Pie Derecho

La inseguridad corroe gobiernos y democracia

“Las cifras son de espanto. Solo el 7% de la población se siente muy seguro; el 19% algo seguro; 32% algo inseguro y un contundente 43% muy inseguro”

Sigue subiendo la desaprobación de Dina Boluarte. Está en 79% según la última encuesta del IEP. Ya no se debe, creemos, a la resaca de la salida de Castillo y la acusación falsa de que ella fue parte de un operativo conspiratorio digitado desde el Congreso derechista (solo un 37% de la población la percibe como de derecha, un 31% de izquierda y un 24% de centro).

Es su gestión de gobierno la que está siendo evaluada y lamentablemente para ella no de buena forma. Por ejemplo, para hablar de temas coyunturales, respecto de los desastres naturales, un 65% del país considera que la respuesta ha sido mala o muy mala y un 29% regular. Un descalabro político a cuestas.

Y a propósito de temas estructurales, ya el tema de la inseguridad ciudadana le pasa factura a ella y se la va a pasar a cualquier gobierno que en el futuro no haga algo importante para remediarla. Las cifras son de espanto. Solo el 7% de la población se siente muy seguro; el 19% algo seguro; 32% algo inseguro y un contundente 43% muy inseguro.

Para colmo, cerca del 69% de los peruanos confía poco o nada en la policía. Solo 30% le tiene algo de confianza y apenas un 5% mucha. La institución encargada de brindarnos la seguridad ciudadana brilla por su inaceptación por parte de la población.

La cláusula básica del contrato social, que da origen a las sociedades modernas, consiste en que el Estado le asegure a la ciudadanía que su derecho a la tranquilidad y convivencia pacífica esté garantizado. Si eso falla, la vida social se desmorona dando paso a la anomia absoluta y a la corrosión de cualquier forma de organización política, especialmente de la democracia.

La seguridad ciudadana es fundamental para la democracia ya que permite a los ciudadanos ejercer sus derechos y libertades de manera efectiva y pacífica. La prevención del delito y la violencia garantiza la estabilidad social, el respeto al Estado de derecho y la confianza en las instituciones democráticas.

Súmele uno pésima salud pública, mediocre educación estatal y corrupción generalizada a un estado absoluto de inseguridad y entenderá por qué los gobiernos en el Perú son rápidamente desaprobados.

La del estribo: imprescindible el enjundioso último libro de Fernando Tuesta Soldevilla, La reforma política, ideas y debates para un mejor gobierno, que publica la editorial Debate. Incluye reflexiones sobre la reforma política del último quinquenio, el sistema de partidos, el sistema electoral, el de gobierno, el Parlamento, el financiamiento de la política y los mecanismos de democracia directa.

Tags:

Dina Boluarte, Encuesta, gestión de gobierno, inseguridad, seguridad ciudadana

Mas artículos del autor:

"El ejemplo de Milei"
"El populismo que se viene"
"Si no es Antauro será otro"
x