Barrantes, Manuel

Fraudismo y el Problema de la Educación

“Más allá de la tira de fraudistas mentirosos (que son despreciables por varias otras razones), los fraudistas son la muestra viva del fracaso de la educación peruana.”

El fraudismo es el movimiento que sostiene que hubo fraude en las elecciones presidenciales del 2021. Existe todo un zoológico de fraudistas, desde los que realmente están convencidos de que hubo fraude, hasta los que saben que no lo hubo, pero igual mienten diciendo que sí. Hay por supuesto un tercer grupo, el de los que realmente no saben si hubo o no fraude, pero no creen que valga la pena aclarar sus ideas sobre el tema. Este último grupo se subdivide en dos: los que no quieren arriesgarse a descubrir algo que no les gusta, pues están muy cómodos afirmando que sí hubo fraude, y los que tienen tal sancochado en la cabeza que les es imposible encontrar un hilo argumentativo coherente dentro del lodazal inmundo de su universo mental, y por lo tanto carecen de interés en emprender dicha búsqueda. 

El grupo de los fraudistas que mienten es más o menos comprensible. Para mentir hay que tener claridad sobre lo que uno cree que es cierto. Una vez que tiene claro lo que cree, el mentiroso procede a ocultarlo. En ese sentido, desde la perspectiva de sus habilidades para explorar y conocer el mundo, los fraudistas mentirosos no son problemáticos, pues, si bien carecen de escrúpulos, al menos poseen la voluntad para indagar lo que es verdadero, así como las herramientas para distinguir entre lo verdadero y lo falso. 

 

Pero los otros dos grupos sí son problemáticos. El primero, el de los fraudistas que sí creen en el fraude, consiste en un conjunto bastante triste que ha escogido confiar en personas que les mienten en la cara. Es posible que estos fraudistas tengan una voluntad genuina de buscar la verdad, pero creen que confiar en una fuente única les resuelve el problema. En ese sentido, la voluntad en sí no les es suficiente, pues no poseen las herramientas adecuadas para resolver satisfactoriamente su búsqueda de conocimiento. 

Lo mismo sucede con los fraudistas del tercer grupo. Ellos probablemente crean que su único problema es la falta de voluntad (en el sentido del alumno al que le va mal en matemáticas, pero cree que si estudiara le iría excelente). Pero lo cierto es que falta de voluntad no es el único problema de estos fraudistas, pues también poseen una incapacidad concreta para averiguar lo que es verdadero. 

 

Esto se puede ver más claramente con el ejemplo de las noticias falsas. Existen muchas explicaciones de por qué las personas comparten noticias falsas: tienen un sesgo a favor de lo que les da la razón, tienen expectativas sociales de convertirse ellos mismos en fuentes de información, no tienen la voluntad para ir más allá y averiguar, etc. Pero yo creo que existe, además de lo mencionado, algo que tiene que ver con la absoluta incapacidad de distinguir lo verdadero de lo falso. Si uno les pidiera a estas personas que averigüen si la noticia compartida es verdadera, ‘como si su vida dependiera de ello’, la gran mayoría no tendría ni la más mínima idea de por dónde comenzar. Pueden tener la voluntad de querer averiguarlo, y la integridad para hacerlo genuinamente, pero no poseen las herramientas adecuadas. Simplemente no saben qué hacer. Y esto es totalmente independiente de su nivel de educación, pues sucede también con personas provenientes de los mal llamados ‘mejores colegios y universidades de Lima’. Que esto sea así muestra que realmente el problema del Perú es la educación, pero esto incluye también a las personas que usan ese cliché de manera clasista.

Lo mismo sucede con el fraudismo. Más allá de la tira de fraudistas mentirosos (que son despreciables por varias otras razones), los fraudistas son la muestra viva del fracaso de la educación peruana. 


* Manuel Barrantes es profesor de filosofía en California State University Sacramento. Su área de especialización es la filosofía de la ciencia, y sus áreas de competencia incluyen la ética de la tecnología y la filosofía de las matemáticas. 

Tags:

Fraude, verdad

Mas artículos del autor:

"Fraudismo y el Problema de la Educación"
"Resentimiento Epistemológico en Redes"
"Predicciones Zombies y Falacias"
x