Pedro-Castillo

Invisibilizados y disconformes: los sectores ignorados en el mensaje presidencial

El mensaje a la Nación del pasado 28 de julio terminó de enardecer al Congreso y encendió más el ambiente político. Lejos del ambiente más politizado también abundaron las críticas al discurso presidencial: Sudaca recogió la opinión de los trabajadores de la salud, poblaciones vulnerables, los maestros y el golpeado sector de restaurantes. A ninguno le sentó bien el mensaje.

Por Nicolás Cisneros y Cristian Rebosio

Media hora después del mensaje de la nación de Pedro Castillo, la avenida Abancay se desocupó de los más férreos defensores de su gestión y de los que pedían que sea removido del cargo. Aquellos bandos diametralmente opuestos, que habían empezado a manifestarse desde la mañana, empezaban a dispersarse por otros lugares del Cercado de Lima. Pero la avenida en cuestión no se quedó vacía: más de un centenar de uniformados celestes permanecieron sosteniendo carteles y pancartas. Eran trabajadores del Minsa y Essalud de distintas regiones, contratados bajo el régimen CAS-Covid y que se habían movilizado desde el parque Kennedy a las 8:30 am. El contrato de algunos de ellos ya se había vencido, el de otros se encontraba tan solo a tres días de finalizar. Todos los que protestaban, a través de sus arengas, afirmaban sentirse abandonados por el gobierno. 

Una hora antes, Pedro Castillo había hecho mención al tema en el hemiciclo: “hemos aprobado la continuidad de 59,166 trabajadores contratados con el régimen CAS-Covid con pase a CAS regular”, aseguró el presidente. Pero esta frase no era cierta, pues el Ejecutivo había devuelto el proyecto de ley en cuestión al Congreso, con observaciones, debido a que este presentaba carencias técnicas. “El señor ha mentido en su mensaje a la Nación”, asegura indignada Ana Mayuri, Coordinadora Nacional de Trabajadores CAS-Covid. 

Declaraciones de Ana Mayuri, Coordinadora Nacional de Trabajadores CAS-Covid, luego del mensaje presidencial (video: Nicolás Cisneros)

 

Mayuri señala que no es la primera vez que Castillo falta a su palabra: “En múltiples consejos de ministros, nos dijo que firmaría la autógrafa. En Cajamarca me invitó a ir para explicar la situación. Pero hoy en día, ha faltado a su palabra de maestro. Se ha burlado de los más de 60 mil trabajadores CAS Covid y de la población peruana”, afirma la coordinadora. Los trabajadores de salud que protestaron ese día y fueron entrevistados coincidían en sentirse extrañados por la diferencia entre lo que el presidente dijo y lo que realmente hizo. 

Finalmente, el 30 de julio, el Congreso aprobó por insistencia dicha ley, pese a que no se habían resuelto las observaciones señaladas. Pero aquellos trabajadores CAS Covid han sido solo un grupo de la población que ha sentido que el presidente les ha dado la espalda en su reciente mensaje a la Nación. En este informe, presentamos otros tres casos más.

 

LGBTQ: multiplicados por cero 

Otro gran ausente del mensaje de Pedro Castillo fue el colectivo LGBTQ. “No se mencionó a la comunidad en las poblaciones vulnerables. Otra vez”, afirmó en sus redes sociales Josué Parodi, activista por el acceso de los derechos del colectivo. Decenas de comentarios de esa publicación compartían la disconformidad.

“Esto implica que se van a recrudecer los hechos de violencia que nosotros ya conocemos. Nuestra población sufre de distintos tipos de violencia, incluidas la violencia física y psicológica. Cuando no hay un respaldo de nuestras autoridades, en este caso el presidente, implica que se puede ejercer ese tipo de violencia con mayor impunidad”, sostiene Alex Hernández, psicóloga y presidenta del colectivo Más Igualdad. 

