Juan Carlos Tafur Portada

Boric: un fracaso más de la izquierda

“El paso de la izquierda por el poder en América Latina ha sido una tragedia o un fracaso estrepitoso. Los casos de Venezuela y Nicaragua son los más ostentosos, pero ya engrosan ese listado, los casos de Chile, Argentina y Colombia”

Las elecciones constituyentes de ayer en Chile, que han arrojado un triunfo contundente de la derecha (más del 35% del partido Republicano y más del 20% para la derecha tradicional; la izquierda apenas 28%, aproximadamente), han supuesto un fracaso político rotundo de la izquierda chilena, que se encumbró luego de las violentas protestas sociales y en la cúspide de esa vorágine colocaron a Gabriel Boric en la presidencia de la república sureña.

Ya el hartazgo chileno respecto de la izquierda se había manifestado con el rechazo al proyecto de nueva Constitución aprobado por una Asamblea Constituyente izquierdista, y fue el anticipo de lo que ayer ha sido consagrado. Boric va a tener que promulgar una nueva Constitución derechista.

Ojalá ese proceso social ideológico chileno se replique en el Perú y la población se dé cuenta de los desvaríos políticos, económicos y sociales de la izquierda, y aquellos que aún respaldan al gobierno corrupto y golpista de Pedro Castillo o quienes claman por una nueva Constitución, decanten sus posturas y terminen por ponderar los beneficios indudables que le ha traído al país la Constitución de 1993 y la gobernanza de derechas (aunque la medianía de los gobiernos de la transición post Fujimori haya echado sombras de duda sobre la importancia del modelo económico).

El paso de la izquierda por el poder en América Latina ha sido una tragedia o un fracaso estrepitoso. Los casos de Venezuela y Nicaragua son los más ostentosos, pero ya engrosan ese listado, los casos de Chile, Argentina y Colombia, con Boric, Fernández y Petro a la cabeza).

La izquierda latinoamericana ha involucionado y se ha enemistado con los criterios de libre mercado, que son los únicos capaces de asegurar el crecimiento económico y, por ende, la reducción de la pobreza y la disminución de las desigualdades.

En esa tesitura, han conducido a sus países a la pobreza, el estancamiento y, en el peor de los casos, a las dictaduras más desembozadas (es el caso de Nicaragua y Venezuela). El socialismo del siglo XXI ha conllevado al atraso de la región y al debilitamiento corrosivo de la democracia.

El Perú debe mirar con especial atención ese espejo regional y reconvenir sus términos. No dejarse llevar de las narices por grupos minoritarios violentistas y hacer pedagogía ideológica para que el pueblo no se deje sorprender por razones extrapolíticas, como sucedió el 2021, y que nos llevó a una calamidad de la que felizmente nos libramos por obra y gracia de la torpeza castillista.

Tags:

América Latina, Argentina, Chile, Colombia, Gabriel Boric, Izquierda, izquierda latinoamericana, Nicaragua, Pedro Castillo, socialismo, Venezuela

Mas artículos del autor:

"Otro show de José Domingo Pérez"
"Zoraida Ávalos y el informe policial perdido de su mentor José Luis Cavassa Roncalla"
"Castillo merece más palo justiciero"
x