leche

Leche y mezclas lácteas: un capítulo más de la polémica

Un reciente cambio en la ley del programa social del Vaso de Leche ha vuelto a poner sobre el tapete el valor nutricional de estos productos. ¿Son las mezclas lácteas un sustituto adecuado para la leche fresca? Sudaca consultó expertos para llegar una respuesta. Pero este debate tiene matices que van más allá de la nutrición.

De un tiempo a esta parte, la leche se ha convertido en el centro de más de un debate, en el que los políticos de diversas tiendas han tenido destacada participación.

Primero, fue el Ejecutivo, a través del Ministerio de Desarrollo Agrario y Riego (Midagri), que publicó un decreto supremo que ajustaba las denominaciones y requisitos nutricionales en beneficio de la industria lechera nacional. Privilegiar el uso de leche fresca en la composición del tarro de leche evaporada, la presentación más consumida por los peruanos, era su mayor apuesta.

Y el mes pasado llegó otro cambio importante para esta industria, pero desde el Poder Legislativo que aprobó modificaciones a la ley del programa social Vaso de Leche. El cambio más importante y polémico es el que abre la posibilidad de que se entreguen mezclas lácteas a sus beneficiarios.

En ambos movimientos del ajedrez lechero hay una constante: en el centro de la discusión están las mezclas lácteas. ¿Qué son realmente? ¿Son comparables a la leche? ¿Se pueden considerar como parte de los programas de asistencia alimentaria? Sudaca consultó al respecto con expertos y encontró posiciones encontradas.

Leche y complementos

El debate en relación a qué productos pueden y deben etiquetarse como leche no es nuevo. Sin embargo, la reciente modificación de la normativa del Vaso de Leche puso sobre el tapete –nuevamente– la calidad nutricional de las mezclas lácteas.

Estos productos son, en realidad, mezclas enriquecidas con otros elementos que la leche de vaca estándar naturalmente no tiene, como son el omega 3 o 6. Sobre su valor nutricional –y si esta es comparable a la leche ‘de verdad’– hay posiciones opuestas.

“En todos los países del mundo donde se ha erradicado la desnutrición infantil, la anemia y otras carencias nutricionales en niños, el alimento más eficiente son las mezclas lácteas. En Chile está Purita Cereal, leche en polvo con aceite y cereales, que entrega el sistema público”, asegura Rodrigo Valenzuela, doctor en nutrición de alimentos. 

Para este nutricionista no tiene sentido poner en tela de juicio su valor nutritivo. “Si es una mezcla, el 90% es leche, la diferencia no es agua. Se le agregan más proteínas, ácidos grasos esenciales y micronutrientes como vitaminas y minerales”, afirma Valenzuela. Pero no todos los nutricionistas piensan como él. “Una mezcla láctea supone la inclusión de otros productos de origen vegetal, lo que disminuye la proteína de origen animal, que es la mejor aprovechada por el cuerpo humano”, explica Jessica Huamán, quien también es presidenta del Frente del Consejo Municipal contra el Hambre de Lima. 

Huamán, que forma parte del Concejo Metropolitano como regidora, considera que lo mejor sería entregar leche fresca en el Vaso de Leche y mezclas lácteas en otros programas sociales. “Hay posibilidades de brindar productos fortificados en otro tipo de alimentos, como el arroz con hierro, y programas de complementación alimentaria. Particularmente creo que esas posiciones [a favor de las mezclas lácteas] se centran en un solo programa, pero hay más”, considera. 

Revisar el público objetivo del Vaso de Leche explica el descontento generalizado de ganaderos y dirigentas de sus comités. El programa social alimenta a niños de 0-6 como primera prioridad, niños de 6 a 14, mujeres embarazadas y adultos mayores. Y no a todos les satisface una misma mezcla láctea. 

“Depende de la edad y del requerimiento. Las personas mayores pueden recibir mezclas lácteas, pero con poca lactosa. Las embarazadas tienen deficiencias calóricas. Lo ideal es leche fresca, pero el problema es el financiamiento. Una mezcla láctea es más económica. Es estratégico el aporte de hierro”, explica Rodrigo Valenzuela. 

Sin embargo, la polémica peruana respecto a estos productos va más allá de los temas estrictamente nutricionales.

Cuestión de denominaciones

El mercado lechero nacional está concentrado en tres grandes empresas, de acuerdo a un informe publicado por Indecopi sobre el sector lácteo publicado a finales del año pasado. Gloria, actor principal, tiene una participación de mercado del 76,7%. Le siguen Laive y Nestlé, con 9,9% y 8% respectivamente. Su influencia en el negocio es inmensa. Juntas, por ejemplo, acopiaron el 49,8% de la leche fresca producida en el 2020, según el documento. 

Y no han estado exentas de cuestionamientos en el pasado. El Caso Pura Vida, producto de Gloria, es uno de los más recordados. En el 2017, la Autoridad Panameña de Seguridad de Alimentos (AUPSA) prohibió que Pura Vida ingrese a ese país con el etiquetado de leche porque su composición no era exclusivamente ese alimento. Tenía un 60% leche, según Gloria. Esta decisión llegó al Perú y desencadenó toda una discusión respecto a los rótulos más exactos para el mercado lácteo. 

El caso Pura Vida terminó cuando Indecopi sancionó a Gloria, Nestlé y Laive con una multa de S/ 9,573,967 en conjunto por consignar denominaciones erróneas en productos como Bonlé, Reina del Campo y Laive Evaporada Vitaminizada a finales del 2018. Varias de estas presentaciones eran consideradas mezclas lácteas. 

leche
La polémica que despertó Pura Vida por su composición en 2017 sigue trayendo cola en el debate de la leche hoy en día.

Desde entonces, cada vez que la leche ha estado de nuevo en el ojo de la tormenta la discusión jamás ha excluido el aspecto de la industria. “Esa polémica es totalmente comercial. Mezclan la parte técnica. Con eso logran que los niños tomen menos leche”, asegura Rodrigo Valenzuela.

“Tiene rasgos comerciales que están relacionados al impacto a los productores ganaderos. Ellos han reclamado que ‘leche’ se le llame a los productos elaborados solo a partir de leche fresca, no más a las mezclas lácteas. Es importante tenerlo presente”, complementa Jessica Huamán, presidenta del Frente del Consejo Municipal contra el Hambre de Lima.

Hoy, esos “rasgos comerciales” tampoco están excluidos del debate. Esas son las bases para hablar de la leche en el Perú. Un asunto que todavía traerá nuevos capítulos.

El último martes, la Corte Superior de Justicia de Lima declaró improcedente un pedido de Gloria para utilizar provisionalmente leche en polvo para hacer leche evaporada, a raíz del decreto supremo del Midagri. La empresa apelará. Esta bebida natural seguirá dando que hablar. 

**Fotoportada por Darlen Leonardo

Tags:

Bonlé, Gloria, Indecopi, Leche, mezcla lactea, Pura Vida

Mas artículos del autor:

"Elecciones distritales en Lima: ¿Quiénes son los candidatos con mayor patrimonio declarado?"
"Un emprendedor defraudado por Niubiz"
"Gas natural: la vía para mejorar la matriz energética peruana"
x