negociante

6 claves para ser un buen negociante

La empatía nos ayuda a regular nuestro propio comportamiento y adaptarlo a la situación y al interlocutor con el que negociamos.

Hacer negocios no se trata solo de contar con el stock o local adecuado, sino también con las habilidades blandas necesarias que permitan lograr los objetivos comerciales deseados. El psicólogo organizacional, Juan Armando Corbin, explica algunas claves que pueden ayudarnos a lograr una buena negociación:

Escuchar activamente

Tan importante como hablar es escuchar. Sin embargo, muchas veces oímos más de lo que escuchamos. Especialmente durante una negociación, es sumamente importante prestar atención a la comunicación completa. Esto implica tanto el lenguaje verbal como el no verbal. Es crucial reconocer qué es lo que desean los demás.

Ser asertivo

La asertividad es una de las grandes cualidades de un buen negociante. Este término hace referencia a expresar una opinión de forma correcta mientras se defiende el punto de vista y, a la vez, se respetan los derechos de los demás. Es una forma de comunicación no invasiva, dentro del marco de la cordialidad y la tolerancia hacia las opiniones de los otros.

Autoconfianza

Los buenos negociadores confían en sí mismos y no tienen miedo a mostrarse. Si buscamos convencer a la otra persona sobre nuestro punto de vista, debemos hacerlo con decisión y haciéndole llegar el mensaje de forma correcta. Confiar en uno mismo permite escuchar lo que la otra persona quiere decir, pues, si eres inseguro, estarás a la defensiva.

Sé empático

La empatía es la capacidad de ponernos en los zapatos del otro y entender sus necesidades. Esta es una cualidad que debe poseer todo negociador. La empatía, además, nos ayuda a regular nuestro propio comportamiento y adaptarlo a la situación y al interlocutor con el que negociamos.

No esperes conseguirlo todo

Dado que se trata de una negociación, debes tener claro que en muchos casos no lograrás todo lo que te propones o lo que esperas conseguir. Es importante que aprendas a ceder pues la otra persona también tiene sus propias necesidades.

No cedas sin recibir nada a cambio

Que no esperes conseguir todo lo que te propones no significa que debas ceder automáticamente sin lograr nada a cambio, pues le estarás dando a entender a la otra persona, que realmente no confías en lo que ofreces, lo cual puede provocar que te exija incluso más. Tienes que hacerte valer y si buscan cambiar algo de lo que propones, prevé cómo puedes ganar tú algo también.

Si desea recibir noticias de SUDACA haga clic aquí para registrarse a nuestro Newsletter.

Tags:

Emprendedor, Negociante, Negocio

Mas artículos del autor:

"Renuncia y despido: ¿cuáles son los beneficios recibidos?"
"Renuncia y despido: ¿cuáles son los beneficios recibidos?"
"Inteligencia emocional: ¿Cómo resolver los conflictos de la mejor manera?"