En enero de 2021, el Ministerio de Justicia e IPSOS publicaron la segunda Encuesta Nacional de Derechos Humanos. En esta, se menciona que la comunidad LGBTQ se encuentra dentro de las tres más discriminadas. “El presidente Castillo menciona en su mensaje la no discriminación, pero es un mensaje vacío cuando no se menciona directamente a las poblaciones afectadas por la discriminación. Teniendo la evidencia encima, no hay ninguna mención de su lado”, agrega Hernández. 

Esta invisibilización, cabe mencionar, no es un problema exclusivo del Poder Ejecutivo. No solo se trata de un problema de periodos presidenciales anteriores, sino también de los otros poderes del Estado: “el Poder Legislativo es ese gran monstruo que nos está afectando. Hay Proyectos de Ley que amenazan la vida de las mujeres, la salud sexual y también al grupo LGBT”, añade Hernández. 

Para el SUTEP se acabó la paciencia

Pese a tratarse de un gobierno encabezado por un maestro que incluía constantemente a la educación en sus discursos de campaña, el vínculo entre el Sindicato Unitario de Trabajadores en la Educación del Perú (SUTEP) y el presidente Pedro Castillo se terminó de romper a los pocos meses de la llegada a la presidencia del candidato de Perú Libre. 

“Castillo tiene una nueva oportunidad en julio y agosto para demostrar qué mirada tiene este gobierno para el sector educación”, había advertido Lucio Castro, secretario general del SUTEP, en una entrevista que brindó a Sudaca a inicios de julio y en la que acusó al gobierno de Castillo de querer “meter la mano” en el dinero de los maestros. Para Castro, el mensaje a la Nación del 28 de julio era la última oportunidad para que el mandatario demuestre que su gobierno escuchará las demandas de su sindicato. 

Tras el mensaje del pasado jueves, Sudaca volvió a conversar con Lucio Castro, quien no ocultó su inconformidad por lo escuchado en el hemiciclo. “El mensaje ha sido vacío, impreciso y no ha respondido a la agenda que el magisterio le ha planteado”, critica Castro, quien esperaba que se hable del presupuesto del sector y la situación de cesantes y jubilados. Además, concluye que, para Castillo, la educación “no es de su interés y no la ve con ojos de prioridad”. 

“Consideramos que si le queda dignidad debe renunciar”, comenta el secretario general del SUTEP y cuenta que en los próximos días su gremio se organizará con agrupaciones sociales de trabajadores para llevar a cabo una movilización exigiendo que Pedro Castillo deje el cargo. 

Restaurantes con la soga al cuello

Otro de los sectores que esperaban un lugar especial en el discurso del presidente es el relacionado a restaurantes. Las complicaciones producto de la pandemia dejaron a este sector seriamente golpeado y, según la Cámara Nacional de Turismo (Canatur), por lo menos cerraron 100 mil restaurantes durante el primer año de la pandemia. 

Blanca Chávez, presidenta de la Asociación de Hoteles, Restaurantes y Afines, le comentó a Sudaca que hasta la fecha siguen cerrando restaurantes y el gobierno ha sido indiferente a esta situación. “Nosotros venimos con un déficit tremendo y el crecimiento actual no llega a cubrir los préstamos requeridos para poder subsistir en la peor época de la pandemia”, relata Chávez. 

“Los bancos están cobrando las tasas comerciales desde un 9% a 17% y eso es insostenible. No se va a poder pagar”, cuenta preocupada la representante del sector. Para Blanca Chávez, la reducción el IGV es necesaria si se quiere evitar que más negocios de este rubro sigan cerrando ante un panorama económico insostenible. 

Más allá de la defensa que ejercen algunos integrantes del gabinete, todos los sectores consultados para este informe coinciden en apuntar algo: que entre el país que pintó el presidente en su discurso y el país real hay una tremenda distancia. 

 

**Fotoportada: Darlen Leonardo

Tags:

Gobierno, Mensaje a la nación, Pedro Castillo

Mas artículos del autor:

"Lavada de manos en La Cantuta"
"Invisibilizados y disconformes: los sectores ignorados en el mensaje presidencial"
"Carlos Anderson: “Yo quiero vivir en ese país del que habló Castillo en su mensaje”"
x