Giancarla Di Laura 2

PoeLimas y Mazzotti: sentimientos citadinos

"La voz lírica recurre a la situación de Lima para evocar un análisis de su estatuto ambiguo, donde si bien el poeta explora una tendencia melancólica y nostálgica también critica y denuncia el estado precario al cual la ciudad condena a sus habitantes."

José Antonio Mazzotti es sin duda uno de los poetas peruanos más notables de las últimas generaciones y una de las voces fundamentales de la poesía latinoamericana. Como he señalado en otro momento, en su poesía observamos «una vasta gama de registros literarios y cruces culturales» que incluyen distintas voces de nuestra inmensa variedad humana y natural. En su reciente libro PoeLimas: poemas de la Ciudad de los Reyes. Antología (Lima: LimaLee, 2022), encontramos veintisiete poemas relacionados con nuestra capital, entre los cientos de poemas que Mazzotti ha escrito. Este volumen constituye un hermoso tributo que el poeta le brinda a su ciudad natal, una urbe que también ha estudiado desde la historia y la literatura. De hecho, uno de sus más cautivantes ensayos se llama Lima fundida: épica y nación criolla en el Perú. Publicado el 2016, Lima fundida (que juega socarronamente con el título del famoso poema de Pedro Peralta Lima fundada) es uno de los más serios acercamientos no solo a la historia de la Ciudad de los Reyes, como se llamaba Lima originalmente, sino al papel que Lima ha cumplido en la historia peruana como sede de lo que con el tiempo vendría a constituirse como una de las nacionalidades más poderosas del territorio nacional: los criollos, que ya desde el siglo XVI poetizaban su ciudad y exaltaban las glorias de la naturaleza peruana para diferenciarse de los peninsulares y alejarse así de las inmensas mayorías indígenas y afrodescendientes.

Así como Mazzotti ha investigado las identidades limeñas en archivos, ediciones coloniales, bibliografía secundaria y muchas otras fuentes, en su poesía la preocupación e interés por Lima aparecen de manera visible.

El espacio en este sentido es muy importante para el poeta, ya que ha habitado en un recinto gris y melancólico como el de nuestra capital durante sus primeras décadas de vida. En la Poética del espacio (1957), Gaston Bachelard, teórico francés, medita sobre los lugares y el clima lo siguiente, que bien podría aplicarse a la poética de Mazzotti:

Aunque es, en el fondo de su ser, un habitante de las ciudades, Baudelaire siente el aumento del valor de intimidad cuando una casa es atacada por el invierno. En sus Paraísos artificiales describe la felicidad de Thomas de Quincey, encerrado en el invierno, mientras lee a Kant, ayudado por el idealismo del opio. La escena sucede en un cottage del País de Gales. ¿Una agradable habitación no hace más poético el invierno, y no aumenta el invierno la poesía de la habitación?

Ya desde su primer libro, Poemas no recogidos en libro, en 1981, encontramos la Lima de fines de los años 70 y principios de los 80, con su caos, su desasosiego, su violencia ascendente. Nueve de los poemas de PoeLimas vienen de ese libro, es decir, la tercera parte del conjunto de PoeLimas. La habitación limeña fue propicia a la creación. Varios de los poemas de Mazzotti juegan con la tradición poética y la adapta a la realidad cotidiana de la urbe. Esta será una constante de toda su poesía, en que los autores canónicos son actualizados dentro de contextos muy peruanos, como hará con personajes como Li Po, Dante y Virgilio, Fray Luis de León, el curaca Cuismancu y muchos más.

Fierro curvo (órbita poética), en el 85, su segundo libro, testimonia los años del activismo literario en el grupo Kloaka y los inicios de la crisis galopante y la violencia política que afectó al país en los años 80. Ahí también hay poemas desgarrados sobre la ciudad que albergó las angustias de toda una generación que apenas se asomaba a la vida pública.

Y después vino Castillo de popa en 1988, un libro cargado de una visión adolorida y sin embargo sumamente crítica del ser nacional, con un estilo dialogado e incursiones por la tradición literaria, en la que Lima aparece una y otra vez como escenario de múltiples vicisitudes poéticas y vitales.

Así, el proyecto LimaLee de la Municipalidad de Lima acaba de lanzar en formato digital la antología PoeLimas: poemas de la Ciudad de los Reyes, que contiene textos relativos a nuestra ciudad publicados a lo largo de cuarenta años de fecunda labor literaria. ¿Dónde encaja, pues, PoeLimas en el conjunto de los libros de Mazzotti? El poeta ha indagado sobre la capital una y otra vez por medio de su escritura. Incluso en su libro más reciente dedica un poema a la ciudad, dejándola no muy bien parada. Me refiero a «Un mapa de Lima», que forma parte del conjunto Poemas posthumanos (2022):

En el pulmón derecho, que parece

Un mapa de la América del Sur,

Ha crecido una planta solitaria

Justo en el centro oeste, en la planicie

Que corta con cristal la espuma sucia, recorre

Su barro como boa que se arroja del nevado

Robando rocas, troncos, las vaquitas infladas

Y piedras de plástico prendidas a las bolsas.

Esa pequeña flor carnívora se hunde en su salsa

Y ya no será nunca la ciudad de los jardines

Ni de la costa del musgo rutilante en la niebla.

Sus extrañas coronas fúngicas celebran

Cada año un nuevo centenario

Creyéndose invencibles.

Mazzotti, pues, retoma la historia y la convierte en su propia poética, en que Lima ya no es la idealizada ciudad jardín ni tampoco «la horrible», como quisieron César Moro y Sebastián Salazar Bondy. Lima es más bien una flor carnívora que devora a sus habitantes y su medio ambiente, aunque el poema se refiere específicamente a los sectores dominantes, que han hecho de la urbe el recinto desde el que dirigen su explotación del país. Es decir, la voz lírica recurre a la situación de Lima para evocar un análisis de su estatuto ambiguo, donde si bien el poeta explora una tendencia melancólica y nostálgica también critica y denuncia el estado precario al cual la ciudad condena a sus habitantes.

Como dice Mazzotti en el prólogo de PoeLimas, confesando su amor ambivalente por su urbe natal, «Los poemas de este libro son prueba de ello y, a la vez, un homenaje. ‘La horrible’ siempre tendrá cantores. Me alegro y me honro de contarme entre sus filas».

Gracias a Dios, Poeta limensis habemus.

(*PoeLimas puede descargarse gratuitamente a través del portal de LimaLee, hermosa iniciativa dirigida por John Martínez, con decenas y decenas de libros valiosos al alcance del público masivo:

https://www.descubrelima.pe/general/poelimas/?fbclid=IwAR1PkiVbS9NLQJ3Fn4kbuEfjQkYvQnoW0KNmb9V9OH64Jm0yep-url0i7UA&utm_source=pocket_mylist )

Tags:

José Antonio Mazzotti

Mas artículos del autor:

"Pastores peruanos en Colorado: una historia de nuestro exilio"
"Cultura: un ministerio acriollado"
"¡Feliz cumpleaños, Carlos Germán Belli!"
x