para comprar ese local que costó $220.000, el de la calle Brasil. Y nosotros exoneraremos sus cuotas partidarias en los años siguientes. Perú Libre fue un partido que siempre aportó, estatutariamente.

¿Es usted un troll en Twitter? 

Yo diría que soy un opinólogo. De Twitter, de Facebook, de WhatsApp, de las redes sociales. También he escrito libros. Dos de medicina, uno de historia, otro de descentralización. Estoy escribiendo dos más. Entonces, para mí no es ajeno el trabajo intelectual. El legado de mi padre es una hermosa y gran biblioteca de pedagogía, de historia y de filosofía. A eso responden las opiniones que hago.

¿Va a postular a la presidencia? 

Si es que se dan las condiciones, voy a postular a la presidencia de la República. Si es que no se dan las condiciones, no postularé y el partido está en el trabajo de formar nuevos cuadros y creemos que, para el 2026, Perú Libre debiera tener dos cuadros presidenciales varones y dos cuadros presidenciales mujeres. 

Ya que a veces habla de sí mismo en tercera persona, ¿qué opina Vladimir Cerrón de Vladimir Cerrón? 

Yo diría, como Vallejo, que nací un día que Dios estuvo enfermo. Y por eso a veces puedo ser vilmente incomprendido. Pero cuando me conozcan sabrán que el Vladimir Cerrón que han pintado mis enemigos no se parece en nada al Vladimir Cerrón real. Ahora, hasta hace poco, antes de esta entrevista, solamente conocían al Vladimir Cerrón virtual.

 

Fotos: Sudaca/Ojo de Vidrio

Si desea recibir noticias de SUDACA haga clic aquí para registrarse a nuestro Newsletter.

Tags:

Pedro Castillo, Perú Libre, Vladimir Cerrón

Mas artículos del autor:

"Guillermo Bermejo, un aliado inesperado para el presidente"
"Amenaza y traición en la celda 107"
"Las casas en EEUU de la congresista a la que no le alcanza el sueldo"